¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

UNA NUEVA ÉPOCA, ¿UNA NUEVA ESPAÑA?

FHERVAS copia

UNA  NUEVA  ÉPOCA,  ¿UNA  NUEVA  ESPAÑA?  

Francisco  Hervás  Maldonado,  Coronel  Médico  

Su  Majestad  el  Rey,  Don  Juan  Carlos  I,  ha  abdicado  en  la  persona  de  su  heredero  e  hijo,  el  Príncipe  de  Asturias,  futuro  Felipe  VI  de  España,  si  las  cosas  suceden  tal  como   esperamos  la  mayoría  de  los  españoles.  Ello  debe  invitarnos  a  efectuar  algunas  reflexiones,  pero  sobre  todo  ha  de  llenarnos  de  ilusión  por  el  futuro,  pues  ese  futuro  lo  vamos  a  construir  entre  todos,  bajo  el  liderazgo  de  un  hombre  muy  bien  preparado  y  con  una  especial  sensibilidad  hacia  la  unidad  del  pueblo  español.  

Yo  tuve  el  honor  de  saludar  al  todavía  Rey  Juan  Carlos  I  en  dos  ocasiones.  La  primera  fue  cuando  me  entregó  mi  despacho  de  Teniente  Médico,  a  primeros  de  julio  de  1978.  Tras  el  acto,  celebrado  en  las  instalaciones  de  la  entonces  Escuela  Politécnica  del  Ejército,  donde  nos  juntamos  médicos,  veterinarios,  jurídicos  e  interventores,  se  sirvió  un  vino  español,  en  el  que  el  Rey  fue  saludándonos  uno  a  uno  a  todos  los  nuevos  tenientes  y  nuestras  familias.  Allí  le  dijo  el  General  Amaro,  a  la  sazón  director  de  la  Academia  de  Sanidad,  que  en  breve  me  iba  a  casar,  ante  lo  que  me  sonrió  y  me  felicitó  dándome  un  abrazo,  diciéndome  en  voz  baja:  “para  torear  y  casarse,  hay  que  arrimarse”.  No  era  mal  consejo.  También  para  gobernar  hay  que  arrimarse,  y  no  dejar  que  las  cosas  se  arreglen  solas.  La  segunda  vez  fue  a  finales  del  pasado  siglo,  cuando  se  celebró  el  centenario  de  la  creación  del  Hospital  Militar  Gómez  Ulla,  fundado  por  su  bisabuela,  María  Cristina  de  Habsburgo  y  Lorena,  Reina  regente,  tras  la  muerte  del  Rey  Alfonso  XII,  de  quien  era  su  segunda  esposa  y  madre  de  Alfonso  XIII,  hijo  póstumo  de  Alfonso  XII  y  rey  desde  la  cuna.  Allí  fue  un  saludo  más  rápido,  pues  estábamos  muchísimos.  Además,  en  esta  segunda  ocasión  le  acompañaba  la  Reina  Sofía.  

La  impresión  que  tengo  de  Don  Juan  Carlos  I  es  que  ha  sido  un  hombre  con  dos  grandes  virtudes:  una  gran  paciencia  y  una  notable  humildad,  adornadas  ambas  de  un  grandísimo  amor  a  España.  Son  estas  dos  virtudes  propias   de  los  grandes  hombres.  La  soberbia,  por  el  contrario,  tan  común  en  la  mayoría  de  los  líderes  políticos,  es  un  detalle  de  bajeza  que  produce  rechazo  y  les  suele  llevar  a  estrellarse  más  pronto  que  tarde.  La  impaciencia  es  signo  de  inmadurez,  de  incapacidad  para  gestionar  la  cosa  pública  y  de  falta  de  ideas,  cuando  no  torpeza.  

Al  todavía  Príncipe  de  Asturias  no  he  llegado  a  saludarlo,  pero  tengo  la  impresión  de  que  posee  igualmente  esas  dos  grandes  virtudes:  paciencia  y  humildad.  A  eso  hay  que  unir  una  especial  preparación  y  gran  capacidad  de  sacrificio.  Yo  estoy  orgulloso  de  que  vaya  a  ser  nuestro  Rey.  Y  no  lo  tiene  fácil.  En  primer  lugar  por  la  pléyade  de  mangantes  disfrazados  de  políticos.  Pero  es  que  hay  varios  iluminados  que  creen  estar  en  posesión  del  séptimo  arcano  y  la  fórmula  del  éxito  y  felicidad  (para  sus  bolsillos,  naturalmente,  aunque  no  lo  dicen):  los  republicanos,  que  solo  quieren  quemar  iglesias  (con  las  mezquitas  no  se  atreven,  porque  son  bastante  cobardes),  hacerse  con  el  dinero  de  los  bancos  y  de  quienes  lo  tengan  (para  crear  

