¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

La Guardia Civil en Huesca

guardia-civil

Pensamos que la palabra salteador, venía de salto, por aparecer, el atracador, de forma súbita frente al incauto viandante. Pero no, su etimología latina está en “saltus”: bosque por ser este el sitio donde operaban con mayor impunidad. Hemos visto documentación altoaragonesa donde el rey -en el siglo XVIII- ordena la tala de árboles junto a los caminos, para dificultar la labor de los bandidos.

El invento de la propiedad trajo consigo el de los ladrones. Sobre todo en las épocas de abusos a los jornaleros que muchas veces veían mejor vida en echarse al monte, aunque fuera más corta, que en trabajar de sol a sol por un mísero salario.

Para tratar de salvaguardar a los viajeros y a las mercancías trasladadas por los caminos, hubo presidios o castilletes donde las guarniciones, tras recorrer un trecho, se iban relevando. Debajo de la ermita de San Caprasio (Alcubierre) -camino de Zaragoza, está el presidio de La Torraza: un torreón con cierto empaque. Recordamos también el de Gallinero por Marracos y los que había también en villas y ciudades donde acantonaban guarniciones.

Migueletes, miñones y la Santa Hermandad, que llevaban unos manguitos verdes como distintivo y que, según el dicho popular, nunca estaban cuando se les necesitaba: “A buenas horas mangas verdes”, tuvieron la misión de perseguir bandoleros, desertores y delincuentes en general que encontraban en el monte lugar seguro para evadir la justicia y para cometer fechorías.

Creado en 1833 el cuerpo de Salvaguardias Reales, con la misión de vigilar los intereses de la Corona en el ámbito estatal: salinas, minas y otros aprovechamientos, pronto se ve insuficiente ante lo que se avecina. Las Guerras Carlistas originarán una serie de banderías a veces militares y otras paramilitares que acaban en la delincuencia. Por otro lado aparecen los primeros movimientos revolucionarios, un aumento de población que no se corresponde con incrementos de recursos.

Se necesita una fuerza organizada militarmente y coordinada en todo el nuevo Estado español, que vele por la seguridad y mantenga a raya los movimientos revolucionarios y la creciente delincuencia. Será el Duque de Ahumada, el que ideará y pondrá en marcha la Guardia Civil en 1844.

Ese mismo año llegan a Huesca los primeros guardias civiles porcedentes de Longares (Zaragoza) y se instalan en el Mesón del Pacharero. El dato lo ofrece José Antonio Llanas quejándose de la falta de noticias que, sobre estos acontecimientos, dieron los historiadores decimonónicos preocupados de “machacar sobre Sertorio”. Y no le falta razón a quien fuera alcalde de la Ciudad. Con muchos menos recursos historió mejor Aynsa en el XVII que toda una larga lista de pretenciosos ensayistas de la nada.

Es posible, pero no seguro, que dicho mesón estuviera en la Plaza Latre, donde aún se recuerda la Casa de los Pacharos, en el actual alfar de Enrique Alagón donde hubo edificio con corrales y cocheras. La sede de la Benemérita va cambiando constantemente, primero al Coso Alto y luego a Lizana, aunque cabe pensar, dada la ausencia de testimonios, que ambas ubicaciones pudieron ser la misma, si la Casa Cuartel hizo esquina con dos entradas. En 1875 van a Quinto Sertorio, a una vivienda de los López que vivían en Angüés. No sabemos si tuvieron alguna salida a la Calle de Dormer, donde un portal aún conserva en su entrada la forja con el escudo del Cuerpo.

La llegada del tren y la mejora de las comunicaciones viarias con Zaragoza, hacen que la ciudad crezca hacia el Sur, donde se instalan los hoteles y garajes que entonces eran también talleres, centros de venta y alquiler de vehículos. Se ofrece, en ese momento a la Guardia Civil, el convento de los carmelitas descalzos, en la actual plaza de Concepción Arenal pero no sabemos si llegaron a ocuparlo, pues se necesitaba urgentemente una Prisión Provincial que acabó allí.

En 1917 están en la Calle Alcoraz de donde marcharán, cuando las circunstancias de espacio y estrategia lo requieran, a su actual ubicación al final de la Avenida Martínez de Velasco. En esta calle coincidieron con una tienda de ultramarinos que ofrecía a la entrada suculentas sardinas de cubo conocidas como “civiles”, mediante un cartel que rezaba: “A 50 CTS EL CIVIL”. Estimado como irreverente por el Instituto Armado, llamaron la atención al tendero quien se aprestó a poner otro reclamo: “A PESETA LA PAREJA”, que no necesita de más comentarios.

Por Pedro GONZÁLEZ y Manuel BENITO

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día