¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

hospimedica2

Linces y urogallos

ussia

Reproducimos un artículo de opinión publicado en el diario La Razón y escrito por Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada.

La noción de ciudadanía

enriquearea

A continuación publicamos un artículo de opinión redactado por el colaborador de Benemérita al Día Enrique Area, doctor por la Universidad de Salamanca y teniente coronel de Infantería.

Los chinos

ussia

Reproducimos un artículo de opinión publicado en el diario La Razón y escrito por Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada.

El sudor del padre

ussia

Reproducimos un artículo de opinión publicado en el diario La Razón y escrito por Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada.

La pregunta final

enriquearea

A continuación publicamos un artículo de opinión redactado por el colaborador de Benemérita al Día Enrique Area, doctor por la Universidad de Salamanca y teniente coronel de Infantería.

Orgullo

cristina

A continuación reproducimos un artículo publicado anteriormente por el diario La Razón y escrito por la periodista Cristina López Schlichting.

No somos gran cosa

hervastamaño

Publicamos un artículo de opinión de nuestro querido colaborador el coronel médico Dr. Francisco Hervás Maldonado.

Cataluña: las relaciones internacionales

enriquearea

A continuación publicamos un artículo de opinión redactado por el colaborador de Benemérita al Día Enrique Area, doctor por la Universidad de Salamanca y teniente coronel de Infantería.

Recomendaciones

ussia

Reproducimos un artículo de opinión publicado en el diario La Razón y escrito por Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada.

Un deber de conciencia

luis

A continuación reproducimos un artículo publicado anteriormente en el diario La Razón y escrito por Luis Suárez. 

Crítica a las naciones históricas

enriquearea

A continuación publicamos un artículo de opinión redactado por el colaborador de Benemérita al Día Enrique Area, doctor por la Universidad de Salamanca y teniente coronel de Infantería.

Ceremonias de plástico

ussia

Reproducimos un artículo de opinión publicado en el diario La Razón y escrito por Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada.

«La madre quería casarla,/ la hija quería un marqués,/ el marqués quería dinero,/¡ Y están contentos los tres!». Síntesis de la vida moderna, más plastificada que una tarjeta de crédito. Leo que una considerable proporción de las parejas que se casan por la Iglesia no son creyentes ni practicantes. Es decir, que no tienen ni idea del paso que dan cuando firman su compromiso. Con lo sencillo que resulta, hoy en día, casarse por lo civil. Y lo mismo sucede con las Primeras Comuniones. El niño o la niña quieren hacer la Primera Comunión como sus amigos y compañeros de colegio, y los padres, activos miembros de plataformas anticristianas, lloriquean de emoción cuando sus hijos reciben la Sagrada Forma. Todo por el vestido, la fiesta y los regalos. ¿Se paga más, entre los pedorros famosuelos, una exclusiva con boda religiosa que con ceremonia civil? El triple. Después vienen las rupturas, las desavenencias, los líos judiciales, el Tribunal de La Rota y sobre todo, la amargura de los hijos, víctimas inocentes de la frivolidad imperante. Al menos, la cuarteta que abre este artículo sonríe ante el triunfo del interés, en un puzzle con final medianamente agradable. Todos contentos. Lo contrario que en la mayoría de los casos de ruptura.

Los cristianos, en España con abrumadora mayoría de católicos, que se casan, saben perfectamente lo que significa «hasta que la muerte os separe». Acuden a la Iglesia con esa intención, si bien no siempre los aconteceres de la vida y la convivencia ayudan a su cumplimiento. Casarse no puede interpretarse como una diversión o una fuente de ingresos. Hay que sentirse muy seguro y muy enamorado para enfrentarse a la contundente y terrible frase de «hasta que la muerte os separe», más aún con las expectativas de vida que hoy prevalecen sobre las probabilidades de muerte en la juventud de pocos decenios atrás. No obstante, cuando un matrimonio va superando sus problemas, la comprensión triunfa y el perdón se habitúa a compartir el hogar de una pareja, y llegan los hijos, y llegan los nietos, y se alcanzan los años habitados en compañía, gracias al amor, al cariño y a la buena educación, se miran las excentricidades con mayor benevolencia. Además del reconocimniento de la voluntariedad para contraer matrimonio «hasta que la muerte os separe», la estabilidad de una pareja se construye desde el amor a los que vienen detrás, el mutuo respeto y cariño, y la buena educación.

Leo que cada tres días se produce en España el secuestro de un hijo por parte de uno de sus progenitores –las voces de padre y madre no concuerdan con las actitudes egoístas, separadoras y violentas–. Muchos maltratos y, lo que es peor, horribles enfrentamientos con resultado de muerte, son consecuencias de la frivolidad de querer casarse «para ser como los demás», como si lo de los demás fuera envidiable. No son los únicos responsables, pero muchos famosos y famosillos que se casan por una exclusiva o por mantener su popularidad, tienen alguna culpa de cuanto sucede. Aunque parezca incomprensible, son ídolos de una sociedad inculta y manipulable que admira con más pasión a una telezorra y un telepolvo que a una persona de verdad. No quiero dar nombres, pero están escritos en la interpretación de todos los lectores.

Las bodas por la Iglesia son compromisos firmados por lo sagrado y muy duros de cumplir. No se trata de vestidos blancos, flores, regalos y bailes. Son otra cosa que muchos no quieren entender, quizá porque no se lo han enseñado. Los hijos, lo primero.

De la chusma a la nación

enriquearea

A continuación publicamos un artículo de opinión redactado por el colaborador de Benemérita al Día Enrique Area, doctor por la Universidad de Salamanca y teniente coronel de Infantería.

Crítica de la nación cultural

enriquearea

A continuación publicamos un artículo de opinión redactado por el colaborador de Benemérita al Día Enrique Area, doctor por la Universidad de Salamanca y teniente coronel de Infantería.

Subcategorías

WEBS RECOMENDADAS

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día