¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

MISTERIOS Y CURIOSIDADES DEL ANTIGUO EGIPTO: EL ENIGMÁTICO TEKENU

cortejo funebre representado en la tumba del visir ramose en gurna

En las ceremonias funerarias del antiguo Egipto, la momia del difunto, los vasos canopos que contenían las vísceras momificadas, los textos sagrados y el ajuar funerario eran elementos imprescindibles para asegurar al difunto una vida plena en el más allá. Pero había otro elemento, el tekenu, que también jugó un papel importante, aunque bastante desconocido, en los ritos fúnebres.

 La comitiva avanza lentamente por el polvoriento camino junto al Nilo que lleva a la tumba de Ramose. Aquel hombre poderoso que fue visir de varios faraones ha muerto, ha ido a reunirse con los dioses eternos. Su cortejo fúnebre es grande y muy suntuoso. Lo acompañan familiares transidos de dolor y servidores que portan el ajuar funerario que Ramose disfrutará en el inframundo y familiares. Un grupo de plañideras se lamenta ruidosamente. Levantan los brazos hacia el cielo, mesan sus cabellos, rasgan sus vestiduras y lanzan tierra sobre sus cabezas... Un gran trineo transporta el sarcófago con la momia del difunto, tras él, otro trineo lleva una capilla que contiene los vasos canopos con las vísceras momificadas de Ramose, imprescindibles para que su alma esté completa en el más allá. Pero hay un tercer trineo que transporta un curioso elemento, una especie de saco informe recubierto con una piel de animal o una especie de sudario. ¿Qué es este objeto? Se trata del Tekenu, un elemento que al parecer jugó un importante papel en los ritos funerarios del antiguo Egipto.

UN MISTERIOSO OBJETO

La escena descrita más arriba aparece representada en uno de los muros de la tumba de Ramose, que vivió durante la dinastía XVIII y fue visir de Amenhotep III (1390-1353 a.C.) y de su hijo Akhenatón (1353-1336 a.C.), en la necrópolis de Gurna. Pero no solo en la tumba de Ramose podemos ver una representación del Tekenu. Hay constancia de este tipo de representaciones ya en época tinita (2900-2545 a.C.), y desde tiempos inmemoriales se ha relacionado este curioso elemento con las ceremonias funerarias que se realizaban sobre la momia, concretamente en la conocida como ceremonia de la apertura de la boca, un ritual destinado a que el difunto recuperase todos sus sentidos para su vida en el más allá.

Desde tiempos inmemoriales se ha relacionado este curioso elemento con las ceremonias funerarias que se realizaban sobre la momia del difunto.

El Tekenu se representa en las pinturas de las tumbas de diversas formas. A veces se muestra como un hombre acurrucado, cubierto con una piel de animal o un sudario del que asoma su cabeza, dispuesto sobre un trineo. Otras veces el Tekenu se representa del mismo modo, pero sin la cabeza humana, adoptando un aspecto informe (como por ejemplo en el caso de la tumba del visir Ramose). En ocasiones se asemeja a un individuo agachado (como en la representación que aparece en la tumba de Mentuhirkhepeshef, un alto funcionario de la dinastía XVIII), y a veces se muestra como alguien vestido con un sudario de líneas horizontales pintadas de amarillo o rojo, como en la tumba del visir Rekhmire, en Gurna.

¿PARTES DEL DIFUNTO?

Pero ¿Qué es el Tekenu? ¿de qué estaba hecho? ¿Cuál era su significado? Existen diversas teorías y múltiples interpretaciones sobre esta enigmática figura. Pero la función del Tekenu dentro del ritual funerario sigue siendo, como hemos apuntado, bastante desconocida. Algunas interpretaciones lo vinculan al sacrificio ritual de animales o incluso de seres humanos (tal vez prisioneros extranjeros). Sin embargo no tenemos testimonios de ningún tipo que lo demuestren. Algunos investigadores han formulado la hipótesis de que tal vez el Tekenu estaba compuesto por aquellas partes del cuerpo del difunto que no se depositaban en los vasos canopos durante el proceso de embalsamamiento, pero que también jugaban un papel importante en la procesión fúnebre y las ceremonias asociadas. Este tipo de teoría la defiende el egiptólogo británico Hermann Kees, que cree que esta figura acumularía todo lo considerado impuro y sería enterrada junto a la momia del difunto, puesto que estas partes "impuras" también eran imprescindibles en el ritual funerario como elementos para lograr el renacimiento en la otra vida.

Algunos investigadores han formulado la hipótesis de que tal vez el Tekenu estaba compuesto por aquellas partes del cuerpo del difunto que no eran depositadas en los vasos canopos durante el proceso de embalsamamiento.

En el caso de la hipótesis que tiene que ver con el supuesto sacrificio humano, algunos investigadores creen que mediante este objeto se reproducía de forma mágica una inmolación que en tiempos del Egipto histórico ya no se realizaba, sino que se llevaba a cabo de un modo figurado. Si fuera así, el Tekenu representaría un personaje muerto y enterrado en posición fetal, tal como se llevaban a cabo los enterramientos en tiempos predinásticos. Otros investigadores creen que el Tekenu podría simbolizar un sacrificio animal. Por ejemplo Gaston Maspero, que fue director del Servicio de Antigüedades de Egipto entre 1881 a 1914, sugería que el Tekenu estaba formado por las diversas partes de un buey. Por su parte, el poeta y egiptólogo galés John Gwyn Griffiths creía que la función del Tekenu era lograr la fuerza vital mágica que contenían los animales sagrados sacrificados.

¿UN SACERDOTE FUNERARIO?

Pero no todos los estudiosos están de acuerdo con estos postulados. Por ejemplo, el egiptólogo Greg Reeder cree que el sacerdote Sem (el encargado de llevar a cabo determinadas ceremonias funerarias durante el entierro, como la apertura de la boca) puede identificarse con el misterioso Tekenu. Según él, en un ritual ante la momia del difunto este sacerdote simulaba un sueño cataléptico y entraba en una especie de trance en un momento concreto de los rituales (antes de liberarse del sudario para simbolizar el renacimiento). De este modo, su espíritu realizaba un viaje celestial en busca del Ka (uno de los cinco elementos que componían el alma para los antiguos egipcios) del difunto y devolverlo a su momia. Según Reeder: "Seguramente el Tekenu era un actor principal en las ceremonias funerarias, conduciendo la procesión, con gente gritando a su paso durante el camino a la tumba".

Greg Reeder piensa que el sacerdote Sem se identificaba con el misterioso Tekenu, y en un ritual ante la momia del difunto simulaba un sueño cataléptico y entraba en trance.

Otros egiptólogos, sin embargo, piensan que el sacerdote Sem y el Tekenu son dos entidades totalmente distintas. Sea como fuere, existe un texto relacionado con la ceremonia de la apertura de la boca referido al Tekenu que dice de él que "duerme" o "duerme profundamente". ¿Es tal vez una forma de referirse a un estado de trance? ¿Reeder estaba en lo cierto? No lo sabemos, pero lo que sí parece evidente es que el misteriosos Tekenu jugó un papel fundamental como parte de los elementos imprescindibles y necesarios para asegurar el éxito del viaje del difunto al más allá...

National Geographic

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día