¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

La esclavitud en el Sahara español

esclavitud aeme

El dominio del hombre por el hombre ha sido un problema ético que filósofos y teólogos han tratado de analizar para encontrar una razón lógica a su existencia. Aristóteles enfoca el tema de manera que lo presenta como un hecho natural y así afirma: «Está claro que, por naturaleza, unos son libres y los otros esclavos. Y que a estos les conviene la esclavitud y es justa» (La política).

Fue necesario el trascurso de siglos para que las sociedades se desarrollaran de manera que la esclavitud dejara de ser uno de los pilares de sus economías y, sobre todo, del cristianismo y su concepción del hombre como hijo de Dios creado a su imagen y semejanza,  cuya doctrina fue calando en las conciencias de las personas y se impusiera la recta razón en el ordenamiento jurídico de los gobiernos nacionales hasta lograr, al menos en teoría, su desaparición definitiva en 1948 con la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Una declaración no tan «universal» como se pretende, pues la comunidad islámica en la Conferencia Islámica de El Cairo de 1990 dejó muy clara la postura inamovible de lo que debe entender por «derechos humanos» el musulmán: «Todos los derechos y los deberes estipulados en esta declaración están sujetos a los preceptos de la Sharía islámica (Artículo vigésimo cuarto) » y «La Sharía Islámica es la única fuente de referencia para la aclaración o interpretación de cualquiera de los artículos del presente documento (Artículo vigésimo quinto)», últimos artículos del documento.

            La práctica de la esclavitud no fue exclusiva de Occidente, y así nos encontramos que los hombres libres de las tribus saharianas podían poseer esclavos siempre que fueran de raza distinta a la suya, en concreto negros, «morenos», como coloquialmente eran denominados en el Sahara español. Esta situación permaneció inalterable hasta que en la ocupación de Mauritania por Francia y el Sahara occidental por España, el comercio de esclavos decayó en gran medida al impedir que las tribus, en especial los erguibat, realizaran sus grandes gassis hacia Nigeria e incluso al Tchad, lugares donde eran capturados para ser vendidos en los zocos del Draa.

            En el Sahara español las trabas a este tráfico se incrementaron a partir de 1958 al constituirse oficialmente en provincia española, con medidas disuasorias como la prohibición de la circulación, explotación y tránsito de esclavos por la provincia; facilitar y estimular la presencia de niños negros en las escuelas; denegar cualquier reclamación derivada de la esclavitud y favorecer la filiación de negros en las tropas y servicios del estado. El tráfico desapareció, pero pervivió la esclavitud de «vientre» que, contra la afirmación de ciertos autores, no se ocultó premeditadamente a la opinión pública, como demuestra Julio Caro Baroja en su Estudios africanos (Instituto de Estudios Africanos. Consejo Superior de Investigaciones Científicas), publicado en 1955, donde centrando la atención en unas determinadas tribus, hace un estudio del número de esclavos que cada una de ellas posee y su proporción con el de personas libres que la integran. Este es el resultado y las consecuencias que deduce:

            Arosien ______________                  338 hombres  323 mujeres

                                                                      12 negros     15 negras

            Boihat ______________                    578 hombres  462 mujeres

                                                                     6 negros          8 negras

            Ahel Brahim u Daued ___             319 hombres   284 mujeres

                                                                      10 negros       11 negras

            Ahel Chej Ma el Ainin___              152 hombres   144 mujeres

                                                                      12 negros       18 negras

            Ahel Filala____________                     83 hombres     61 mujeres

                                                                       3 negros         15 negras

            «Es provechoso subrayar que en un mundo en el que las mujeres están en proporción de inferioridad numérica con relación a los hombres, esta norma se rompa tratándose de negros. Puede buscársele a esto una explicación de carácter económico. Abolida la trata ya desde hace tiempo y estando en vías de extinción la servidumbre, parece más provechoso cuidar y conservar a la mujer como productora de hijos, que al hombre, de la misma manera que el pastor en la hembra, en la camella, ve una fuente de riqueza mayor que en el camello».

            La continuidad de la esclavitud en el Sahara se vuelve a poner de manifiesto con ocasión de las elecciones municipales de 1964, en el que el censo de la totalidad de los negros esclavos en los centros urbanos y proximidades en un radio de dos kilómetros, según Fernández-Aceytuno, da los siguientes números:

                        Varones                                              480

                        Hembras                                            300

                        Niños/as menores de 15 años           700

                        Que totaliza                                     1.480

            La existencia de la esclavitud en el Sahara español, estimada en un 6% de la población nativa, no se puede negar, fue un hecho, no una opinión; pero también es un hecho que existió porque el pueblo saharaui como cualquier otro de raíces islámicas, era una sociedad esclavista que se mantuvo —al igual que otras costumbres tan vejatorias— por el consentimiento y provecho que sacaron de ella los propios saharauis.  El problema pues, queda circunscrito al sistema de colonización del Sahara (el de asociación), mediante el cual se mantienen separadas ambas comunidades con sus propias costumbres y leyes donde, sin tratar de asimilar a la población indígena se les ofrece las posibles ventajas que pueda aportar la sociedad colonizadora quedando a su libre albedrío aceptarlo o no, así pues los saharauis deben asumir sus costumbres y tradiciones, y aunque es bien sabido que se puede reescribir la historia, en este caso nunca se podrá negar una verdad incuestionable: España no llevó la esclavitud al Sahara, los españoles se la encontraron ya establecida en él, circunstancia que no exime a nuestra nación la responsabilidad moral de haberla mantenido aún de forma limitada, máxime cuando en su Ley Fundamental se declara de confesionalidad católica. Por más que fuera admitida socialmente y ejercida por los saharauis con cierta «humanidad», mantenerla no es otra cosa que la quiebra moral del pueblo que la sostiene, aun cuando se ejerza al amparo político de unas leyes que no serían otra cosa que la cobertura de la degradación humana. Esta sería la responsabilidad moral de España; la real corresponde a los saharauis.

                                                                                                                    César Goas Escribano

                                                                                                                 Coronel de Infantería (R)

                                                      Hermandad de la Agrupación de Tropas Nómadas del Sahara

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día