SARE y ELKARTASUN EGUNA: ¡Corred malditos, corred!

Categoría de nivel principal o raíz: Actualidad Opinión

martxa recorte parot

El próximo 18 de septiembre Sare y ELKARTASUN EGUNA pretenden celebrar en Mondragón una carrera de 31 kilómetros, en recuerdo de los 31 años que lleva encarcelado el asesino Henri Parot, pocos me parecen.

Más allá de decir lo que pienso de quienes se han propuesto homenajear a uno de los asesinos más crueles de la banda terrorista ETA, de uno de los terroristas con más atentados en la macabra historia del terrorismo más sanguinario de España, más allá de que pueda sentir empatía, o no, por quien sufre un trastorno, no puedo olvidar que estos personajes son enfermos, sociópatas, que se caracterizan por un comportamiento antisocial, que se creen impunes debido a que su enfermedad mental no les deja ver más allá, enfermos que infringen las leyes, seres violentos, insensibles al dolor que han provocado y que provocan a las víctimas de sus "valientes gudaris”, esos "valientes cobardes" del tiro por la espalda, en la nuca, los "valientes" del coche bomba, pues eso más allá de lo que pienso de ellos me gustaría pedirles que salgan del antro, del corral y que sean valientes.

Porqué sólo 31, ya que piensan saltarse las leyes, ya que piensan delinquir, que lo hagan por todo lo alto. Ya que piensan ensalzar los crímenes de un carnicero sanguinario, ya que han decidido homenajear a un asesino, hacer apología del terrorista y del terrorismo, ya que han decidido humillar una vez más a las víctimas, ya que han asumido como referente moral la figura de uno de los pistoleros más sanguinarios de ETA, ya que han decidido enaltecer a un terrorista, les pido que sean valientes, y que lo hagan a lo grande.

Si tienen arrestos, huevos, por si por su cortedad intelectual no lo entienden, les pido que salgan del patio de su casa, de su corral, donde les es muy fácil delinquir, porque las autoridades que tienen obligación de perseguir el delito se lo permiten, porque ningún vecino se va a quejar, unos porque son enfermos, como ellos,  psicópatas de libro, otros porque, como son intolerantes y violentos y para evitar problemas, miran hacia otro lado, y otros muchos simplemente porque les tienen miedo; que sean valientes, que salgan de su corral, del gueto, de su zona de confort y que delincan si quieren, que hagan apología del terrorismo si les apetece, pero que realicen, si tienen huevos, sus delitos de odio fuera de su antro, de su cueva, del patio de su casa, de su corral, de su gallinero...

Que sean valientes, aunque les sea dificil porque tienen como referentes morales a verdaderos cobardes, que se mean y se cagan literalmente cuando son detenidos y que hagan esos treinta y un kilómetros con los que piensan homenajear al asesino, en Zaragoza o en cualquiera de los pueblos donde fueron enterradas cada una de las víctimas que se le atribuyen al carnicero Parot.

Que estos malditos sean valientes y que corran, si, pero no sólo 31 kilómetros, que corran 82 km, uno por cada víctima mortal del cobarde "gudari", que corran, si, pero 4800 kilómetros, que lo hagan sin parar, uno por cada uno de los años que le fueron impuestos por las 26 sentencias condenatorias al “maldito héroe-asesino” que pretenden homenajear.

Estos indeseables que pretenden homenajear a un asesino, no son más que necrófagos sociales que se retroalimentan del odio, de su propia intolerancia y del miedo que han provocado sus referentes terroristas, son una parte enferma de la sociedad, son la gangrena de nuestra democracia, a la que hay que atajar para que no se extienda y acabe con ella.

Estos sociópatas, son una incongruencia en Europa, juegan y se valen de la debilidad de un Gobierno español, que confunde interesadamente la humillación a las víctimas, la apología del terrorismo con una inexistente libertad de expresión, unos sociópatas que en España pastan a sus anchas, que practican de forma continua la humillación a las víctimas del terrorismo, una actitud que no se les permitiría en ningún otro país de nuestro entorno. Son delicuentes, ya que según Europol, el terrorismo islámico y las actividades terroristas vinculadas a la  extrema izquierda son actualmente las principales amenazas criminales de la Unión Europa, son con su discurso de odio, su enaltecimiento del terrorismo y su continúa humillación a las víctimas, una amenaza criminal para la sociedad española y europea.

Estos enfermos mentales son una vergüenza para nuestra sociedad, porque son ruines e inconvenientes, una ignominia social, una ofensa pública que atenta contra el honor y la dignidad de las víctimas del terrorismo y de la sociedad en general, representan el deshonor y el descrédito de quien ha perdido el respeto a los demás, son los más indignos miembros de la sociedad a la que dicen pertenecer, que después de alegrarse y enaltecer a quienes nos dispararon por la espalda, a quienes intentaron con el terror acabar con nuestro Estado de Derecho, pretenden darnos clases de democracia.

Que sean valientes, que corran, sí, pero no 31, sino 4800 kilómetros y con un poco de suerte, nos hacen un favor y se salen del mapa para no volver, que corran, sí y que la justicia les pare en seco y que las autoridades que tienen la obligación de perseguir todos los delitos, pero especialmente los de odio, los de humillación a las víctimas del terrorismo, les detengan y les encierren, para que puedan estar cerca de su referente moral, el asesino Parot.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia Civil (RETIRADO por accidente en acto de servicio)

Imprimir