¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

El proceso de radicalización yihadista en España

YIHADISTA-DETENIDA-26-11-15

El proceso de radicalización yihadista se ha acelerado en el último año y medio. «Hay que irse ya», es una consigna en alza que cientos de jóvenes están acatando en Europa -incluida España-, según han detectado Policía y Guardia Civil.

Musulmanes la mayoría, pero también conversos. No hay un perfil único, la coincidencia más estable es la edad: la mayoría de los que emprenden viaje al territorio bajo control del Daesh tiene entre 18 y 35 años. «El ardor guerrero», sintetiza un experto.

«Detenido cuando iba a combatir a Siria» es un titular que ya no choca. Pero, ¿cuál es el proceso hasta acabar ahí desde un pueblo de Huelva o un piso de Melilla? «El cambio de herramientas y formatos ha sido definitivo», inciden los expertos consultados. «En los últimos tres años se ha producido una migración en masa del proceso físico, local, de atraer adeptos mediante la interacción personal al mundo virtual». Antes también se utilizaba junto a la captación clásica, aunque de forma restringida. Eran salas de chat o foros en los que te tenían que autorizar el ingreso. Nada que ver con la extensión, la profundidad y la sofisticación actual.

El paso del vídeo en cintas VHS con plano fijo y un islamista soltando un soporífero discurso a la propaganda al alcance de cualquiera y con un formato más atractivo que un tráiler de factoría «hollywoodense». Es la supremacía de la cultura del «Call of Duty», un exitoso videojuego en el que matar indiscriminadamente es solo una diversión inocua por encima de la radicalización en los entornos de mezquitas o pisos, que eran objeto de las investigaciones.

«La propaganda desde la proclamación del califato en junio del año pasado es imparable. Toda su artillería está en Youtube, en Facebook, en Twitter, no te hace falta ningún filtro ni saber árabe y obtienes resultados», señalan desde Guardia Civil. Todo a golpe de click. «No ha cambiado el mensaje pero hay una transformación total en los canales y herramientas. El Daesh ha detectado y aprovecha el potencial del mundo WhatsApp, Telegram, Facebook, Twitter, etc.» «Sus canales no oficiales -la revista Dabiq y la productora Al Hayat- se han convertido en una marca con miles de seguidores», recalcan fuentes policiales.

No es posible trazar un perfil de los seguidores occidentales de este terrorismo con sustrato religioso, pero sí hay unos patrones que se repiten en España, los casos más habituales contra los que se actúa. El esquema a grandes rasgos sería focalizar el mensaje del EI, centrarlo, y con ello atraer individuos para enviar a combatir o procrear; para captar, colaborar, reclutar o conseguir fondos y en tercer lugar para llevar a cabo una acción o atentado en caso necesario.

1. Mujer seducida

Son los tres patrones habituales. Uno por inquietante y reciente es el de la mujer detenida en Almonte (Huelva) el mes pasado. Cambió el fervor familiar por la Virgen del Rocío por un niqab, un Corán y un billete a Turquía. De allí iba a viajar a Siria para emparejarse con un muyahidín. María Ángeles Cala, de 22 años, se radicalizó en menos de un año gracias a internet y sus conocimientos de inglés. En diciembre de 2014 se convirtió al islam en una mezquita de Sevilla y en octubre el proceso se había completado. Antes había interactuado a través de varias redes sociales con islamistas que decían estar en Egipto, Reino Unido y EE.UU.

«Alguien se fijó en ella. Dio a un me gusta en un vídeo, puso un comentario, o retuiteó algo y le respondieron. A partir de ahí se inició un contacto o varios más personales», explica la Guardia Civil. No tienen las conversaciones concretas a través de mensajes encriptados en chat privados de una red social, pero sí la prueba de que el caso de María Ángeles es el de un adoctrinamiento exprés. Funcionaron motivaciones muy primarias como la seducción sexual. «Cuentan con un ejército de afines que hacen guardias y turnos dedicados solo a convencer a otros para que se vayan a luchar o a procrear. La tragedia es el potencial del que disponen», explican los expertos consultados. El caladero de mujeres y menores es un activo en alza.

2. Musulmanes en España

El segundo patrón es el más extendido: musulmanes que viven en España, seguidores del EI que no solo consumen esa propaganda sino que la difunden y amplifican en su entorno o en el que tengan a su disposición. Subtitulan los vídeos al castellano para aquellos que no hablan árabe, ensalzan los mensajes... del mundo virtual pasan al tradicional si tienen ocasión, más seguro. «Guardan las formas en la parte pública de la red y se explayan en la privada y, por supuesto, en el cara a cara vía WhatsApp o contacto personal».

Según los expertos, estos individuos radicalizan en España y desde España, logran enviar gente y fondos mientras ellos, los más extremistas, se quedan aquí, formando una célula, red o estructura con un peligro potencial enorme. «Si se les necesita como base logística para atentar estarían dispuestos». La Guardia Civil acabó en febrero con una protocélula de este tipo: dos detenidos en Melilla que de la red pasaron a verse y otros dos en Cataluña.

La Policía detuvo hace menos de un mes a otra estructura en Madrid con planes inminentes para atentar. Sus conversaciones sobre el derramamiento de sangre eran inequívocas. Uno de ellos fue cautivado tras abandonarlo su novia y perder su trabajo. En el caso de esta célula, tal vez el tercero de los patrones aunque a caballo con el segundo, han existido vínculos claros y directos con gente que está en el EI y se sospecha que habían recibido órdenes concretas, un esquema similar al de los terroristas belgas autores de las matanzas de París.

3. Empujados por la familia

Los investigadores se refieren a otro caso sin tener claro aún si puede ser un patrón: el de los gemelos Atanji, de 16 años, arrestados en marzo en Badalona junto a sus padres. Dos chicos integrados en su barrio y su instituto a los que su madre persuadió para hacer la yihad. Ella perdió a su hijo mayor en Siria el año pasado y su único propósito parecía ser convertir a los otros dos también en «mártires de Alá». Los envió a una escuela coránica de Tetuán y los alejó de la que era su vida. Cambiaron el fútbol por las chilabas y los arrestaron justo antes de emprender el viaje a Turquía.

«Hay que irse ya», atronan los órganos de propaganda yihadista. Y a miles de «clientes» potenciales les llega la llamada: su madre, su amigo o lo más común, su portátil, su tablet, su teléfono...son las herramientas al servicio de los «publiterroristas».

ABC

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día