¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

La violencia, Kurt Gödel y… ¿el gobierno?.

francisco hervas maldonado

Francisco Hervás Maldonado

Articulo de opinión de nuestro colaborador D. Francisco Hervás Maldonado, coronel médico.

La violencia, Kurt Gödel y… ¿el gobierno?.

Francisco Hervás Maldonado

Una asesina, bestia parda donde las haya, ha sido puesta en libertad por nuestro “eficaz” sistema judicial (eficaz para los de siempre, claro) y con el apoyo tácito de esos gobernantes que no son precisamente valientes. Esa criminal apoyada por llorones que piden de todo porque hacen de la nada un todo falso, pero que da bien el pego, basándose en mentiras desarrolladas.

Kurt Gödel, en 1931, a la tierna edad de 25 años, emitió sus geniales dos teoremas sobre la incompletitud, que vienen a demostrar la inexistencia de los dogmas de pensamiento (¡ojo!, no confundirlos con los dogmas de la Fe, con mayúsculas, que son una cosa bien distinta y que no buscan hacer daño a nadie). Nos referimos a los dogmas de la raza, la nación, el Rh e incluso el presunto idioma. Podría citar más dogmas estúpidos, pero vale con estos por hoy.

Bertrand Russell, el gran iniciador de la lógica moderna (cfr. “Principia Mathematica”, de Russell & Whitehead), quedó admirado de la genialidad de Gödel a sus pocos años. El primer teorema de incompletitud dice que “en todo sistema consistente, existen afirmaciones que no pueden ser probadas ni rebatidas”. Es decir, que cualquier organización o estado tiende a la incoherencia, al menos en el plano matemático (yo creo que en casi todos los órdenes, según comprobamos a diario). Pero es que el segundo teorema de la incompletitud es mucho más genial: “un sistema consistente no puede demostrarse a sí mismo”. Es decir, que una organización o estado no existe porque ella o él lo digan, sino porque se lo digan los demás. ¿Y cómo se puede lograr tal cosa? Pues de una única manera: convenciendo a la gente mediante los dos argumentos más potentes que tiene un ser humano, que son el cariño y la generosidad, a la luz de la razón. El mundo es hoy demasiado pequeño para las tonterías separatistas. ¿Cómo se puede hablar de raza, patria de liliput o Rh en un tierra donde han vivido cientos de culturas distintas? ¿Cómo se puede hablar de nación cuando menos del 10% de la población llega a morir donde nace? ¿Cómo se puede hablar de idioma, cuando si leemos lo escrito hace veinte años, encontramos expresiones completamente diferentes a las actuales? El idioma es algo vivo, que nace del pueblo y no puede inventarse con simulacros de vocablos inexistentes, creados al efecto. La conclusión es que tras más de treinta años de intento, la gente no habla lo que se quiere que hable, sino lo que le da la gana. O lo que es peor, un galimatías inconexo que dificulta el intercambio verbal entre comunidades muy próximas. ¿Es que acaso volvemos a la tribu ahora? ¡Pues sí que vamos prosperando!

Esto no pasaría de ser lo que es, una sandez, si no fuera porque en aras de esa sandez se mata o veja a gente inocente. Y es eso precisamente lo que, en opinión del legislador, convierte la sandez en delito. Porque sin duda, sin sandez que la alimente, no hay organización terrorista o separatista que aguante.

Esto nos conduce a una reflexión interesante: ¿son la violencia o el desprecio argumentos válidos?, o lo que es lo mismo: ¿son la violencia o el desprecio formas de expresión?

Desde luego, el mundo es violento, porque los animales se matan entre sí y nosotros a ellos. Pero es para comer. Nadie mata para asustar, salvo los psicópatas (cfr. “La Autoestima”, de Luis Rojas Marcos) y los dementes. Los psicópatas se complacen en hacer daño. Esta gentuza carece de sensibilidad y se sienten tan inseguros de la mierdecilla que son, que necesitan matar para perdonarse a sí mismos por vivir. No son locos, son simplemente delincuentes. Dejémonos de pérdidas de tiempo con psicoterapias exclusivas para gentes que lo que quieren es matarnos y punto. Matarnos y robarnos, no lo olvidemos: quedarse con todo aquello que de valor podamos tener. Porque ellos ni son ni tienen nada perdurable, salvo su estupidez.

¿Cuál es el origen de la violencia y el desprecio? Pues miren ustedes, yo creo que la falta de redaños, la cobardía. Solo los cobardes son agresivos. Y lo son porque no dan más de sí. Reconocen con su conducta su clara incapacidad en todos los terrenos.

Por último, en este ‘evil tryp’ o excursión a la maldad, no quiero dejar de recordar lo importante que es tener una infancia decente, porque si un niño ve que su hogar es un infierno, corre el riesgo de asumirlo como la forma normal de vida. Si a un ser inocente se le emponzoña de odio desde la infancia, le costará mucho trabajo escapar de él cuando sea mayor. Sin embargo, no crean que yo soy pesimista. Todo lo contrario. Soy optimista por dos grandes motivos. En primer lugar por mi educación cristiana, que alimenta siempre la Esperanza: por encima de los gobiernos, los jueces y los criminales está Dios. Y en segundo lugar, porque ya lo puede decir el Hitler redivivo de turno, que fracasará. Y ya pueden decir lo que quieran en la Unión Europea, porque el que está padeciendo una situación injusta, por ella creada, sin duda acabará rebelándose más pronto que tarde. Echen ustedes una ojeadita a la historia.

El pobre Gödel enloqueció a la vejez. Murió a los setenta y tantos años en Princeton, de una muerte “adminicula y horrenda”, que diría el bueno de Sancho Panza. Pues Gödel se suicidó dejando de comer, porque pensaba que le iban a envenenar. Murió de hambre.

Mi cariño desde aquí a las familias de todas las víctimas del terrorismo. Las familias de las víctimas son admirables y casi nada se les apoya desde la administración. Son ellas, verdadero soporte espiritual y material de todos los amenazados y despreciados por ser decentes. Eso son familias y no las de los vociferantes separatistas, berrendos en hideputas, que a fuer de ser inútiles solamente saben insultar y matar. Estaremos con las víctimas en la plaza de Colón de Madrid, el próximo 27 de octubre. Con las que se conocen y con las que no se conocen, que están pasando lo suyo también en Cataluña, por ejemplo.

¿Y el gobierno, de vacaciones…? Flojitos, muy flojitos…

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día