¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

hospimedica2

Las nuevas formas de guerra

enriquearea

A continuación reproducimos un artículo de opinión que nos manda nuestro colaborador Enrique Area Sacristán, teniente coronel de infantería y doctor por la Universidad de Salamanca.

España capital Cataluña

boyabalet

A continuación reproducimos un artículo de opinión que nos ha mandado nuestro colaborador Ángel Boya Balet. Esperamos que lo disfruten.

Menos ETA, más Guardia Civil

aprogc

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) vuelve a alegrase por otra brillante operación de la Guardia Civil en la lucha contra la banda terrorista ETA. Hoy han sido desarticulados tres grupos logísticos muy importantes, y detenidos SEIS terroristas, tres de ellos con antecedentes de pertenencia a comandos armados. La operación ha tenido lugar en tres poblaciones de Francia, y en estrecha colaboración con nuestros compañeros franceses, a los que desde aquí agradecemos su cooperación incondicional.

Se trata de una nueva demostración de un largo y eficaz trabajo policial por parte de los guardias civiles, lo que ha llevado a ETA a declarar un "alto el fuego definitivo" hace año y medio, y que le obligará a la rendición más humillante, porque los guardias civiles no pararemos hasta ver al último terrorista en la cárcel. Los pocos terroristas que quedan tienen aún un ligero margen para decidir su futuro: deben elegir entre entregar las armas a los guardias civiles, y obtener alguna benevolencia del sistema penal español, o verse localizados, y detenidos por ellos, y condenados a penas de cárcel, inclusive la cadena perpetua como el terrorista ATA, asesino de dos guardias civiles. Si eligen la entrega de armas, el 062 de la Guardia Civil está a su disposición.

Ser el cuerpo policial español más eficaz y mejor valorado, obliga aún más a nuestros gobernantes a no discriminar a sus componentes frente al resto de cuerpos policiales (nacional, autonómicos y locales). Y hoy, desgraciadamente, tenemos que decir que los guardias civiles, siendo los que más y mejor trabajan, no reciben el trato adecuado a ese esfuerzo, ni en consideración, ni en salarios, ni en medios materiales.
La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) felicita a todos los guardias civiles que día a día dedican sus esfuerzos a garantizar la paz y la seguridad de los españoles, y que estos reconocen y agradecen considerándonos ser la institución MÁS VALORADA de nuestro país.

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) seguirá defendiendo el trabajo diario de los guardias civiles, en las mejores condiciones personales y laborales, dentro de una Guardia Civil con las más altas cotas de profesionalidad. Y a todo ello dedicará sus esfuerzos, huyendo de demagogias baratas, y rechazando actitudes catastrofistas o falaces de los que poco o nada aportan al futuro de la institución, y de sus componentes.

Especial 13 de mayo: Mi descubrimiento de la Guardia Civil

anguita

Como colofón a nuestro especial del día 13 de mayo les ofrecemos este artículo de opinión escrito por el fiscal y escritor Luis Anguita, colaborador de Círculo Ahumada.

La opinión de Alfonso Ussía: "La Guardia"

ussia

A continuación reproducimos un artículo de opinión publicado recientemente en el diario digital La Razón escrito por Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada.

Especial 13 de mayo: Guardia Civil auxiliar

raposo

José Luis Raposo, X Promoción de Guardias Civiles Auxiliares, es el autor de este artículo de opinión acerca de la Guardia Civil.

Listas abiertas vs. listas cerradas

hervastamaño

Publicamos un artículo escrito por nuestro colaborador, el Coronel Médico Dr. Don Francisco Hervás Maldonado. Esperamos que les guste.

Especial 13 de mayo: Una inmensa labor en la lucha contra el terrorismo

pedraza

Ángeles Presidenta de la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo nos ofrece en este día tan importante para la Guardia Civil su opinión al respecto.

Los partidos políticos, el Gobierno y los sindicatos, las instituciones peor valoradas

toxo

En línea con las principales preocupaciones de los españoles, los partidos políticos reciben la peor calificación entre todas las instituciones. Según el barómetro del CIS de abril, las formaciones políticas suspenden con un 1,83. La categoría «políticos en general, los partidos políticos y la política» se ha situado durante los últimos meses entre las principales preocupaciones de los españoles, alcanzando el pasado mes de marzo un porcentaje récord. [Consulta el barómetro del mes de abril (PDF)]

Así, el Gobierno es la segunda institución con peor nota: 2.42. En cuarto lugar aparece el Parlamento (2,53) y en sexto los parlamentos autonómicos. Entre estas categorías se cuelan los sindicatos. Reciben un 2,45, la tercera peor nota de entre todos los organismos del Estado. Los sindicatos apenas lograron reunir a la mitad de manifestantes que el año pasado. Las organizaciones empresariales también suspenden, con un 2,87.

