¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

Su versión

ussia

Reproducimos un artículo de opinión publicado en el diario La Razón y escrito por Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada.

A Cayo Lara, el plomo de Argamasilla, el antisistema sistemáticamente obsesionado por imponer su propio sistema –desmoronado por la realidad histórica–, no le convence la comparecencia de Rajoy en el Congreso, bastante tardía en mi opinión, «porque se va a limitar a dar su versión». Se refiere el pelma de Argamasilla de Alba a su versión del «caso Bárcenas». No entiendo bien su disgusto. Si Rajoy comparece y habla, lo lógico es que el Presidente del Gobierno explique en la Cámara Baja su versión, no la de Pep Guardiola, por poner un ejemplo santificado por el buenismo. Cayo Lara, como buen manchego, es un certero cazador de escopeta. Perdiz que vuela a menos de cincuenta metros de distancia de donde se ubica Lara, perdiz que cae como una pelota sobre los campos de cereales o los esqueletos de las viñas. Y no mencionemos a los conejos y las liebres, sus grandes especialidades cinegéticas. En ese aspecto, dueño de una pericia superior a la de su compañero de armas, Diego Cañamero, afanoso cazador de piezas menores en «El Coronil» y su sevillana comarca, y del que dicen que se pone tan nervioso cuando yerra un disparo que se disculpa inmediatamente con el propietario de la finca. «Lo siento, señor marqués. Se me ha ido de ala». Y si algún día yo le ruego a Cayo Lara que me hable de la perdiz roja y brava, aguardaré expectante su versión, no la de Cañamero, y menos aún, la de Manolita Chen, que en paz descanse.

Rajoy, y me pone muy nervioso, tiene sus tiempos, que no coinciden con los míos, más cercanos a la precipitación. Su paciencia, su trabajo y su silencio, incomprendido por muchos entre los que me incluyo, evitó que España fuera rescatada. Se reunió con los grandes empresarios de España y una mayoría aplastante le pidió el rescate. Hoy nadie habla de aquel dilema terrible, que de haberse decantado por el rescate nos tendría sumidos en una ruina de imposible recuperación. España no fue rescatada por la Unión Europea,y el sentido del tiempo de Rajoy tuvo mucho que ver con ello. Hace pocos días, el inteligente y bastante extraño en sus procederes Durán y Lleida fue conciso y aplastante en sus palabras. «Entre un Presidente del Gobierno y un ciudadano que está en la cárcel, creo en el Presidente del Gobierno». Bárcenas, bueno es repetirlo, no está encarcelado en Soto del Real por sus llamados «papeles». Causa estupor que Cayo Lara no le haya exigido a su compañero de hoces y martillos Valderas que exija la comparecencia de Griñán para explicar lo de los ERE en Andalucía, cuyo montante estafado a los trabajadores en paro conforma una cifra estremecedora. Pero en el caso de que lo hubiera demandado, Griñán daría su versión, no la de Morante de la Puebla. Luis Bárcenas está en prisión porque no ha sabido explicar, ni justificar, ni ofrecer una documentación diáfana del origen de su inmensa fortuna en Suiza. Los «papeles» están en discusión. Repartió sobres en euros cuando estaba vigente la peseta, no puede mostrar los recibos, y no consigna en sus famosos papeles los ingresos y la parte proporcional que –según parece– aterrizaba en su particular bolsillo. Unos papeles los escribe cualquiera. Hace más de un decenio, el empresario barcelonés Javier De la Rosa, apuntó más alto, y amenazó con involucrar al Rey en un tejemaneje supramillonario en el que Don Juan Carlos nada tenía que ver. Habló con el viejo José Manuel Lara, vecino de inmueble, de sus papeles, y Lara, que era más listo que el inventor de la listeza, dio su veredicto. «Javier, tienes menos papeles que John Wayne de cupletista».

Bárcenas ha demostrado ya que es un mentiroso. Actúa con el impulso arrebatador de la venganza, que es impulso cegador e inconcreto. Rajoy, en ocasiones, parece tener menos carácter que el mítico duque de Osuna. «Las venas con poca sangre, los ojos con mucha noche». No lo disculpo. Creo que tendría que haber hablado hace tiempo y sin miramientos. Pero confío en Rajoy y nada en Bárcenas, como creí más en Felipe González que en Javier De la Rosa, faltaría más. Lo que haya de cierto o de invento, o de omisión o de fantasía en esos papeles tan raros se aclarará muy pronto. Y Bárcenas, por supuesto, es todavía un presumible delincuente hasta que la Justicia no demuestre lo contrario. Pero en cualquier caso, el Presidente del Gobierno ha accedido a hablar para dar su versión, no la que Cayo Lara desea. Exigir la presencia de un político para que exponga la versión de otro sólo se le puede ocurrir al tostón estalinista de Argamasilla. Aunque triunfe su venganza.

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día