¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

Comprender la mente humana: el reto de la inteligencia artificial

inteligencia artificial krXC 1240x698abc

El investigador Martín Molina González explica los límites de la robótica actual en materia de intuición y confiesa que mientras no se conozca el funcionamiento de la mente humana, no se podrá reproducir en una máquina.

Era octubre de 2015 cuando Marty McFly viajó al futuro para impedir que su hijo fuese injustamente encarcelado en «Regreso al futuro II». Tampoco falta mucho para noviembre de 2019, fue en esa fecha cuando los replicantes campaban a sus anchas por las calles de Los Ángeles en Blade Runner luchando por conseguir un poco más de vida. La realidad supera en muchos aspectos a las previsiones de las películas de ciencia ficción de los años 80, pero aquella casta de robots capaces de emocionarse y almacenar recuerdos que retrató Ridley Scott en su obra maestra parecen tener que esperar muchos años para empezar a sentir.

La robótica está experimentando avances extraordinarios en los últimos tiempos, pero la inteligencia artificial todavía está muy lejos de funcionar como la mente humana. Se debe, tal y como explicó Martín Molina González, catedrático del Departamento de Inteligencia Artificial de la Universidad Politécnica de Madrid durante el taller «Inmortalidad robótica y personas electrónicas» que se ha impartido en la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP), a que aún se desconocen muchos aspectos del funcionamiento de la mente humana y «mientras no se descubran todas las funciones de nuestro cerebro no se podrán introducir en una máquina».

El investigador aseguró que las máquinas actuales no podrán superar las capacidades humanas a corto plazo debido a que, a pesar de que se puede copiar la estructura neuronal, nuestro cerebro tiene demasiadas neuronas y nuestra mente responde a muchas funciones. Los robots, según el científico, no tienen tanta capacidad por el momento: «Les asociamos más inteligencia de la que tienen, todavía están muy limitados, sobre todo en sentido común».

A día de hoy los robots viajan al espacio y son capaces de tomar «pequeñas decisiones» mientras no reciben la siguiente orden, están preparados para ejecutar importantes tareas en catástrofes medioambientales, una máquina superó en un concurso de televisión a un humano respondiendo a preguntas de cultura general e incluso los «bots» de Facebook consideraron que el inglés era un idioma demasiado complicado y crearon sus propios códigos para comunicarse.

Molina confirmó que se han superado muchos ciclos pero prevé que se esté viviendo una fase de excesivo optimismo «como ya ha ocurrido en otras épocas», insiste en que «aplicando la lógica es posible repetir patrones de comportamiento, pero no nos alcanzan en materia de intuición, habilidades motoras, actos reflejos y conciencia». De esta manera, un robot puede reconocer los rostros de una fotografía, el lugar y la acción, pero no puede detectar que en la escena se está produciendo la discusión de una pareja.

El campo de trabajo actual consiste en un sistema multinivel al que los expertos llaman «arquitecturas híbridas». La robótica ya domina patones de acción y reacción, pero la capa desconocida es la llamada «deliberativa», donde se encuentran la reflexión, la sociabilidad o la conciencia. «No todo el aprendizaje es automático», explicó el catedrático, «por el momento el robot nunca va a poder desempeñar funciones que requieran liderazgo. Tampoco podrá hacer previsiones ni sabrá priorizar las cuestiones importante en cualquier empresa».

Inteligencia emocional, una incógnita sin resolver

Las máquinas, explicó el investigador, son muy inteligentes pero no son intuitivas. Uno de los retos de los científicos es la investigación de la inteligencia emocional. «La inteligencia no tiene ningún sentido sin emociones, mientras no comprendamos eso no lo podremos avanzar en esa línea». Hay investigadores, cuenta Molina, que han sido capaces de modelar esos reflejos, otros de superar la toma de decisiones sencillas, las arquitecturas nuevas suponen un gran avance en la materia pero poder todos los aspectos funcionales del cerebro a trabajar a la vez «es muy complicado, de momento imposible».

Aunque también recordó que a pesar de los diversos ciclos de optimismo y frustración que experimentó a lo largo de la historia la raza humana, en muchas ocasiones se superaron las expectativas en tiempo record.

Ya en la mitología griega se palpaba la fascinación del ser humano por los robots, las historias demuestran que imaginaban gigantes de bronce que defendían a su país en las batallas. En el siglo XVII en Turquía una figura de aspecto humanoide simulaba competir al ajedrez con sus dueños. Sin embargo, en 1997 el Deep Blue consiguió ganar a Kasparov y, poco después, en 2015, una máquina consiguió ganar al campeón de Go, un juego similar al ajedrez que requiere de una estrategia mucho mayor. En ese momento nadie esperaba que un autómata superase a una persona en estrategia, por lo tanto es una incógnita la posibilidad de dotar al robot de inteligencia emocional en un futuro próximo. Lo que está claro es que, como ya predijo el científico Rodner Brooks, «los próximos años van a ser muy divertidos».

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día