En libertad el asesino etarra 'Txiki' tras cumplir tan solo 21 años de condena por asesinar a tres guardias civiles

Categoría de nivel principal o raíz: Actualidad Terrorismo y Victimas

asesino etarra Txiki

El asesino etarra Pedro María Leguina Aurre ha abandonado la cárcel de Zuera (Zaragoza), donde ha sido recibido por otro de los asesinos de ETA, Kepa Echevarría Sagarzazu

El histórico etarra Pedro María Leguina Aurre, alias Txiki, Xepa y Kepatxu, ha salido este sábado de la prisión de Zuera (Zaragoza), después de cumplir una condena de 21 años y tres meses por asesinar en 1979 a tres guardias civiles en un bar de Azpeitia (Guipúzcoa). Fue condenado a un total de 90 años de prisión.

El 31 de diciembre de 1999 fue detenido por las autoridades francesas en el aeropuerto parisino Charles De Gaulle cuando intentaba entrar en Francia con documentación falsa.

En el momento de su extradición en 2001 tenía abierta una causa en el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional por el referido asesinato. Solo ha sido juzgado por el triple atentado, aunque estaba acusado de participar en más de 15 asesinatos entre los años 70 y 80.

Ha informado de su puesta en libertad la Asociación de Familiares y Allegados de Presos de ETA, Etxerat, y a las puertas de la cárcel ha sido recibido por familiares y amigos, llegados desde el País Vasco.

También le esperaba el etarra Kepa Echevarría Sagarzazu, que cumplió condena en el mismo módulo de Zuera que Txiki, junto a Francisco Múgica Garmendia, alias Pakito, quien el pasado 11 de diciembre abandonó la prisión. Su puesta en libertad fue muy protestada por coincidir con el 33 aniversario del atentado en la casa cuartel de Zaragoza, que él mismo ordenó cuando dirigía ETA.

SANCIONES MENORES

Según fuentes penitenciarias que este sábado cita Heraldo de Aragón, Leguina Aurre, de 67 años, no generó problemas de comportamiento en su módulo durante el tiempo que ha estado en la prisión de Zuera, adonde fue trasladado en el año 2000.

Solo tuvo tres sanciones menores, por recoger su ración de comida pese a declararse oficialmente en huelga de hambre para apoyar a los presos, por utilizar una memoria USB, y una radio CD cargada.

El juez de vigilancia penitenciaria permitió a Txiki visitar en dos ocasiones a sus familiares que residen en Bilbao, ciudad donde nació, trabajaba como carnicero e incluso le hicieron un homenaje.

En estas ocasiones, en junio y septiembre de 2019, fue trasladado a la cárcel de Nanclares (Álava), desde donde fue acompañado por efectivos de la Ertzaintza al lugar por motivos de salud.

Imprimir