En el otro lado, entre los aprobados, destacan la Guardia Civil (5,71), la Policía (5,65) y las Fuerzas Armadas (5,21). Concuerda con los aspectos que más preocupan a los españoles. Solo un 0,6% cita a ETA como uno de los problemas más acuciantes, un 2.5% la inseguridad ciudadana y las guerras no aparecen citadas.

La Monarquía (3,68) figura en sexto lugar en la lista de las instituciones. Los medios de comunicación consiguen un 4,79 y el Defensor del Pueblo un 3,94. El Tribunal Constitucional consigue un 3,51, el Consejo General del Poder Judicial un 3,52 y la Iglesia Católica un 3,56.

El trabajo de campo -2.485 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en 236 municipios de 46 provincias y con un margen de error de +- 2%- se realizó entre el 1 y el 8 de abril, coincidiendo con la imputación de la Infanta Cristina en el «caso Urdangarín».

Especial 13 de mayo: La Guardia Civil, una Institución confiable

viqueira

Les ofrecemos como parte de nuestro especial 13 de mayo (169 años del nacimiento de la Guardia Civil) este artículo de opinión firmado por Eduardo Martínez Viqueira, teniente coronel de la Guardia Civil.

Nuevamente, el Barómetro que pone a funcionar cada mes el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) para medir el estado de opinión de la sociedad española sobre diferentes aspectos de la realidad nacional, incluyó en su encuesta del pasado abril la pregunta sobre el grado de confianza que merecen a los españoles una serie de instituciones. En este apartado, los ciudadanos han concedido a la Guardia Civil la máxima puntuación, seguida de cerca por la Policía y las Fuerzas Armadas.

No deja de resultar llamativo el hecho de que en estos momentos en que un cierto desasosiego parece apoderarse de los colectivos más afectados por la delicada situación económica que vivimos, aprovechada por algunos para intentar llevar la crispación a nuestros campos y calles, sean las instituciones que tienen como misión principal la seguridad, la defensa y el orden, aquéllas que resultan mejor valoradas por los españoles.

Como ha manifestado recientemente nuestro Director General en relación con el resultado de esta consulta, se trata de un reconocimiento expresivo del cariño de los españoles, con que se han visto premiados la exactitud en el cumplimiento del deber, la constancia y la abnegación, como principios que rigen nuestra labor diaria. Pero no me cabe duda de que entre los valores que, igualmente, han pesado en los ciudadanos para otorgarnos ese grado de confianza, están también una autenticidad y una coherencia vividas en el día a día, de acuerdo con las circunstancias que nos afectan en cada momento, pero sin que el paso del tiempo les cause mella alguna. Por eso, la Guardia Civil sigue siendo confiable. Como siempre. O, tal vez, más que nunca.

Esta confianza, insisto, es consecuencia de una labor diaria sin fisuras, protagonizada por todos los hombres y mujeres que integran la Institución, y compatible con las salpicaduras de algunos errores, inexorablemente unidos a todas las actividades humanas. Esta confianza, en fin, es fruto de un trabajo bien hecho y, sobre todo, que es percibido como tal por el ciudadano al que sirven los Guardias civiles.

Pero resulta sorprendente que, pese a la evidencia de lo anterior, siga habiendo quien, de modo incomprensible, continúe intentando desnaturalizar a la Guardia Civil. Porque desnaturalizarla es sustraerla de su carácter militar, o intentar limitar éste a aquellos supuestos en que sus unidades lleven a cabo misiones en el ámbito estrictamente castrense, o ante la improbable declaración de un estado de sitio. Como si una institución o colectivo pudiera dejar de ser lo que es, por el simple hecho de llevar a cabo en cada momento una u otra función. Esta afirmación, tan obvia, ha sido avalada por el Tribunal Supremo en su STS 923/2012, según la cual, la naturaleza militar constituye para la Guardia Civil "su rasgo característico y definitorio". No obstante, y pese a ello, seguirán surgiendo voces, y aún arreciarán, con las que unos cuantos pretenden desposeernos de ese rasgo característico con argumentos tan caducos -la cuestión no es nueva en absoluto- como indocumentados. Y es que buena parte de la eficacia y fiabilidad de la Guardia Civil es debida, precisamente, al carácter militar de sus miembros. Y esto es así en el seno del pequeño Puesto que iza a diario su Bandera en medio de la geografía española, y donde su Comandante es el máximo representante de la Administración del Estado en decenas de kilómetros; pero también cuando aquellos Guardias están integrados en el contingente de una Fuerza desplegada en una misión de apoyo a la paz en cualquier país en conflicto. Todos ellos son más eficaces, precisamente, porque son militares, además de buenos Guardias civiles.

