¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

La Guardia Civil en La Línea de la Concepción (XVIII)

Radiograma comunicando Valeriano Silva Franco

Esta entrega está dedicada al inicio de la Guerra Civil (1936)

Si bien existen muy buenas publicaciones respecto a lo acaecido durante la Guerra Civil en algunas localidades del Campo de Gibraltar, la historiografía tiene pendiente todavía una rigurosa obra de conjunto sobre nuestra comarca.

La clave inicial de la sublevación estuvo en el Regimiento de Infantería Pavía núm. 7, mandado por el recién destinado coronel Emilio March López del Castillo, que a la vez ostentaba el cargo de comandante militar del Campo de Gibraltar. No obstante, el verdadero responsable de la conspiración era su segundo, el teniente coronel Manuel Coco Rodríguez.

Dicho regimiento tenía su jefatura, plana mayor y primer batallón en Algeciras mientras que su segundo batallón, mandado por el comandante Luis Chacón Lozano, estaba en La Línea de la Concepción, excepto su 2ª Compañía destacada en San Roque.

La otra fuerza de importancia en el Campo de Gibraltar, si bien dispersa, era la 10ª Comandancia de Carabineros de Algeciras, mandada por el teniente coronel Manuel Córdoba García y con una plantilla de 864 efectivos. Estaban encuadrados en cinco compañías de las que dos tenían sus cabeceras en la aduana de la Línea y La Atunara.

La siguiente era la 2ª Compañía de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, con cabecera en Algeciras y compuesta por una plantilla de 142 efectivos para toda la Comarca, de los cuales 27 estaban en La Línea.

Finalmente, la Policía Gubernativa, tenía 29 funcionarios del Cuerpo de Investigación y Vigilancia, de los que 14 estaban en Algeciras y 15 en La Línea. Estos últimos estaban dedicados principalmente al control de documentación y labores de información relacionadas con el paso de personas por la Verja y la colonia británica de Gibraltar. También había una sección uniformada del Cuerpo de Seguridad, cuya treintena de agentes estaba distribuida entre ambas ciudades, perteneciente a la compañía de Cádiz.

Al iniciarse la sublevación, el general de división Gonzalo Queipo de Llano Sierra, inspector general de Carabineros, que se hizo cargo en Sevilla del mando de la 2ª División Orgánica tras detener a su titular, José Fernández de Villa-Abrille Calivara, ordenó al coronel March la declaración del estado de guerra. Y éste a su vez, al comandante Chacón que era también el comandante militar de La Línea, quien no sin grandes dudas y conflictos internos en su propia unidad, lo terminó declarando en la noche del 18 al 19 de julio.

Dicha declaración revestía gran trascendencia para los sublevados ya que conforme la Ley de Orden Público, de 28 de julio de 1933, existían tres tipos de situaciones excepcionales: de prevención, cuando se sospechase de un ataque al orden público; de alarma, cuando éste alcanzase efectividad; y de guerra, cuando las autoridades gubernativas se vieran desbordadas por la situación. En este último caso, si la autoridad civil no pudiera “dominar en breve término la agitación y restablecer el orden”, el mando lo asumía entonces la autoridad militar, si bien la única que lo podía declarar era la autoridad civil y no la militar. Esta cuestión, tan importante, fue obviada por los sublevados.

Por otra parte, el gobernador civil de la provincia, Mariano Zapico Menéndez-Valdés, nombró el 17 de julio como delegado gubernativo para el Campo de Gibraltar al comandante de Infantería Joaquín Gutiérrez Garde, mayor del Regimiento Pavía núm. 7, al objeto de que tomara las medidas oportunas para evitar el posible triunfo de la sublevación militar si se producía. No tuvo oportunidad alguna de éxito y fracasó en el empeño.

Respecto a la Guardia Civil hay que decir que los organizadores de la sublevación en la provincia de Cádiz no contaron en sus planes conspiratorios con los mandos de la Comandancia ni de sus cinco compañías, no dándose por lo tanto instrucción previa alguna por su jefe, el teniente coronel Vicente González García.

Realmente no confiaban en ellos dada la tradicional lealtad de la Benemérita al poder legalmente constituido, por lo que optaron por esperar su adhesión, o al menos su no violenta oposición, tras la proclamación del estado de guerra y dictarse el correspondiente bando en el que todo y todos quedaban sometidos a la autoridad militar.

Y eso fue lo que sucedió en el Campo de Gibraltar. El capitán Miguel Romero Macías, jefe de la 2ª Compañía en Algeciras, de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, sin posibilidad de contacto con su teniente coronel, acató el bando de guerra dictado por el comandante militar del Campo de Gibraltar.

En La Línea hizo lo mismo el teniente Valeriano Silva Franco respecto al bando dictado primero por el comandante Chacón, y posteriormente por el comandante de Infantería Rodrígo Amador de los Ríos Cabezón, jefe del 2º Tabor del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Ceuta núm. 3, que sublevado había desembarcado en Algeciras.

En la mañana del 13 de agosto siguiente, hallándose operando con la columna de Regulares que mandaba el comandante de Infantería Enrique Rodríguez de la Herrán, “sobre el río de Guadiaro y Tesorillo en la que iba como práctico del terreno”, resultó herido de gravedad a consecuencia de recibir dos disparos, siendo evacuado al hospital civil de La Línea, donde quedó ingresado, falleciendo en el mismo el día 25 de dicho mes.

El 5 de septiembre siguiente, su jefe de comandancia daba cuenta por escrito de dicho fallecimiento, al inspector general de la Guardia Civil, general de brigada Federico de la Cruz Boullosa, cuya cabecera se había establecido en Valladolid. Dejaba viuda a María Tomás Gómez y huérfanos a sus nueve hijos: Francisco de 22 años, Carmen de 17, Daniel de 16, Marcelo de 14, Fernando de 12, Valeriano de 10, África de 9, Concepción de 7 y Carlos de 4.

La suerte del resto de los citados fue muy dispar. El coronel March fue sustituido el 8 de octubre, por el coronel Francisco de María de Borbón y de la Torre; el teniente coronel Coco continuaría ascendiendo hasta alcanzar con el paso de los años el empleo de teniente general; el teniente coronel Córdoba, dada su pasividad respecto a la sublevación, fue encarcelado el 11 de septiembre, siendo condenado posteriormente a un año de prisión y separado del servicio, haciéndose cargo del mando de la Comandancia de Carabineros el comandante José Toledo Iradier; el comandante de infantería Chacón también sería posteriormente juzgado en consejo de guerra, condenado a prisión y separado del servicio; el comandante Gutiérrez sería detenido en Algeciras junto al alcalde Salvador Montesinos Díaz, siendo fusilados el 24 de septiembre y 17 de agosto respectivamente; el comandante Amador falleció en combate el 24 de diciembre en el frente de Madrid; y el capitán Romero, que fue sustituido por el capitán Antonio Vázquez Vergara, al ser nombrado cajero de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz, falleció de un infarto el 13 de marzo de 1938, cuando se encontraba en el frente de Teruel como jefe de la compañía de ametralladoras del 10º Batallón, que entonces mandaba accidentalmente, del Regimiento de Infantería Bailén núm. 24.

JESÚS N. NUÑEZ CALVO

CORONEL DE LA GUARDIA CIVIL Y DOCTOR EN HISTORIA

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día