hospimedica2

Un hecho histórico de la Guardia Civil del Perú en defensa de la democracia

HistoriaBGCP

Hace 130 años el Guardia Civil Manuel Gutierrez Candia, natural del distrito de  Chalhuanca, provincia de Aymaraes, del departamento de Apurímac, escribió una de las paginas mas gloriosas de la historia peruana, en defensa del Estado de Derecho y la Democracia

El  episodio que les alcanzo como ayuda memoria,  se produce  el 28  de mayo en 1931, cuando nuestra patria se desagarraba en medio de una crisis política sin precedentes, de los movedizos cuarteles militares y el   levantamiento de muchos pueblos

Manuel Gutierrez Candia fue un sencillo  agricultor quechua hablante, pueblerino y policía de caballería, nacido en las estribaciones de ande Chankaino  que había culminado sus estudios en el colegio Miguel Graú de Abancay, para luego viajar a la capital de la república  con la ilusión de ser un Guardia Civil

El  año 1931 fue para el Perú, una etapa  muy difícil, entre otras, la sublevación de las poblaciones de Puno, Cusco y Apurimac, avivados por los militares Abarca y Carrera contra el gobierno transitorio  y legalmente constituido de  David Samanez Ocampo

Sin embargo, es la población de Juliaca que se opone a esta rebelión armada que había tomado gran parte del territorio Puneño y son las autoridades representativas que designan al leal militar Aliaga, quien al mando de 25 miembros de la Guardia Civil  hace frente a la revuelta en el paraje Paucarcolla y  es ahí donde aparece el Guardia Civil Manuel Gutierrez Candia, en todo su esplendor de arrojo y deber, para lanzarse  sobre la ametralladora enemiga instalado en un tren, que hacia estragos, pero  aun con la perdida de su vida, logra acallar el traqueteo del arma mortífera y derrotar a los sediciosos

Esa hazana heroica propio de un espartano, fue reconocida en forma póstuma e inmediata, mediante Resolución Suprema del 17 de  junio de 1931 por el Ministro de Gobierno y Policía Francisco Tamayo, con el ascenso a cabo y designando el cuartel de caballería del Potao que se inauguraba, para que llevara su nombre,"por su acendrado amor a la patria y haber devuelto  la tranquilidad a la  nación peruana"

Los restos mortales Manuel Gutierrez Candia,  que reposaban en  el cementerio de la Laycacota de Puno fueron exhumados, para ser colocado en una hermosa  cripta levantada especialmente en el Cuartel de la Policía Montada, que a diario los jinetes le rinden honores.

José A. Gutiérrez


Imprimir   Correo electrónico