Pero no contentos con esto, todavía hay unos pocos que continúan más allá, obstinados en conseguir nuestra desaparición. Los pretextos, todos ellos falsos o tergiversados, son los de siempre: falta de eficacia y discriminación de la población rural por nuestro carácter militar, falta de coordinación con otros cuerpos policiales o un pretendido ahorro económico que se obtendría de la integración con el Cuerpo Nacional de Policía.
Respecto al primer aspecto, el supuesto impacto negativo causado en la población por nuestra naturaleza militar, es una vieja falacia que los españoles se han encargado de desmentir categóricamente, una vez más.

En cuanto a una posible falta de coordinación entre cuerpos policiales, quienes esgrimen tales carencias parecen olvidar que la coordinación, la cooperación o la colaboración entre instituciones o cuerpos policiales, además de constituir un mandato legal, es una exigencia ética que está en relación directa con la actitud de los responsables de que esas relaciones se lleven a cabo. Parecen desconocer –tal vez, nunca lo han ejercitado- que son las personas, en definitiva, las que cooperan, colaboran o se coordinan para un fin común.
Pero aún queda un tercer argumento más engañoso, si cabe, por apoyarse en un pretexto fácilmente manipulable: son los que defienden una fusión de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado –Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil-, constituyendo un único cuerpo policial de ámbito estatal, con el fin de obtener un más que discutible ahorro económico para el Estado. De nuevo, aquellos que claman alarmados cuando disminuye el número de efectivos de una Comisaría de Policía o un Puesto de la Guardia Civil, son los que aseguran ahora que en el conjunto de agentes policiales en España sobran... ¡más de setenta mil! Y en ese nuevo escenario tan "austero" en materia policial, no es difícil adivinar qué institución se vería avocada a enviar al paro a sus agentes y, en definitiva, a desaparecer.

Desde la Transición democrática, la Guardia Civil ha venido ocupando un espacio irreemplazable en el complejo escenario de la seguridad nacional. Por definir gráficamente ese espacio, podríamos decir que la Benemérita ha venido a ser un "tertium genus o una «figura intermedia» entre aquéllas (las Fuerzas Armadas) y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad no sometidas a disciplina militar", según reconoce el propio Tribunal Constitucional en su STC 194/1989, de 16 de noviembre. A ello no es ajena su doble dependencia institucional –del Ministerio de Defensa y el Ministerio del interior- que ha mantenido, en mayor o menor medida, desde sus orígenes, al igual que otras Gendarmerías europeas de nuestro entorno político, de seguridad y defensa.
Por las mismas razones, la Guardia Civil es ahora más necesaria que nunca, en una España y en un escenario internacional en que la seguridad se ve amenazada por amenazas emergentes de diferente etiología.

Guardia Civil, Policía y Fuerzas Armadas. Pónganlas en el orden que quieran. Cada Institución fiel a su carisma, a su naturaleza militar o civil, a su estatuto civil o militar, a los principios que las han guiado siempre. ¿Por qué ese obstinamiento en mutilar los órganos sanos de un cuerpo robusto y saludable? ¿Por qué cambiar lo que funciona? La Guardia Civil quiere seguir siendo fiel a esa doble dependencia institucional, dotada de un incomparable capital humano comprometido con su misión y valores, al servicio de la seguridad de los ciudadanos, en España y fuera de nuestras fronteras, cuando así se nos demande. Esa es la esencia de la Guardia Civil y nadie nos la va a cambiar.

Eduardo Martínez Viqueira
Teniente Coronel de la Guardia Civil

La opinión de Alfonso Ussía: Frasecillas

ussia

A continuación reproducimos un artículo de opinión recientemente publicado en el diario La Razón.

