¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

LA OTAN DESPUÉS DE TRUMP

Marín Bello Crespo General de Brigada de Infantería R

Aún está demasiado reciente el relevo en la Casa Blanca entre Donald Trump y Joe Biden como para evaluar lo que es, y más aún, lo que será la OTAN tras el primer y único mandato del presidente saliente o, mejor dicho, durante el mandato del entrante.

Más bien habría que hablar, en estos momentos, de cuáles serán las líneas básicas de la política exterior norteamericana a partir de ahora respecto a China, Rusia, Irán y los diversos países de Oriente Próximo, Oriente Medio y el Pacífico y, en el caso de Europa, hacia todos y cada uno de los países aliados, desde Noruega hasta Turquía, dos países miembros que presentan realidades políticas y sociales muy diferentes.

Tres percepciones distintas

Para los europeos, la OTAN es, por antonomasia, ¨la Alianza”. Esto es, el soporte militar de la prosperidad y del modo de vida de los europeos occidentales desde su creación en 1949 y, desde la caída del muro, de muchos europeos orientales también. Los primeros la consideraron  una barrera esencial, si no la única, contra la intimidante amenaza de la URSS, heredada ahora por Rusia a una escala tan diferente que hace más relevantes y dignos de atención otros problemas para su seguridad – el terrorismo yihadista y la piratería en el Cuerno de África, por ejemplo-, y los segundos, como un seguro de soberanía y de libertad frente al comunismo y también a la Rusia, comunista o no, de la que acababan de liberarse y cuya vuelta no desean de ningún modo.

La amalgama y la armonía entre estas dos percepciones no es tan fácil de conseguir como parece. Para los países europeos orientales y los bálticos el poderío de la OTAN es, fundamentalmente, la garantía del paraguas militar de los Estados Unidos y un foro de pertenencia a una comunidad europea muy diferente al antiguo corral comunista. Para los socios anteriores a 1989, una cómoda póliza de seguros que sustituye con ventaja no sólo al esfuerzo incomparablemente mayor que tendrían que realizar si decidieran constituir en serio una defensa genuinamente europea independiente del gigante militar estadounidense, y eso por no hablar de los problemas que suscitarían las cuestiones de mando, control, estructuras y asuntos varios si tuvieran que ser discutidas entre veintiocho países soberanos si los Estados Unidos no estuvieran dentro y,  Brexit mediante, el Reino Unido tampoco.

¿Y qué significa para los norteamericanos? Para ellos, la OTAN es una alianza muy importante en su costado atlántico, una más que sumar a las que ya tienen en otras partes del mundo con otros actores geopolíticos, en Asia y en el Pacífico, desde el Mar del Japón hasta el Mediterráneo. Alianzas contra diferentes adversarios: el terrorismo internacional, el activismo islámico, el expansionismo chino en el Mar de China y su gravitación sobre los países del Sudeste Asiático y las Filipinas, la presencia y la actividad iraní en Oriente Medio y Próximo, etc. En fin, la multitud de tensiones y conflictos que asume como autoproclamado gendarme de la estabilidad mundial frente a sus rivales en la pugna por la hegemonía: la ascendente China y la perturbadora Rusia.

La OTAN después de Trump

En este contexto, Trump ha sido señalado casi siempre como hostil a la Alianza, a la que ha tachado en ocasiones de “obsoleta”, fustigando con su peculiar estilo a los europeos por no realizar los aumentos presupuestarios   que les corresponden para aliviar la contribución económica americana al esfuerzo común, entre ellos dedicar a la defensa al menos el dos por ciento de su PIB, como acordaron en 2006.

 La llegada de Biden al Despacho Oval, sin embargo, ha sido saludada por la nube mediática europea como el inicio de una nueva era en las relaciones transatlánticas, supuestamente en riesgo durante el mandato de Trump, que sin embargo no había realizado, fuera de sus palabras, ningún cambio que afectara al “transatlantic link”. En este sentido, el 20 de marzo pasado, en la reunión de ministros de Exteriores de la Alianza, el nuevo Secretario de Estado USA , Anthony Blinken, señaló que había viajado a Bruselas para “reconstruir las asociaciones de Estados Unidos primero, y ante todo, con nuestros aliados de la OTAN”. No obstante, el Secretario General de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, ya había anunciado en junio de 2020 el comienzo de un proceso de reflexión de la organización para el 2030, cuyo objetivo sería conseguir en ese horizonte una Alianza “más fuerte militarmente, más unida políticamente y más global”.

Está por ver cuál será el tono de los cambios que tendrán lugar en ese periodo en América del Norte (Canadá es el otro socio americano en la organización), en Europa y en el mundo, y cuáles serán las decisiones que los treinta socios actuales y los que puedan sumarse hasta entonces puedan tomar por consenso en consonancia con tales cambios. A mi juicio, además de los dos pilares situados a ambos lados del Atlántico que sostienen la cinta de la unión, existe un tercero que debe en todo caso conservarse firme e incólume. Este pilar básico es el consenso en la toma de decisiones, acompañado por el mantenimiento a toda costa del papel del Secretario General como servidor de los dueños de la Alianza y no como supuesto líder de los mismos. Y esta cuestión no es en absoluto baladí, porque tengo la impresión de que   los ciudadanos de los países miembros en general, y los españoles en particular, no tienen una idea clara de la misma.

En la OTAN todas las decisiones políticas no se toman por mayoría, sino por consenso entre los Estados miembros, con la misma fuerza en el voto de cada uno. Es decir, vale lo mismo la opinión de Luxemburgo que la de los Estados Unidos a la hora de emprender, por ejemplo, una operación. Y si cualquier país miembro decide no emprenderla, los otros veintinueve pueden ir al escenario del conflicto o de la crisis con sus banderas, pero la OTAN como tal no irá. Otra cosa son las fuerzas o los medios, militares o no, con que concurran los Estados. Es indiscutible que al inicio de los debates las posturas son diferentes, y que con un número tan crecido de miembros,  el consenso crea problemas, pero la larguísima experiencia adquirida desde 1949 ha dotado a la OTAN de una pericia inmensa para superarlos, haciendo confluir esas posturas hacia una decisión aceptada por todos, y esa solidez en el reconocimiento de la soberanía de las naciones  ha sido esencial para  derrotar al Pacto de Varsovia sin disparar un tiro, y ha significado el triunfo de la libertad sobre la opresión y la clave del prestigio de la Alianza.

Parte de este pilar, y capital en su buen funcionamiento, está la figura del Secretario General, servidor de todos y cada uno de los Estados soberanos firmantes del Tratado de Washington. Ni una sola de sus palabras ha sido nunca ajena a la voluntad de ningún miembro, porque todo lo que dice es el fruto de reuniones, consultas y contrastes entre diversas posturas hasta salir, con el acuerdo de todos, de sus labios. La OTAN está representada por su Secretario General porque es la encarnación de la voluntad de las treinta naciones del lazo transatlántico. Mientras prevalezca este tercer pilar habrá OTAN para rato, antes y después de Trump.

                                                      General de Brigada (R) Marín Bello Crespo

Ex Oficial Superior de Planes y Segundo Jefe de la División de Planes y Doctrina del Mando Sur de la OTAN (Nápoles)

   Ex jefe de la Brigada Multinacional “Salamandra” en Bosnia Herzegovina

                                                Ex Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Terrestre

                           Miembro de la Asociación Española de Militares Escritores

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día