¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

De Durango al «Auberge»

alfonsoussia

Alfonso Ussia

Articulo de opinión del Socio de Honor de Circulo Ahumada-Amigos de la Guardia Civil- Alfonso Ussia, publicado en LA RAZON.

De Durango al «Auberge»

Me pregunto qué sensación habrá experimentado Luis López Guerra al ver el posado de la maldad de Durango. En Estrasburgo, en su hotel, bien cortejado por los «croissants», los «brioches», los huevos con jamón y el café con leche llevado con respeto y profesionalidad por un camarero a su habitación. No es el único culpable, pero sí el mayor culpable. El posado de los asesinos. ¡Qué feos, qué sucios, qué expresiones de perversidad incurable! La fotografía huele mal. No sólo a sudor, alcohol y estiércol. Huele a sangre. Admirable el periodista Cake Minuesa. -¿No vais a pedir perdón a las víctimas? No tenéis la hombría, la dignidad y la vergüenza de decir «queremos pedir perdón». El carcumen de asesinos no salía de su asombro. Un hombre libre y valiente acompañado de su soledad estaba exigiéndoles que pidieran perdón, allí, en su territorio, a los familiares de los asesinados, los heridos, los torturados en un secuestro, los arruinados por el chantaje revolucionario, y a los que se vieron obligados a instalarse en otras partes de España para conservar sus vidas y las de los suyos. Estiércol y sangre. Entre los integrantes de la foto siniestra sumaban más de trescientos asesinatos. El café con leche, espeso y benéfico, alivia el desamparo del ayuno de Luis López Guerra, que ya se atreve con los huevos y el jamón.

ADVERTISEMENT

Aparta la cesta donde aguardan los «croissants» y los «brioches». Escribo «croissants» y no «cruasanes» porque Luis López Guerra se halla en Estrasburgo, viviendo a cuerpo de sultán con el dinero de los contribuyentes. Pasa las páginas de las primeras ediciones de los periódicos y sonríe. No hay unanimidad. En determinados medios de la izquierda radical y del separatismo, se aplaude la fotografía de Durango. López Guerra rebaña con pan los restos de las yemas extendidos sobre el plato de huevos con jamón y advierte, no sin molestia, que la unanimidad no existe, pero sí la mayoría abrumadora. Otro café y un omeprazol, para prevenir ardores.

Mucho dudo que una fotografía similar se haya hecho en el mundo. Sobre el escenario de un teatro posaba la reunión de los canallas, de los hijoputas, de los cobardes, de los malnacidos, de las escorias homínidas, de los vertederos. No se confundan. Los más avergonzados han sido centenares de miles de vascos, y muchos de ellos, nacionalistas comodones, socios de los «batzokis», jugadores de cartas en las sobremesas, personas que votan a lo fácil para no tener una existencia difícil. Luis López Guerra no se siente avergonzado. Se prepara el segundo café. El mediocre siempre se siente orgulloso de su obra, y su obra es portada en todos los periódicos de España y algunos medios de Europa. «José Luis, lo hemos conseguido. Un abrazo, y gracias por confiar en mi persona». «Alberto, gracias por haberme mantenido en Estrasburgo. Un abrazo».

No es imaginable una instantánea que resuma con tanta nitidez y cercanía el hedor del mal. Seis filas de mugre en diferentes espacios. Jamás he sentido vergüenza por ser español. Todo lo contrario. Orgullo y muy alto. Pero hoy me ha avergonzado formar parte de este Estado y este sistema, en el que los fiscales callan, los jueces parecen en muchos casos aliados sentimentales de los terroristas, y los parlamentarios se dedican a nutrir sus futuros con pactos irresponsables. España no se romperá, pero el Estado y el sistema presentan grietas preocupantes. Ha reparado en el queso. Junto a la mantequilla, el camarero ha añadido una rodaja de queso de leche de vaca. Y distraídamente, López Guerra ha alargado el brazo hasta alcanzar esa minucia láctea y acompañándola por un trozo de pan se ha engullido la afímera delicia. Y también dos tabletitas de chocolate «Lindt», que es un chocolate holandés que ha colonizado por su calidad a la misma Francia. Luis López Guerra también votó a favor de que Inés del Río y los terroristas que más tarde la siguieron en sus inmerecidas libertades, en sus putrefactas libertades, percibieran una indemnización como compensación a la extensión de su condena. Qué bueno, qué justo, qué valiente, qué decidido. Mientras el estercolero posa en un escenario teatral de Durango, el señor magistrado español del Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo ultima su desayuno. Se mira al espejo y se respeta y quiere a sí mismo. Ha quedado a comer con su colega de Islandia, que es una gran conocedora del terrorismo islandés, que no existe.

Pero el asco ha quedado plasmado para siempre en esa fotografía de la ignominia, de la crueldad, de la falta de arrepentimiento, de la ancianidad anclada en los rostros de quienes decidieron en su juventud libremente el camino del terrorismo. Las heces humanas abandonan el teatro de Durango, y López Guerra, en Estrasburgo, alcanza la calle y detiene un taxi. Es pronto. Pero el cuerpo le pide ya el aperitivo. «Al restaurante L'Auberge de L'ill». Buenísimo y carísimo, por cierto.

Alfonso Ussia

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día