¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

El circo y sus payasos

EDITORIAL de LA TRIBUNA DEL PAIS VASCO del día 21 de febero de 2014.

EL CIRCO Y SUS PAYASOS

Los “verificadores” internacionales de la banda terrorista ETA, que actúan al dictado de ésta bien pagados por el entorno político del nacionalterrorismo vasco, han llegado a Euskadi a leer el comunicado-farsa, ridículo y pretencioso, dictado por los asesinos.

Los criminales, responsables de casi un millar de asesinatos, se saben protagonistas de la función y, por ello, como los mejores programadores televisivos, espacian sus intervenciones, calculan milimétricamente sus intervenciones, miden los tiempos y, convertidos en reyes absolutos de la trama, esperan pacientemente a que el público vitoreé el espectáculo, por muy dantesco, por muy denigrante o por muy vergonzoso que éste sea. De que no falten los aplausos, los encomios, los parabienes y los plácemes a los terroristas, a los cómplices de éstos y a los estómagos agradecidos y bien alimentados que trabajan para unos y para otros poniéndose una corbata y autocalificándose como “mediadores” o “verificadores”, se encarga el lehendakari Íñigo Urkullu, el Gobierno del PNV al completo y el mundo nacionalista vascongado, siempre dispuesto a bailar al son que tocan los artífices del coche bomba y del tiro en la nuca, convertidos ya en los referentes políticos de Euskadi.

Como en todo circo que se precie, en esta tramoya, en esta patochada etarra, no faltan los payasos, responsables de atraer al gran público a esta gran pista de la desvergüenza ética, de la ignominia política, de la vacuidad intelectual y de la aberración ideológica en la que se ha convertido Euskadi desde que muchos decidieran que el terrorismo totalitario de ayer podía convertirse, de la noche a la mañana, en un modelo de convivencia para todos los vascos. Hoy, escribiendo, radiando, retransmitiendo y recogiendo en flamantes crónicas en “tiempo real” la canción de ETA, claramente deletreada por los “verificadores internacionales”, los principales medios de comunicación de este país, la mayor parte de ellos mantenidos con dinero público y la otra parte económicamente quebrados y estrangulados por los bancos, han vuelto a demostrar que se han convertido en un puñado de vulgares bufones al servicio del poder nacionalterrorista dominante, que es quien realmente parece sentenciar lo que ahora hay que escribir, lo que hay que emitir o lo que hay que televisar.

Viendo el espectáculo mediático-dantesco con el que hoy se ha recibido a los voceros de ETA, hay que pensar que desde hace demasiado tiempo, no pocos periodistas, escritores, intelectuales y medios de comunicación padecen una constante e infausta tendencia a defender, justificar, proteger, amparar y apoyar a las élites sociales más reaccionarias, integristas y fanáticas, especialmente, claro está, cuando éstas mantienen el poder en sus respectivos ámbitos de influencia.

Esta enfermedad de los medios, que hoy, en el País Vasco, obliga a tararear la canción del verdugo, se ha convertido, retroalimentándose con el pensamiento único nacionalista, en una epidemia infecciosa que hiere a los hombres y mujeres demócratas, que victimiza nuevamente a las miles de víctimas del terrorismo que malviven en este país y que coloca al borde de un enorme abismo moral a las personas simplemente decentes que ven a través de la televisión, o leen a través de Internet, cómo los responsables de algunos de los crímenes más crueles que se han cometido en Europa desde el fin de la segunda guerra mundial dictan ahora, alegres y orgullosos, el ritmo de los “nuevos tiempos”. Mientras tanto, una caterva infecta de tontos útiles les ríen las gracias.

 

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día