¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

Las guerras del siglo XXI se decidirán en Internet

war thumb 615

Al tiempo que la evolución tecnológica transforma las relaciones de los seres humanos, tanto en su entorno natural como social, las guerras del siglo XXI tendrán la red como campo de batalla y la pantallas y el teclado del ordenador como armas de destrucción.

Aunque sería prematuro pensar que la guerra como la conocemos desaparecerá de la historia humana, si parece claro que los enfrentamientos bélicos tienden a localizarse como pequeñas batallas dentro de conflictos de mayores dimensiones.

La destrucción de las infraestructuras e instalaciones estratégicas del enemigo siguen siendo objetivos prioritarios, pero su destrucción ya no pasa por medios convencionales y las bajas humanas ya no serán tanto resultado del ataque en sí como de sus consecuencias. Se trata de atacar los sistemas que controlan las plantas de energía, el suministro del agua, centros de comunicaciones, las infraestructuras financieras y las redes informáticas que en el mundo moderno constituyen la columna vertebral del orden social.

Este cambio de escenario bélico lleva aparejada una transformación en el modelo de las tropas que lucharán en los campos de batalla digitales. Los nuevos "soldados" estarán entrenados para introducirse de manera remota en los sistemas del enemigo y serán capaces de destruir o paralizar sus objetivos a distancia. Algunos teóricos rechazan la idea de que estos ataques informáticos sean una auténtica guerra, al considerar que la ausencia de bajas mortales directas y de destrucción de las infraestructuras hacen imposible su encaje en la definición de guerra como un acto de violencia para imponer la voluntad de un grupo sobre otro.

En el bando contrario están aquellos analistas que consideran las consecuencias de la ciberguerra como actos de violencia indiscriminada y con una importante capacidad letal y destructiva. Pero de vuelta al mundo real, y dejando atrás la teoría, la posibilidad de un conflicto cibernético parece cierta por las revelaciones del excontratista de la CIA, Edward Snowden, sobre el programa de vigilancia PRISM de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA).

Con el programa, que implicaba la monitorización sin consentimiento de millones de llamadas telefónicas y mensajes de correo electrónico y de redes sociales, la NSA buscaba en último término descubrir las debilidades y puntos flacos de las redes y de las comunicaciones para su aplicación en una hipotética guerra digital. Más revelador ha sido el ciberataque contra la central nuclear iraní de Natanz, perpetrado, presuntamente, por la NSA y por el Mosad, el servicio secreto israelí y que supuso un importante varapalo para el programa nuclear de la república islámica.

El ataque se realizó a través del virus Stuxnet, que fue introducido en los sistemas informáticos del complejo nuclear y que produjo un sobrecalentamiento de al menos la quinta parte de las cinco mil centrifugadoras de la central nuclear, retrasando de manera considerable el programa de enriquecimiento de uranio de Teherán. Una consecuencia inesperada de la escalada ciberbélica podría ser un cierto reequilibrio estratégico, ya que países pequeños y con menor capacidad militar podrían desarrollar sus propios programas de ciberguerra y desafiar, en términos informáticos, a las potencias militares.

Si todos estos episodios constituyen los primeros enfrentamientos de una futura guerra electrónica a gran escala o se quedan en una simple continuación de la política por medios menos convencionales, es algo que el devenir del nuevo siglo desvelará.

ONE MAGAZINE

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día