¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

¿Es que ya toca…?

Publicamos un artículo de opinión de nuestro querido colaborador el coronel médico Dr. Francisco Hervás Maldonado.

Este país es precioso, se come muy bien y suele tener un clima envidiable, se podría vivir de fábula aquí, pero no. Resulta que se vive mejor en Finlandia, por ejemplo, con un paisaje monótono en general, una comida execrable y un clima de angustia. ¿Y por qué se vive mal aquí? Bueno, la causa es compleja. Ciertamente nuestros políticos son endebles y egoístas, azuzadores y no sedantes de la población, amén de otras cositas que todos sabemos. Pero esa no es la causa. Verdad es que nuestros banqueros se inspiran en los bandoleros del XIX para sus actuaciones, esos bandoleros que la Guardia Civil hubo de llamar al orden bajo la dirección del Duque de Ahumada. Sin embargo, tampoco es ese el motivo. Ciertamente, hay mucha gente que confunde la función o el servicio con la propiedad, tanto en empresas como en institutos. Aunque, si quieren que les sea sincero, tampoco creo que sea esa la razón.

La verdadera razón es – creo yo – un virus no descrito, que campa por nuestros lares y que yo llamaría con el nombre de Puñeterix perpetuae, un virus que afecta a todo ser vivo del suelo patrio. Además, se liga al ADN y es heredado desde tiempos inmemoriales.

Me remonto al yacimiento de Atapuerca. Allí ya se demostró que los íncolas de antaño eran caníbales. Ahora ya no llegamos a tanto, porque con el paso del tiempo el virus se ha refinado, centrándose en la sana reyerta, el manguis y los ajusticiamientos cíclicos, más o menos camuflados.

Aquí vinieron celtas e íberos, que se majaban a palos. Bueno, algunos hacían el amor en vez de la guerra, y de ahí nacieron unos celtíberos monísimos a los que se cepillaron a medias entre los romanos y los cartagineses. Bien, eso sin contar a los griegos, porque estaban ocupados en sus negocios. Esos fueron quienes dieron la primera teórica del comercio desigual allí por Emporion, la moderna Ampurias.

Pero los romanos también se peleaban entre sí, César contra Pompeyo, por ejemplo, en nuestra tierra. Aunque al menos ya no se comían los unos a los otros. El virus Puñeterix había evolucionado, gracias a Dios. Ahora bien, como el territorio era un primor, vinieron los bárbaros, hartos de no lavarse, y se enzarzaron entre sí: suevos contra vándalos, vándalos contra alanos... y al final, los godos, más brutos que todos ellos juntos, se hicieron con el poder. No, no se ponían de acuerdo, cambiaban de rey godo cada lunes y cada martes, de un modo expeditivo: el que quería ser rey le atizaba un espadazo al titular y se lo cargaba. A los otros les hacía gracia, celebrándolo dando golpes con las espadas en los escudos. Una especie de tam-tam visigótico.

Luego ya se sosegaron un poco e incluso Recaredo se hizo cristiano. Pero aquello estaba soso y entre el conde Don Julián y el obispo Don Opas, retornaron las violencias con el concurso arábigo-mogrebí. Una maravilla, al fin orden. Bueno, salvo el bestia de Don Pelayo, que disentía y decidió hacerse independiente sin necesidad de referéndum. Y ahí estaba el Califato de Córdoba al quite, con un dictador llamado Almanzor, al que le peinaron en Calatañazor, tras sus múltiples victorias. Pero claro, se murió, cosa frecuentísima entre los seres vivos, y entonces se sublevaron las autonomías disfrazadas de reinos de Taifas. Mientras tanto, los cristianos ¡venga a unirse y unirse!, hasta que acabaron expulsando a los islámicos. ¡Qué bien, al fin paz y concordia!

Pues no, resulta que entonces, como ahora, les iba la marcha: que si los comuneros, que si los moriscos, que si las colonias, que si la guerra de sucesión, etc., etc. Total, que los franceses decidieron venir aquí a ver qué sacaban. Craso error, pues lo único que sacaron fueron disgustos y dolores de cabeza, y de rebote, la caída del imperio napoleónico. Ahí si hubo acuerdo en echarlos, porque a nosotros nos gusta canearnos entre los de casa, pero no con extraños, que hablan lenguas bárbaras y no saben cagarse en diez y llevarse una.

El frenesí de la leña fue el siglo XIX, con más guerras que días y una primera república caótica, posiblemente pensada por alguno de nuestros artistas de antaño. Una república de diseño, sin duda. Además, los carlistas e isabelinos, las guerras coloniales, los bandoleros y otros muchos activos y eméritos de la greña. Y claro, la Guardia Civil no daba abasto a tanta demanda de orden y concierto. Hubo que aumentarla más y más, porque eso era el rayo que no cesaba.

Y el XX no le quedó a la zaga. Empezó con la guerra de áfrica, siguió con motines varios, continuó con las algaradas republicanas, la segunda república y la guerra civil. Ahí no paró la cosa, pues se logró una buena exportación vírica a áfrica (Ifni, Sahara...) y para que no se aburrieran nuestras fuerzas de seguridad, las bandas organizadas: ETA, GRAPO y compañeros de violencia. Vino la democracia, y eso ya sí que fue la jaula de grillos, con más leyes que habitantes y sin cumplir en su totalidad ninguna de ellas, o mejor dicho, interpretándolas cada cual a su antojo y querer. Resulta que el artículo 8 de la constitución, por poner un ejemplo, dice que las fuerzas armadas han de defender la unidad de la Patria y el orden constitucional, pero el 97 dice que no, que lo que tienen que hacer es obedecer a los políticos, y gracias a la ley orgánica de derechos y deberes, así como a la próxima ley orgánica de disciplina militar, el militar ha de quedar como pretendían dejar a Don Mendo: sordo, mudo, manco y ciego. ¡Qué cosas!

Yo comprendo que ante este panorama, algunas asociaciones de la Guardia Civil no quieran ser militares, pues les gustaría poder usar su cabeza para pensar, además de para peinarse. Pero están equivocados. Si dan la lata en otro lado, van y los militarizan, como ya hicieron con los controladores aéreos. Por tanto, al menos así les impresionas un poco, siendo militares. Y es

que, además hay otra razón: como aquí cíclicamente nos caneamos, más nos vale estar armados, con orden y calidad de mando.

Y esto nos lleva a la pregunta inicial: ¿es que ya toca zurrarnos? Esa impresión da, a juzgar por los acontecimientos. Ahora bien, en este país puede pasar cualquier cosa: a lo mejor dentro de tres días nos estamos dando besos apasionados. Es cosa del virus Puñeterix perpetuae.

Seamos pacientes, aquí hasta los monos se atizan sin cesar. Vayan a cualquier zoológico y lo verá. Los monos de zoológicos extranjeros son mucho más calmados. Es el virus, es el virus, un virus sin vacuna posible. Paciencia...

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día