¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

El señor importante

hervastamaño

Benemérita al Día comienza un ciclo sanitario con una serie de cuentos escritos por nuestro querido colaborador, el Dr. Francisco Hervás Maldonado.

Érase una vez un señor importante. Uno se preguntaba si aquel señor habría nacido así o se habría transformado con el transcurso de los años. El caso es que era un señor importante y como todo señor importante, tenía una secretaria, un despacho con maderas nobles, ancho y con luces indirectas, un coche de alta cilindrada con chófer, un chalé de campanillas y la tarjeta de VIP en diversos clubs y otras entidades, de esas que aligeran la cartera mediante técnicas de adulación estandarizadas.

Pero... ¡ay!, un día el señor importante se hizo una heridita en la boca. Era una tontería, mas como utilizaba el cepillo de dientes de señor importante, eléctrico y con tres velocidades, la heridita fue a más y una noche se despertó con un suculento dolor de muelas. Tomó un analgésico y una píldora para dormir (y se durmió), pues tenía una reunión importante, propia de señores ídem, al día siguiente. Cuando se despertó, notó que el lado izquierdo de la cara estaba hinchado. ¡Vaya, ahora un flemón! Buscó por el botiquín y se atizó dos cápsulas de un antibiótico que había por allí, junto con un antiinflamatorio que tenía en un blister de esos. La reunión era por la tarde, de manera que en un par de horas estaría mejor. Todo era cuestión de volverse a tomar más antibiótico al mediodía y más antiinflamatorio. Sin embargo, el día venía chungo, estando por dar la lata, pues a la media hora le atizó un dolor de estómago de competición. Entonces se arreó tres píldoras de antiácidos con un vaso de leche. Eso le calmó el dolor, pero una hora después le empezaron a picar sus partes. Se bajó los pantalones y se untó con una crema para los picores. De paso, se atizó un pildorín antihistamínico. Se le calmaron los picores, pero se encontraba nervioso, así es que llamó a su secretaria para decirle que se quedaba en casa para preparar la reunión, que ya iría por la tarde directamente a la misma.

Fue colgar el teléfono y le atizó un ramalazo en la mandíbula de padre y muy señor mío. Aquello era insoportable, los ojos le hacían chiribitas, la mandíbula se hinchaba. Tal vez sería mejor irse al dentista y cancelar la reunión, pensó, pero no podía, porque los hombres importantes no desertan de las reuniones importantes, puesto que entonces dan la impresión de ser mortales. Y no, los hombres importantes son divinos. Así es que, en un acto de osadía, el hombre importante se tomó otras dos cápsulas de antibiótico, otro antiinflamatorio, otro analgésico y cuatro antiácidos con un yogurt de fresa con pomelo. Inicialmente la cosa surtió efecto, pero... ¡ay, ay, ay!, a la hora fue atacado por un escape iterativo de vientos que le llevó al retrete a todo trapo, con una diarrea espantosa, un dolor de estómago florido, un mareo, náuseas y pocas ganas de verse.

¡Ay Dios mío, qué horror y qué olor! "¿Cómo era eso del padrenuestro, que no me acuerdo?", pensaba. Pero no, él era importante. Agarró unas capsulitas antidiarreicas y se atizó dos, y al rato, otra más. Por fin, a las dos horas, secóse la fontana fecal. Pero no se tenía en pie. Quedaban tres horas para la reunión, así es que buscó por la cocina y encontró una bebida isotónica, que se la enchufó. Además, se tomó un cacho de queso de cabrales, otro yogurt, esta vez de chirimoyas, y un bollo con crema. Más dolor de tripa, ahora con vómitos. Además, como iba zombi, se golpeó la nariz y empezó a sangrar. Para quitarse el aliento de los vómitos, se enjuagó con un elixir, que no solo le hizo ver las estrellas, sino que le rompió algo por dentro de la boca y echó un chorro de pus sanguinolento, con sabor a trucha (eso pensó él, al menos).

Pero aquello disminuyó de tamaño, lo cual le dio mucha moral, así es que se vistió, no sin dificultad (los calzoncillos del revés, la corbata anudada en el sobaco, de primera intención, y los pelos de punta, rebeldes al peinado). Pero se roció con un perfume persistente (francés, de esos de campanillas, fabricados para los señores importantes) y bajó a la calle, donde le esperaba su chófer – que ya había sacado el coche del garaje – muy asombrado, al verlo arrastrándose por el jardín. Y casi había llegado a la cancela cuando pisó una caca de Publio Emilio, su perro mastín, pegó un resbalón y cayó de nuca contra el pavimento de hormigón impreso, el cual ejerció de intermediario en su tránsito al otro mundo.

La noticia ocupó varios telediarios, pues no siempre se mataba un señor importante pisando una mierda, siendo motivo de chanzas, dimes y diretes bastante diversos.

Y aquel señor importante se transformó, por efecto de la parca, en un cadáver muy comentado. Es que no somos nadie, y menos en descomposición.

Ojo a las automedicaciones y a los empirismos.

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día