¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

LA ÉTICA DE LA NACIONALIDAD

TCOL-AREA-SACRISTAN

Nuevo artículo de opinión de nuestro colaborador D. Enrique Area Sacristan, Teniente Coronel de Infanteria y Doctor por la Universidad de Salamanca.

 
LA ÉTICA DE LA NACIONALIDAD

¿Tiene sentido considerar a las naciones como comunidades que generan derechos y obligaciones de la misma manera que lo hacen las comunidades de forma más inmediata?. ¿Pueden servir los argumentos particularistas para defender las obligaciones hacia los compatriotas?.

La nacionalidad, como he afirmado en otros artículos, es una fuente de identidad personal aunque no la única, ni mucho menos, pero paradójicamente es extremadamente amorfa cuando la interpelamos acerca de los derechos y obligaciones que emanan de ella. Es capaz de suscitar los enconamientos más inmorales como en el caso de la Alemania nazi y al mismo tiempo, la lealtad suprema, manifestada en la disposición del pueblo de dar la vida por la Patria; pero si se pregunta a los que comparten esa lealtad, recibiremos vagas respuestas. La gente dirá, sin duda y en primer lugar, que tienen la obligación de defender su Nación y su territorio ancestral, en otras palabras, de preservar la cultura de la comunidad y su integridad física. Dirían, también, que tienen una responsabilidad especial hacia sus compatriotas, que están justificados en otorgarles prioridad tanto cuando actúan como individuos como cuándo deciden sobre políticas públicas.

Estas lealtades a la nación, al territorio ancestral y a la cultura propia de las Comunidades o nacionalidades se ha defendido y sistematizado en una educación sistemáticamente enfrentada a un enemigo, ya sea ficticio o real que se llama España-Castilla en los territorios mal llamados históricos.

Esto sirve para recordarnos el carácter abstracto de la nacionalidad, su cualidad de “comunidad imaginada”. Mientras que en las comunidades cara a cara hay una clara comprensión de lo que se espera que uno contribuya respecto al bienestar de otros miembros, en el caso de la nacionalidad no estamos en disposición de aprehender directamente las demandas y las expectativas de los otros miembros, ni ellos las nuestras. En este vacío es en el que surge la cultura pública, un conjunto de ideas acerca del carácter de la comunidad que sirve también para fijar responsabilidades. Estas responsabilidades son , en cierta medida, producto de un debate político, y depende para su diseminación de los medios de comunicación. Esto debe ser especialmente cierto cuando la nación en cuestión tenga su propio estado, o sistema equivalente de autoridad política como tienen y ejercen las nacionalidades contempladas en nuestra Constitución que no deberían ser contrapuestas al bien general de esa Nación llamada España.

El hecho de que la cultura política, y las obligaciones de la nacionalidad que se derivan de ella, pueda ser remodelada a lo largo del tiempo ha tenido unas consecuencias catastróficas para mantener la unidad de España debido a la deslealtad de los responsables de orientar, dirigir y fomentar políticas propias en los territorios históricos, es decir, de hacer política.

La potencia de estas nacionalidades en tanto fuentes de identidad personal son fuertemente sentidas por una gran parte de la población de estas Comunidades y pueden llegar muy lejos- la gente está dispuesta a sacrificarse por su territorio “histórico” por su “País” de una forma que no lo haría por España.

Ha sido un gran error por parte de los Gobiernos de Madrid suponer que una vez establecida la práctica desleal de una cooperación política con estas nacionalidades, desaparece por irrelevante la nacionalidad.

Tal estado de cosas puede ser tolerado, particularmente si el número de los nacionalistas es relativamente pequeño, pero, aún así, es potencialmente peligroso e inestable. La inestabilidad puede resolverse tanto adelgazando las obligaciones de la ciudadanía- convirtiendo al Estado en algo más próximo a un Estado mínimo, como ha sucedido en España- como haciendo que el Estado y la Nación coincidan en mayor medida. Si se toma la última vía, o se asimilan a los separatistas de forma que lleguen a compartir una misma identidad, que solo se puede conseguir apoyando una educación desde la más tierna infancia, o se fragmenta el Estado de forma que la nuevas unidades políticas sean más isomorfas respecto a las divisiones nacionales.

La idea que defiendo aquí es que hay fuertes razones éticas para hacer que coincidan los límites de la nacionalidad y los límites del Estado. Cuando esto se da, las obligaciones de la nacionalidad se fortalecen al recibir expresión en una estructura formal de cooperación política. ( Fortalecidas en el sentido de que, al margen de las obligaciones que surgen directamente de una identidad nacional compartida, tengo obligaciones de ciudadanía que en el caso Español se ponen en entredicho por los nacionalistas). Si me pregunto ” por qué pagar mis impuestos” podrán dar dos respuestas: tengo el deber qua miembro de esta nación de apoyar los proyectos comunes y de satisfacer las necesidades de mis compatriotas y tengo el deber qua ciudadano de apoyar las instituciones de las que puedo esperar a cambio beneficio. Cada una de estas razones por separado es vulnerable, juntas constituyen un poderoso argumento a favor de contribuir al bien general de España.
 
Enrique Area Sacristán.
Teniente Coronel de Infantería.
Doctor por la Universidad de Salamanca

 

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día