E xisten libros que recopilan frases célebres. Uno de mis triunfos en esta vida ha sido inventarme frases ingeniosas de diferentes personalidades, atribuírselas y verlas impresas años más tarde con el objetivo cumplido. Domino a Churchill, a Chesterton, a Wodehouse y a Mingote, aunque también le he regalado frases a Cánovas y al duque de Edimburgo, que me cae muy bien por su exquisita y elegantísima mala educación. Entre el público que asiste a las conferencias siempre hay un recopilador de frases célebres, que apunta toda suerte de referencias. «Como dijo Churchill, nada más peligroso que un tonto feo». Y al cabo de los años, en una enciclopedia o empujado por la ignorancia de «Google» o «Youtube», se busca Churchill y se lee: «Nada más peligroso que un tonto feo». Y fluye una hemorragia de acariciadora satisfacción.

En LA RAZÓN, desde hace años –cumplimos los 15 en noviembre y 65 nuestro presidente el próximo 7 de mayo, felicidades Mauricio–, se publica una sección con «Las Frases del Día». No la perdono. Sus protagonistas acostumbran a ser políticos de la actualidad. Y son frases o pensamientos auténticos, no inventados, aunque en ocasiones lo parezcan. Hasta la fecha no se ha publicado la frase de Belén Esteban «Ortega y Gasset es sólo una calle», entre otros motivos, porque es apócrifa. Pero hoy, cuando escribo, mañana del primero de mayo, y después de leer en la portada con grandes titulares que el paro bajará el 14,9% en 2019 –una noticia de impacto que nos ha tranquilizado a muchos por la inmediatez de sus beneficios–, he reparado en dos frases que no tienen desperdicio. La primera es de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, aunque lo segundo sobra: «Yo nunca he visto en mi vida un billete de 500 euros». La segunda frase corresponde a un profundo pensamiento del presidente de Bolivia, Evo Morales, pronunciada desde la sinceridad: «Yo tengo ese problema. No me gusta leer». Le ha faltado un revuelo de capotillo, un colofón para que la frase pase a formar parte de la «Antología de los Burros». No la ha rematado. «Yo tengo ese problema. No me gusta leer, y se nota».

Pero la de Guindos es confesión pasmosa. Desde el 1 de enero del año 2001 hasta la fecha, el señor ministro no ha visto ni un solo billete de 500 euros. Me considero un privilegiado, por cuanto sin ser ministro de nada, sí los he tenido y admirado, y en algunas ocasiones me los han dado en el banco con toda naturalidad. Me complace informarle al señor ministro de las características del billete de 500 euros. Son morados, más cercanos a los tonos violetas que a los de alivio de luto, y asabanados, bastante grandes. Si se paga en un restaurante la factura con un billete de 500 euros, produce una enorme ilusión contemplar el dinero de la vuelta. Por lo normal, cuando se paga con 500 euros, en la bandeja de la devolución suele refulgir el amarillo fuerte de un billete de 200 euros, que es el más brillante de la gama, y que estoy plenamente seguro de que ese billete sí lo ha visto en alguna ocasión el señor ministro, por alto que sea su valor facial. Porque 200 euros son algo más de 33.000 pesetas, y no puedo poner en duda de que en alguna ocasión en su vida, el señor Guindos ha llevado en el bolsillo 33.000 pesetas,que es lo que costaban antaño dos corbatas de «Hermés».

Sincera y dolorosamente lo afirmo. O tenemos de ministro a un monje de clausura, o nos la ha metido doblada con premeditación y alevosía.

El orgulloso hijo de Guardia Civil

zaragueta

Reproducimos un artículo de opinión escrito por Inaki Zaragüeta publicado recientemente por el diario digital La Razón.

Resultados de la encuesta: "¿Considera necesaria la unificacion de la Guardia Civil con la Policia Nacional?"

resultados

A continuación les mostramos la opinión de los lectores de "Benemérita al Día" acerca de la posible unificación de la Guardia Civil con la Policía Nacional.


 

Como pueden observar, de las 661 personas que votaron, un 82,3% se decantó por el "No" mientras que tan sólo un 17,7% dijo que sí.

En el gráfico que adjuntamos se muestran de una manera muy clara los resultados.

 

 

La opinión de Alfonso Ussía: Un Parlamento

ussia

A continuación reproducimos un artículo de opinión de Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada, publicado en el diario digital La Razón.

Subcategorías

WEBS RECOMENDADAS

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día