¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

Choque anímico

ussia

Reproducimos un artículo de opinión publicado en el diario La Razón y escrito por Alfonso Ussía, socio de honor de Círculo Ahumada.

Un número considerable de mis gentes preferidas, es decir, de mis lectores, creen que las historias o anécdotas que incluyo en los artículos para adornarlos y hacerlos más sonrientes, son producto de mi invención. Les confieso humildemente que en su mayoría responden a la realidad, y que carezco de la imaginación precisa para crear sucedidos tan divertidos y extravagantes. Se habla del Hijo Pródigo, un perfecto sinvergüenza al que se le trata excesivamente bien. En el Hermitage de San Petersburgo se puede admirar el abrazo del padre generoso al fresco de su hijo ante la mirada despectiva del hijo normal, trabajador y obediente. Y escribo que se puede admirar porque lo firma Rembrandt, al que mi querido Antonio Mingote definía siempre entre exclamaciones: «¡Joé, qué tío!».

«Gusgús» Morani, uno de los lugartenientes de Capone, no fue tan bondadoso como el padre de la Parábola. Su hija se largó con Pietro Marsi, un pistolero de baja estofa, y una noche del mes de mayo, «Gusgús» los sorprendió en el lecho y acabó con la vida de su hija y de su semental, simultáneamente. Ni la exagerada bondad y capacidad de perdón de uno ni la brutalidad del otro. Lo preferible es un término medio, una frialdad manifiesta sin perder la cortesía que impone una buena educación. En resumen, el saludo de Aznar a Rajoy y viceversa a la llegada del actual Presidente del Gobierno al campus de FAES. Término medio, si bien más cercano a la actitud de «Gusgús» Morani que a la del padre del Hijo Pródigo.

Rajoy fue con Aznar ministro de casi todo, y después de ministro, sucesor a dedo. Esa larga relación y posterior muestra de confianza exige una cierta cordialidad en público. Pero no. José María Aznar tiene muchas y reconocidas virtudes, pero no destaca entre ellas la de la simpática espontaneidad. Es seco. Y Rajoy, que es más abierto y con más sentido del humor que Aznar, cuando está enfadado también se le nota. Hubo un momento en el saludo en el que pudieron volar collejas y pellizcos dolorosos. Sus manos se mantuvieron unidas unos pocos segundos, como si estuvieran sudadas y a los dos les diera bastante asco el pringue rezumado de sus respectivos miembros. Y el paseo hacia el edificio en nada se asemejó al que protagonizaron el barón Von Trapp y María desde la pérgola del jardín hasta las puertas del castillo, al menos, en la versión de «Sonrisas y Lágrimas». Entre dos jabalíes de Sierra Morena se pueden dar gestos y gruñidos más afines a la cordialidad que entre Aznar y Rajoy en los tiempos actuales. Animadversión absoluta, recelo de piel y ausencia de química entre los dos seres deambulantes. Como aquel tío rodeado de sobrinos que inesperadamente le arreó una bofetada a uno de ellos. Y la madre del niño agredido que preguntó: –Tío, ¿ por qué ha pegado al niño?–; –porque es muy feo y me da mucho coraje–. Una situación insalvable.

Posteriormente, en sus intervenciones, se demostró que la brecha sigue abierta y que han saltado los puntos de sutura. Aznar, a su manera le dijo a Rajoy que no está gobernando bien, y Rajoy, a la suya, le dijo a Aznar que tuviera paciencia y aguardara al final de la legislatura para analizar los resultados de su Gobierno. En mi opinión, Aznar tiene toda la razón al pedir un considerable consuelo fiscal, y Rajoy no desatinó rogándole a su mentor más serenidad. Lo fundamental no estuvo en el aula, sino en el saludo del jardín. Nunca volverán a ser dos corazones latiendo al unísono, como escribió Pelhan Grenville Wodehouse.

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día