hospimedica2

«Army Chef», la renovación de la cocina militar

army chef sevilla

La Brigada Logística de Sevilla organizó unas jornadas de cocina de campaña que han finalizado con un concurso culinario

La cultura gastronómica en España se ha expandido de tal forma que ha traspasado las cocinas de los chefs más reconocidos para, no solo, instalarse en el interior de las casas o los talent shows televisivos, sino llegar hasta instituciones tan importantes como la militar. Los soldados se han rendido a las nuevas técnicas culinarias, a la cocina de aprovechamiento y a las bondades de los productos de mercado y, por tanto, saludables y de calidad.

Esta semana han tenido lugar las Jornadas de Actualización de la Alimentación en Campaña en el Ejército de Tierra, que finalizaron ayer con la tercera edición del concurso «Army Chef». Este año organizó la actividad la sevillana Agrupación de Apoyo Logístico n.º 21 (AALOG 21), que preparó el encuentro en el Acuartelamiento «Torreblanca» de la capital hispalense.

Con 4,11 euros de presupuesto por menú, los seis equipos participantes, provenientes de las cinco brigadas logísticas españolas: Madrid, Sevilla, Valladolid, Santa Cruz de Tenerife y Zaragoza, junto con un equipo logístico de la Brigada Vitoria; han tenido que elaborar un primer plato, segundo y postre en una cocina móvil de campaña con remolque a gasóleo, tal y como lo harían si estuvieran de maniobras.

Un jurado integrado por José Ramón Corrales, chef ejecutivo de Barajas 20, El Corte Inglés y Torre Sevilla; Ana Martínez, graduada en Nutrición y Dietética, y Óscar Lamsfus, General Jefe de la Brigada Logística, estuvieron en todo momento supervisando a los cocineros de cada equipo. «El desgaste que tienen los militares debe ser compensado con una comida energética de buena calidad, que tenga alto contenido en hidratos de carbono y proteínas», afirmó Ana Martínez. En este sentido, Corrales valoró la dificultad de los participantes ya que «en una cocina profesional tienes de todo, pero con estos medios cocinar tiene mucho más mérito».

Dos militares dedicados a la cocina conformaban cada uno de los equipos en un concurso donde la solidaridad era una participante más. Así, se podían ver a los chefs de Sevilla ayudando en la tienda de campaña de Vitoria o los de Valladolid echando una mano a las cocineras canarias. «Es el espíritu de nuestra profesión», aseguraba el Cabo primero Rafael Rubio Bermejo, concursante del equipo vallisoletano. En el mismo sentido habló el Cabo José Manuel Vergara, integrante del grupo de Sevilla, quien aseguró que «la mejor sensación es la de sentir que ayudas a tus compañeros y que, además, tu comida les guste. No hay mayor satisfacción».

Tras cuatro horas de intenso cocinado preparando un menú compuesto por espinacas con garbanzos, carrillada con patatas y torrija, el Teniente De la Higuera dio el aviso de «los últimos cinco minutos» y tras emplatar y comenzar la degustación por parte del jurado, se cerró el concurso destacándose como vencedoras las cocineras de la canaria AALOG-81, quienes recogieron su trofeo emocionadas. El segundo puesto fue para la agrupación madrileña y el tercero para los anfitriones de Sevilla.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico