¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

Vestigios en nuestro cuerpo de la evolución de las especies… que no sirven para nada

Darwin

Frente a los que creían que las especies eran creaciones inmutables y que habían sido creadas separadamente, Charles Darwin publicó en 1859 su obra El origen de las especies por medio de la selección natural, donde exponía su teoría de la evolución mediante la selección natural y la adaptación al medio. Lógicamente, esta evolución no es algo espontáneo y necesita de mucho tiempo.

Y nuestro propio cuerpo es un ejemplo de restos de esa evolución que otrora tenían alguna utilidad o función pero que ahora mismo no la tienen, llegando incluso a molestar. Si alguno de vosotros vive mil años, por poner una cifra, igual comprueba que estos vestigios han desaparecido de nuestra anatomía. Algunos ejemplos:

  • El apéndice servía para digerir la celulosa cuando nos alimentábamos fundamentalmente de proteínas vegetales. Ahora, solo sirve para provocar apendicitis.
  • El dedo pequeño del pie tampoco es útil, ya que para mantener el equilibrio necesitamos únicamente los otros cuatro. El único indispensable es el dedo gordo. El dedo pequeño solo sirve para que nos lo rompamos al darnos un golpe con la pata de una mesa o una silla.
  • El prepucio es la piel que recubre el glande y en otros tiempos permitía tener húmeda esa zona del pene, facilitando así la rápida penetración sin entrar en demasiados preámbulos. También lo protegía de las hierbas que podían rozar al hombre al caminar desnudo. Ahora solo sirve para sufrir alguna infección.
  • Los pezones en el hombre. Durante las primeras semanas el embrión en desarrollo sigue un “anteproyecto femenino” y para los cromosómicamente varones (XY), pasados 60 días de la fecundación, se cambia la actividad genérica de las células. Para entonces, las papilas mamarias ya no se moverán de allí. Aunque los hombres nunca hemos amamantado a los hijos, probablemente la selección natural no los eliminó al no suponer un problema. Ahora se pueden adornar con piercings… y poco más.
  • Las muelas del juicio tenían su sentido hace miles de años al tener que comer productos como huesos y carne cruda. Estos terceros molares eran necesarios para triturarlos, algo que ahora ya no es necesario. De hecho, en la actualidad sólo el 5% de la población cuenta con estas muelas, que sólo sirven para sufrir un intenso dolor.
  • El coxis es el hueso de la punta inferior de la columna vertebral, vestigio de la cola que los embriones humanos poseen hasta la octava semana y que nuestros antepasados utilizaban para desplazarse por los árboles. Ahora, más vale que no te lo fractures al caerte de culo.
  • Los músculos erectores del pelo se utilizaban para erizarlo y así aparentar más volumen. También para aumentar la protección del cuerpo frente a las inclemencias del tiempo. Ahora no sirven para nada, e incluso muchas personas nacen sin ellos.
  • El músculo palmar recorre el codo hasta la muñeca y pudo tener su función para ayudar a colgarse y trepar por los árboles. Está ausente en el 11% de la población y sirve, algo es algo, para cirugía reconstructiva…

Y aún hay más. Tenemos más vestigios en nuestro cuerpo… que no sirven para nada.

Historias de la Historia

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día