hospimedica2

EN DEFENSA DE LA CONSTITUCIÓN, EN DEFENSA DE ESPAÑA

cuesta

Pocas instituciones representan mejor que la Guardia Civil la defensa de un binomio imposible de entender por separado: España y su Constitución. Pocas instituciones han entendido de una manera más honrosa el doble sentido de esta necesaria unión de conceptos: porque España ha de ser un país de libertad y esa libertad no podrá serlo sin un marco normativo consensuado y fuerte como la Constitución Española, nacida de uno de los mayores ejemplos de conciliación internacional de toda la historia: la Transición Española. Y pocas instituciones han demostrado en mayor grado su respeto y amor por ambos conceptos: por España y por la libertad.

Por eso es un inmenso honor poder unirme en este XXXIII Aniversario al Círculo Ahumada de Amigos de la Guardia Civil. Porque no puede haber mayor orgullo que el de sentirse amigo de aquellos que arriesgan su vida por defender España y su Constitución. Que el de unirse a quienes han derramado su sangre por salvar nuestras vidas y libertades -las de todos- frente a lacras terroristas como ETA. Que el de sentirse parte de aquellos que muestran día a día su lealtad a la patria destapando y persiguiendo a aquellos que desafían los dos conceptos de forma simultánea: España y la Constitución.

Hoy vivimos días decisivos. Y lo son para España y para la Constitución. Días en los que quienes más deberían mostrar un ejemplo de lealtad y constitucionalismo pisotean con indultos la esencia de nuestra Carta Magna y de la defensa de la patria. Días en los que se esgrime la convivencia como escaramuza intelectual para salvar Gobiernos y cargos a cambio de pisotear derechos y libertades. Días en los que partidos sin escrúpulos ni principios buscan un único fin: seguir mandando aunque sea a costa del deterioro de nuestra convivencia, el debilitamientos de nuestra Constitución y el insulto a nuestra Justicia.

Por eso es hoy más decisiva que nunca la labor de instituciones como la Guardia Civil. Porque su ejemplo de adscripción sin fisura a la legalidad y la Constitución se convierte en un freno al abuso político. Porque cuando los partidos hacen uso del despotismo y abuso de su poder, son las instituciones las que deben apuntalar el cumplimiento efectivo de los derechos y libertades. Y la Guardia Civil ha dado buena muestra de ello: lo ha hecho evitando que el ataque político a un coronel -Pérez de los Cobos- o la intromisión en una investigación -la del CDR terrorista- frustren su decisiva función de perseguir el delito y a los delincuentes. Y ese es exactamente el mandado constitucional. El de que las instituciones mantengan la neutralidad política en defensa de la población, de los derechos y libertades de los ciudadanos y en defensa de la misma patria. En defensa de España.

Son quienes atacan la Constitución quienes desafían ese principio básico de convivencia: el de que el respeto de los derechos y libertades se garantiza con el cumplimiento de las penas de quienes incumplen las leyes y delinquen.

Y somos muchos más, constitucionalistas y patriotas, patriotas y constitucionalistas, quienes damos las gracias a la Guardia Civil por su ejemplo diario y sacrificado de haber entendido mucho mejor los dos conceptos -España y la Constitución- que algunos de los delincuentes que los combaten y de los políticos que se lo permiten.

CARLOS CUESTA ARCE

PERIODISTA

SOCIO DE HONOR DE CIRCULO AHUMADA


Imprimir   Correo electrónico