¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

El polonio

hervastamaño

Publicamos un artículo de opinión de nuestro querido colaborador el coronel médico Dr. Francisco Hervás Maldonado.

El polonio, además de ser el marido de la 'Polonia, es el elemento número 84 de la tabla periódica de los elementos, elegantemente descrita en sus inicios por Mendeleev y hoy en día algo modificada. Es un elemento radiactivo, de vida efímera. Especialmente peligroso es el isótopo 210 del polonio, que se utiliza – entre otras cosas – para matar al prójimo. El polonio fue descrito por Mme. Curie, polaca de origen, y a dicho origen debe su nombre.

Dos envenenamientos por polonio se han hecho célebres en los últimos tiempos, uno seguro y otro probable. El seguro es el de Litvinenko, quien en una carta culpaba a Putin de su muerte. Ya saben lo que decía Putin cuando le preguntaban en el colegio "niño, ¿quién es tu padre?" y él, orgulloso entonces, iba y contestaba: "yo soy un hijo de Putin". Luego vinieron las aficiones y el mando, pero esa es otra historia. El envenenamiento probable es el de Yaser Arafat, aunque ese va a ser más difícil de probar, dada la manía que tienen los restos cadavéricos de no decir oste ni moste, sino de dar solo alguna que otra pistilla suelta.

¿Y qué pasa cuando te envenenan por polonio? Pues lo mismo que cuando haces la declaración sobre la renta, que te pones mohíno. Sí, estás tristón, deprimido y flojo, al menos en una fase inicial, que dura más o menos dependiendo del polonio que hayas zampado. Luego vienen los vahídos las náuseas, los vómitos, la descomposición diarreica... Igual que si te pones tonto a mejillones en plena marea roja, igual que si te tomas una mayonesa de esas de pueblo, hecha con huevos corruptos, igual que como me vi yo una vez en pleno vuelo transoceánico, volviendo de las américas, tras tomar unos dulcecitos que me ofreció una íncola con todo afecto y sonrisas. Mi mujer – que es lista como un premio nobel – ni los probó. Yo siempre fui muy crédulo, lo cual supone una ventaja: vives feliz; pero posee igualmente un mal efecto secundario: te toman el "tupé" y, si te descuidas, acabas con la "jeró" perdida. Afortunadamente a mí me envenenó un humilde estafilicoco dorado, o mejor dicho, su enterotoxina. Si llega a ser el polonio, hoy se me recordaría en la Misa de siete. El hecho es que cuando estás en pleno vaciado físico y mental, en el envenenamiento por polonio, te dices para ti: "¡cago'n la! ¿quién habrá sido el cabronazo que me ha envenenado?"

Pero puede que no te haya envenenado nadie. Es más, lo probable es que te hayas envenenado a ti mismo, en una especie de "self-service" intoxicador. ¿Y por qué?, que diría cualquier nieto acosador de abuelos incautos; con toda la razón del mundo, por supuesto. Pues por fumar. El tabaco, en muchas ocasiones, contiene polonio, pues no siempre los abonos de la planta del tabaco son los ideales, sobre todo cuando se utilizan fertilizantes a base de fosfato. Al ser la cantidad pequeña, el resultado esperable es el cáncer de pulmón. Mueren varios miles de personas cada año como consecuencia de la

ingestión de polonio con el fumeque. No estoy seguro de si habrá que pasar un geiger por los cigarrillos de Eurovegas, si es que finalmente dejan fumar allí. A cualquier médico esto le parece un disparate. Bueno, a cualquier médico que estudie, que "en este mundo hay gente pá tó". Es una barbaridad fumar, con y sin polonio, al igual que es una barbaridad beberse un cántaro de ginebra cada tarde o hacer "balconing" en los hoteles. Sin embargo, hay gente que estima muy poco su vida y lo hace.

Pero no solo hay polonio en el tabaco. También lo encontramos en algunas carnes, como las que los paisanos te ofrecen algunos parajes nórdicos (reno y caribú, principalmente), que ellos no prueban y sí se las endiñan a algunos turistas incautos. Aunque otras veces, las carnes siguen un estricto control sanitario. Por tanto, cuando visiten Laponia, no coman jamás en sitios apócrifos, sino en lugares serios y de confianza. Y en el mar hay polonio para enterarse. Algunos tipos de pescado, mariscos, algas y, sobre todo, mejillones, lo contienen. Normalmente en cantidades ínfimas y no tóxicas, pero por eso lo mejor es ir a tu pescadero de cabecera o a un restaurante de confianza. Lo de las ventas domiciliarias, las furgonetas de no se sabe quién, etc., resulta, cuando menos, sospechoso. Bien, esta es una norma para todo, pues así no compraremos verduras o frutas regadas con aguas tóxicas o residuales, sino productos bajo control sanitario, que hoy en día no se puede ser tan confiado como yo soy, pues te expones a un susto, cuando menos.

Igualmente hay polonio en arenas de playa que contengan torio, pero en cantidades nada peligrosas, pues no llegan casi ni a trazas. Lo mismo sucede en algunos objetos, como los cepillos que usaban los fotógrafos antaño para eliminar la energía estática, cuando limpiaban sus cámaras, o como fuente de energía termoeléctrica en los satélites.

Yo veo últimamente a alguna gente con cara de estar empoloniada, como esos ocupantes de fincas andaluzas (y sobre todo sus líderes), a los que les veo muy mala cara. Tampoco le veo buena cara a los de ciertas autonomías, que "viven sin vivir en sí y tan alta vida esperan que yo no sé si quisieran, seguir así o malvivir". Yo creo que echan un poloniazo al brasero y huelen con frenesí. También van sobrados de polonio varios jueces que conozco, señorías femeninas incluidas, a quienes "se les va la olla" con más frecuencia de lo que fuera menester. Digamos que todos ellos están en el prepolonio: mohínos, dudosos y demacrados, no sabiendo si ir por aquí o por allí.

¿Y qué deben ustedes hacer? Olvidarse del asunto, salvo que sean o hayan sido espías, fumadores de opio, Fidel Castro y allegados, políticos de baja ralea o redactores del "New York Times", donde – como es bien sabido – se fumaba mucho y mal. ¡Ah!, me olvidaba: tengan cuidado si son políticos de la Comunidad de Madrid, que quieren que se fume mucho.

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día