hospimedica2

¿Por qué el alcohol sienta peor con los años y las resacas son más largas?

RESACAS

Tiene una explicación basada en factores fisiológicos. La cantidad de agua en nuestro organismo o la función metabólica del hígado disminuyen con la edad.

 Estás en los 30 o los 40 y escuchas aquello de "ya no tenemos edad para beber tanto" o "a mí ahora una resaca me dura el doble". ¿Exageraciones? Para nada.

La explicación tiene que ver con factores fisiológicos que provocan que nuestro cuerpo vaya tolerando peor el alcohol a medida que pasan los años. Estos factores conducen a que la sensación sea la de que el alcohol nos afecta durante más tiempo y los efectos son peores que cuando uno era joven, tal y como se explica en Buena Vida en base a diferentes estudios:

Nuestro organismo pierde agua con el paso de los años: el porcentaje de agua al nacer es de un 75% y a los 50 años disminuye a un intervalo de entre el entre el 39% y el 57% en las mujeres y un 47% y el 67% en los hombres. Esto provoca que el alcohol tenga menos posibilidades de diluirse y esté, en consecuencia, más concentrado en sangre, lo que hace que los efectos se noten más.

La función metabólica del hígado se ralentiza: el proceso por el que nuestro cuerpo metaboliza el alcohol oxidándolo y convirtiéndolo en sustancias químicas como el acetaldehído se hace más lento y esto hace que sea más difícil de eliminar para el organismo, explica Francisco Pascual, presidente de Socidrogalcohol (Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías) y coordinador médico de la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) del Ayuntamiento de Alcoy.

El acetaldehído, principal responsable de las resacas permanece más tiempo en el cuerpo por lo que pueden ser peores y más duraderas.

La resaca se hace, pues, más peligrosa y perjudicial para el organismo con el paso de los años. Existen formas de minimizar sus efectos si se ha ingerido gran cantidad de alcohol:

Existe un método que está considerado como el más rápido y eficaz. Este método arranca desde antes incluso de probar una gota de alcohol, lo que ayudaría, incluso, a evitar la resaca.

     - Lo primero sería comenzar consumiendo una bebida isotónica e hidratante (como un Gatorade), no energética. Esto habría que realizarlo antes de probar la primera gota de alcohol.

    - Tras esto, cada copa debería acompañarse de medio vaso de agua (o, en su defecto, un vaso completo de agua tras consumir dos copas).

     - También es aconsejable tener en cuenta como la mezcla de bebidas afecta a la hora de tener una resaca. Si se va a consumir cerveza y luego otras bebidas como vodka, whisky o tequila, lo aconsejable es comenzar antes por estas antes que cargar el cuerpo de cerveza y luego pasar a whisky, tequila o vodka. De hecho, lo ideal si se va a beber mucho es pasar a cerveza una vez uno empiece a notar los efectos del alcohol. Y no volver a probar un cubata el resto de la jornada.

     - Comer también es importante, tanto durante la jornada como al final de ella. También volver a tomar una bebida rehidratante o un vaso de agua antes de dormir. Si la resaca es insoportable, es importante también evitar el uso de paracetamol. Desde Medical Daily recuerdan que es mejor el ibuprofeno, que aunque tarda más tiempo en hacer efecto, no afecta como el paracetamol al hígado.

Si uno tiene problemas de estómago, el alcohol provoca que se manifiesten de manera más aguda con la edad: el doctor Cristóbal de la Coba Ortiz, especialista en Aparato Digestivo y experto de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) cuenta en Buena Vida que la mitad de la población tiene la bacteria helicobacter pylori, responsable la gastritis, y empieza a manifestar a partir de los 30 años.

El alcohol provoca que sus efectos sean más virulentos. Ocurre lo mismo a quienes padecen dispepsia funcional o síndrome de reflujo gastroesofágico.


Imprimir   Correo electrónico