¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

Así rescata el Padre Doñoro a los niños de la pobreza en medio de la selva peruana

hogar nazaret

El P. Ignacio-María Doñoro es un capellán militar español que desde el 2002 lucha contra diversas formas de vulneración de los derechos de los menores, especialmente en América Latina; actualmente trabaja en la selva peruana, pero una de sus primeras experiencias fue en El Salvador, donde enfrentó el tráfico de órganos.

El P. Doñoro, estando en El Salvador como comisionado de un proyecto de ayuda humanitaria, se enteró de que unos padres habían pactado vender a su hijo, que tenía medio cuerpo paralizado, a unos traficantes de órganos.

“Cuando me enteré de aquello, decidí hacerme pasar por un traficante de órganos, enterarme de cuánto iban a cobrar los padres, y pagar yo más. La sorpresa fue que a esos padres les habían ofrecido 25 dólares a cambio de la vida de Manuel… Llegué al sitio donde estaba el niño, pagué 26 dólares a sus padres —un dólar más de los que otros les habían ofrecido—y salí corriendo con Manuel. Lo llevé a una clínica, donde el médico me dijo que esa enfermedad no tenía tanta importancia, que era un problema corriente allí, y que en una semana el niño se curaría”, explicó a ACI Prensa.

Vendido por sus padres por 25 dólares

Cuando lo llevó al médico para que le hiciera un reconocimiento, Manuel no creía que lo hubieran salvado, y “por más que le insistía en que era sacerdote y le repetía muchas veces que yo iba a dar mi vida por él”. El P. Doñoro dijo que no repetía esta frase “porque él me escuchara, sino para darme cuenta de que yo tenía el deber moral de dar mi vida por ese niño, porque en él estaba Jesús”.

“Me miró de una manera que traspasaba todo, con una mirada tan profunda, tan llena de amor y de agradecimiento, que me di cuenta de que no se trataba de la vida de Manuel, sino del propio Jesús que, aterrado, había aceptado que le mataran para descuartizarlo”, recuerda, y fue entonces cuando el P. Ignacio María comprendió que “detrás de Manuel había otros muchos ‘manueles’, otros muchos niños a quienes, posiblemente debido a situaciones desesperadas, sus propias familias los habían vendido para tráficos de órganos. Porque si los traficantes habían ido a por un niño, lógicamente debía haber más…”.

Ese fue el inicio del Hogar Nazaret.

“De acuerdo con el que era entonces Obispo de Puerto Maldonado (Perú), Mons. Francisco González, vimos que se podía crear una casa allí, aproximadamente a unos cien kilómetros de la minería ilegal, donde se daba una situación de tráfico de seres humanos. Poco a poco, aquella casa se fue llenando de niños”, explicó.

Aunque pasaron muchísimas dificultades económicas, el P. Doñoro consiguió construir el Hogar Nazaret en Puerto Maldonado, ubicado en la selva suroriental peruana. 

Inicio en Perú

Tan sólo tres meses después de comenzar en Perú, el P. Doñoro recibió a Tareq, un pequeño de tan sólo cinco años que había sido abusado. Aunque los servicios sociales dijeron que venía para sólo un día, porque lo iban a llevar a un hospital psiquiátrico, se quedó durante varios meses.

“Yo le acompañaba todos los días al jardín de infancia donde lo había matriculado. Un día se me ocurrió ir cantando y bailando y a él le gustó tanto que desde entonces me obligaba a hacer lo mismo cada día. Vitaminas, medicinas para los parásitos y muchísimo afecto cambiaron su aspecto físico; el cariño y el amor que recibía en el Hogar le cambiaron por dentro”, aseguró el P. Doñoro.

Cuando los servicios sociales regresaron no podían creer que el niño que veían fuera el mismo que habían pensado llevar a un psiquiátrico. “Estaba irreconocible. Parecía un niño normal. La médico que lo había traído y el psicólogo del juzgado lloraron al ver el cambio que se había operado en él. Le preguntaron si quería quedarse o irse con ellos a una casa más chévere, y él les respondió: ¿Y quién me va a llevar al jardín de infancia cantando? Tengo que cuidar del padre Ignacio, porque estos niños son muy traviesos…”.

Cuando el psicólogo preguntó al P. Doñoro qué había hecho para que Tareq estuviera así de bien, él le respondió que “no había hecho nada, tan solo quererle”.

Tareq permaneció un año en el Hogar Nazaret, hasta que el juez le dio la custodia provisional a una tía suya.

Sin embargo no todo ha sido tan sencillo, el P. Doñoro sufrió varios ataques con los que llegó a pensar que perdía la vida.

Atacado en varias ocasiones

“Una noche aparecieron tres hombres armados y me dieron tal paliza que pensaron que estaba muerto. Eso fue lo que me salvó la vida. Posteriormente intentaron atacarme tres veces más. A mí aquello me produjo una inmensa alegría, aunque pueda parecer un tanto chocante. Si se habían tomado tantísimas molestias para llegar incluso a enviar un grupo armado, era porque yo había sacado a muchos niños de las garras de la muerte y había molestado mucho a los traficantes de personas, pero era imposible continuar en Puerto Maldonado y tuve que marcharme de allí para intentar continuar el proyecto en otro lugar”, explicó.

Por eso habló con el Obispo de Moyobamba, Mons. Rafael Escudero López-Brea, que aceptó que la obra del Hogar Nazaret se hiciera en la Prelatura de Moyobamba, también en la selva, “y allí empecé de cero, con mucha ilusión y aprendiendo también cómo quería Dios que funcionara su casa, el Hogar Nazaret”.

En la región de San Martín, donde se encuentra la Prelatura de Moyobamba no hay tráfico de personas, pero sí una pobreza extrema material.

Actualmente el Hogar Nazaret está compuesto por cinco casas: dos para niños y adolescentes, donde también hay una escuela de fútbol; y otras dos casas, una para niñas y otra para adolescentes.

Además de un “Hogar de los niños por nacer” en donde viven chicas embarazadas con dificultades para tener a sus bebés y sacarlos adelante ellas solas.

Más información sobre cómo ayudar al Hogar Nazaret AQUÍ.

ACCESO FUENTE

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día