una  élite  marxista  leninista  llena  de  lujo  y  confort,  como  Hugo  Chávez,  Fidel  Castro,  etc.),  esclavizar  a  la  población  (no  van  a  pagar  ellos  servicio,  por  supuesto),  lavar  el  coco  de  los  niños,  abortar  con  frenesí  y  arramplar  con  cualquier  propiedad  ajena.  Son  los  chorizos  de  asedio  verbal  y  de  obra  también.  Hay  otro  hatajo  de  mangagurcios,  disfrazados  de  nacionalistas  e  independentistas.  Estos  son  todavía  más  peligrosos,  pues  solo  quieren  robar  en  el  resto  de  España,  mientras  que  en  sus  cortijos  autonómicos,  consienten  que  roben  todos.  

Y  hay  cosas  que  requieren  una  reforma  urgente.  Por  ejemplo,  la  ley  electoral,  las  Fuerzas  Armadas,  la  Educación,  la  Sanidad  e  incluso  la  Constitución.  Si  se  optara  por  una  Constitución  de  tipo  federal,  habría  que  aprobar  todos  y  cada  uno  de  los  estatutos  federales  en  todo  el  territorio  nacional  y  no  solo  en  uno.  Dos  principios  deben  alimentar  cualquier  reforma  constitucional:  hemos  de  reforzar  la  unión  en  lo  fundamental,  aun  admitiendo  gestión  diferenciada  (eso  sí:  bajo  vigilancia  nacional;  es  decir,  que  cada  ley  “autonómica”  ha  de  ser  posteriormente  refrendada  por  el  parlamento  nacional).  Lo  que  yo  no  entiendo  es  el  abuso  de  políticos  e  instituciones  duplicadas  e  innecesarias,  empezando  por  el  Senado,  siguiendo  por  las  diputaciones  y  terminando  por  las  empresas  públicas  y  los  asesores.  Lo  del  Ayuntamiento  de  Madrid,  en  cuanto  al  número  de  asesores,  es  un  escándalo,  por  poner  un  ejemplo,  aunque  hay  tantos  ejemplos  que  no  pararíamos.  Y  luego  viene  el  tema  de  los  sindicatos.  Yo  no  quiero  pagar  con  mis  impuestos  a  instituciones  sindicales,  ni  creo  que  la  inmensa  mayoría  de  los  contribuyentes  quiera.  El  segundo  tema  de  interés  en  una  reforma  constitucional  es  garantizar  la  libertad  de  los  españoles.  Esto,  que  parece  una  obviedad,  actualmente  no  está  garantizado.  No  se  protege  la  libertad  de  pensamiento  religioso,  la  libertad  de  enseñanza,  la  libertad  de  elección  sanitaria,  la  libertad  de  empresa,  la  libertad  de  asociación  en  determinados  colectivos  (como  los  militares),  la  libertad  de  compra,  etc.  

Una  nueva  época  se  nos  avecina.  Es  una  época  llena  de  golfos  rampantes  que  quieren  aprovechar  la  situación:  “a  río  revuelto,  ganancia  de  pescadores”.  Pero  también  hay  buena  gente.  Son  personas  que  no  conocemos,  gentes  honradas  y  capaces,  dispuestas  a  dar  lo  mejor  de  sí  mismas  en  bien  de  nuestra  querida  España,  de  sus  gentes,  de  sus  pueblos  y  regiones,  de  sus  riquezas  y  competencias,  de  sus  posibilidades  y  capacidades.  Me  permito  llamarle  Majestad,   tenemos   una  gran  confianza  en  Usted.  Su  número,  el  seis  –  Felipe  VI  –  es  más  que  un  número  perfecto,  pues  la  suma  de  sus  divisores  es  igual  al  producto  de  los  mismos  y  al  mismo  número:  1+2+3=  1x2x3=  6.  La  cábala  no  puede  ser  mejor.  Esperemos  que  se  cumpla.    

Don  Felipe,  sepa  Usted  que  tiene  una  magnífica  Guardia  Civil  a  su  disposición,  una  Fuerzas  Armadas  que  están  orgullosas  de  su  mando,  una  Policía  Nacional  llena  de  vida  y  dispuesta  a  trabajar  por  España.  Majestad,  estamos  todos  a  sus  órdenes.  No  tiene  más  que  mandar  lo  que  se  necesite  para  el  bien  de  España.  Sabemos  que  nunca  nos  va  a  dar  de  lado.  Usted  es  nuestra  esperanza,  nuestra  ilusión  y  nuestro  futuro.  

Y  los  caídos  en  defensa  de  España,  víctimas  del  terrorismo,  le  apoyan  desde  el  Cielo,  con  la  firmeza  de  su  heroísmo. 

Francisco Hervás Maldonado

Coronel Médico

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día