¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

Guardia Civil: Una historia de valor y valores (2)

img 8755

Apenas comenzamos ahora a darnos cuenta de la situación, pero durante los últimos años, y especialmente a partir de los mandatos aciagos de José Luis Rodríguez Zapatero, España, la undécima potencia económica del mundo, se ha convertido en un territorio radicalmente anómico, en un desierto renuente a la más elemental aplicación de las leyes democráticas donde resulta habitual contemplar con pasmo cómo se dinamitan con absoluta impunidad los consensos colectivos más elementales sobre los que descansaba nuestra sociedad desde la ya lejana Transición.

Así las cosas, en demasiadas ocasiones, la indigencia ética, la desvergüenza política, el consentimiento indolente y la acracia comportamental parecen ser los únicos macrorrelatos sobre los que se asientan la vida pública y la convivencia colectiva de los ciudadanos españoles, muchos de los cuales, desinteresados de la defensa del sistema democrático y de la salvaguardia de nuestros mejores valores, desprecian como decrépitos y obsoletos los modelos morales sobre los que se levantan nuestras sociedades occidentales.

Efectivamente, habitamos un tiempo tan incierto como cruel en el que los terroristas son tratados como héroes, en el que es habitual confundir la apología de la violencia con el derecho a opinar, en el que se premia la continua e intensa degradación de las normas sociales y en el que a fuerza de repetir incesantemente las mismas falsedades desvergonzadas éstas acaban convirtiéndose en certezas absolutas en los titulares de demasiados periódicos arruinados e insolentemente acurrucados al lado de los más miserables. Vivimos una realidad hedionda en la que los totalitarismos se visten de seda, en la que los miserables son tratados como los grandes líderes del futuro, donde los demócratas son expulsados al gueto misterioso de la derecha extrema y en la que, en el colmo de las vilezas, las víctimas del terrorismo son consideradas como peligrosos elementos de odio, intolerancia y crispación.

En este ambiente purulento, los ciudadanos simplemente decentes, cuando salen todos los días de su casa, buscan, necesitan, instituciones referenciales, sólidas y fuertes que sean capaces de asegurarles apenas un puñado de certezas fundamentales: que los delincuentes, sean quienes sean éstos, han de ser detenidos y puestos a disposición de las fuerzas de seguridad; que la violencia nunca ha de legitimarse como un método de participación social; que la formación y seguridad educativa de nuestros hijos no puede depender de los caprichos legislativos de cada autonomía; que la Justicia para todos no puede quedar a expensas de los intereses de unos pocos y que nadie puede vivir con serenidad en una sociedad que cuestiona grosera y permanentemente todo aquello que permite que sus ciudadanos puedan ser considerados como tales.

Dicho esto, y 172 años después de su fundación, creo que lo mejor que se puede decir en estos momentos de la Guardia Civil es que actualmente es, sin lugar a dudas, esa institución a la que los españoles nos agarramos como a un clavo ardiendo porque, día a día, con sus actuaciones siempre eficaces, medidas y ejemplares, nos transmite la idea de que seguimos formando una nación sólida, homogénea e integrada. Una nación digna de este nombre en la que los organismos de poder democrático mantienen su firmeza, en la que los códigos se cumplen y en la que los principales actores que gestionan la vida pública actúan según se espera de ellos. Esto es, a la postre, lo que nos proporciona a los ciudadanos plena garantía en la protección de nuestros derechos, máxima confianza en las construcciones políticas y una elevada seguridad individual levantada sobre la más absoluta previsibilidad del funcionamiento del sistema de convivencia.

Quienes habitamos en el País Vasco sabemos la importancia crucial que tiene la protección férrea de las instituciones democráticas y somos especialmente conscientes del papel ejemplar que la Guardia Civil, todos los guardias civiles, desempeñan en esta tarea. La Guardia Civil nos liberó del yugo de ETA, pero, además, y en unas condiciones extraordinariamente duras, con unos recursos siempre escasos y en un entorno radicalmente hostil, consiguió defender los derechos y las libertades de los vascos en unos momentos históricos en los que casi ninguna institución y muy pocas personas estuvieron a la altura de la situación que se vivía. Esta defensa férrea de la democracia le ha costado muy cara al cuerpo policial: la Guardia Civil es el colectivo que cuenta con un mayor número de asesinados por parte de la banda terrorista ETA, 230 agentes, cuya memoria habrá de quedar guardada entre las páginas más discretas, pero también más brillantes, de nuestra democracia.

Desde el País Vasco, en este su aniversario, solamente podemos decir una cosa a la Guardia Civil: No os vayáis nunca. Esta siempre será vuestra casa. Y, para que lo sea realmente, el Gobierno de España debe de encargarse, de una vez por todas y sin más dilaciones, de mantener, modernizar y ampliar si fuera necesario, las instalaciones que la Benemérita posee en Euskadi para el desarrollo de sus siempre necesarias funciones.

En estos momentos convulsos que asuelan a nuestro país, en particular, y a Europa, en general, la Guardia Civil es la institución más valorada por los españoles. Es la institución con mayúsculas cuando todas las demás parecen estar desaparecidas o en funciones. Y es que, cuando todo parece derrumbarse a nuestro alrededor, cuando las ideologías sucumben, los referentes culturales flaquean y los principios políticos se resquebrajan, hay que echar mano del valor y de los valores, de esos principios tan comunes y, por lo tanto, tan escasos, que siempre han sido el santo y seña de la Guardia Civil: el sacrificio, el espíritu benefactor, la lealtad, la austeridad, el respeto a las leyes, la disciplina, la abnegación y la defensa de la libertad. O, lo que es lo mismo, los mismos valores que un día levantaron nuestro mundo y que hoy, en estos tiempos inciertos, parecen licuarse, dramáticamente, en nuestras manos.

RAUL GONZALEZ ZORRILLA

LA TRIBUNA DEL PAIS VASCO

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día