¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

LA VOCACION MILITAR

feliu

Cuando se habla de vocación, inmediatamente se suele asociar con la vocación religiosa y más concretamente con una llamada fruto de un designio de Dios. De hecho, la primera acepción que presenta el diccionario de la RAE es “inspiración con que Dios llama a algún estado, especialmente al de religión”. Sin entrar en más detalles que no son objeto de este artículo, tenemos que afirmar que no es totalmente correcto pues, aunque para los cristianos Dios es sobre quien se sustenta toda la creación, no es un gestor de sus criaturas.

Más adecuada para nuestro propósito es la tercera acepción, “inclinación a un estado, una profesión o una carrera”. Es decir, la vocación como atracción o llamada interior que algunas personas sienten hacia ciertas profesiones o actividades. Marañón la explica como “voz interior que nos llama hacia la profesión y ejercicio de una determinada actividad”.

En la vocación podemos considerar varias etapas o fases. La vocación suele empezar en la juventud, aunque no necesariamente en ella, como una inclinación, afición, interés o ilusión, innata o fomentada o producida por unas circunstancias, un proceso educativo, un entorno familiar o social. Suele irse concretando por un gusto hacia un estilo de vida, un interés por los objetivos y finalidades de la profesión, por un afán de ser útil a la sociedad y a los seres humanos. El siguiente paso consiste en un autoexamen para comprobar si se poseen las aptitudes y capacidades físicas, intelectuales y morales necesarias para seguir esa profesión, esa vida, para trabajar por alcanzar esos objetivos y para que la organización o institución correspondiente nos acepte. Efectivamente por mucha ilusión que se tenga si no se tienen las condiciones imprescindibles, no se puede o no se debe seguir adelante pues se puede llegar a la frustración, infelicidad e ineficacia. Es decir, es preciso estar convencido de que las actividades que conlleva la profesión elegida no sólo nos pueden satisfacer, sino que las vamos a poder llevar a cabo.

 En tercer lugar y aunque no es tan imprescindible, no hay que desechar el asegurarse de que el nivel económico y social que se puede obtener es suficiente para nuestras aspiraciones familiares y sociales. Aunque te guste la profesión y tengas las aptitudes necesarias, si no resulta compatible con las demás actividades y aficiones, éstas pueden dificultarte o incluso a impedirte el ejercerla felizmente.

Finalmente, para que la vocación cristalice es necesaria la respuesta, es decir el acto de voluntad para aceptarla a pesar de las renuncias y sacrificios que puede conllevar. Como decía Confucio, “escoge un trabajo que te guste y nunca tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida”

 Como es natural no es necesario siempre poseer vocación para ejercer una profesión, pero algunas son muy demandantes y muy poco gratificantes desde un punto de vista material y para ellas la vocación se hace casi imprescindible. En concreto, la vocación es fundamental para una profesión como la militar que impone sacrificios, riesgos e incomodidades en tiempo de paz pero que exige, en caso necesario, arriesgar e incluso entregar la vida en defensa de la Seguridad Nacional, es decir en defensa de los ciudadanos y sus intereses. Sin una vocación auténtica, la vida militar se hace muy difícil, el rendimiento es pequeño y el grado de satisfacción personal muy bajo.

Tampoco hay que caer en el error de confundir la vocación militar con otras razones que, aunque muy legítimas y loables, no son, por sí solas, suficientes. Tales pueden ser, por ejemplo, el patriotismo que no es patrimonio exclusivo de los militares, el altruismo, más propio de otras organizaciones como las ONG o la actividad deportiva que si bien puede ser parte de la vida militar es en todo caso secundaria. Elegir la profesión militar por sólo estas razones, que algunos llaman falsas vocaciones, puede llevar a grandes desencantos y frustraciones. Y no digamos los que se deciden por la carrera militar porque con ello se aseguran un empleo y un sueldo.

Porque no hay que olvidar que el militar debe estar instruido y preparado para el uso legítimo de la fuerza, como último recurso del Estado, es decir para librar el combate y ganarlo. Combate que puede ser defensivo, cuando hay que repeler una amenaza armada a nuestros ciudadanos, sus intereses y su territorio o bien ofensivo para restituir un territorio arrebatado ilegítimamente o destruir o neutralizar a un agresor.

Como decía el general Quero, “afrontar el combate requiere ideales por los que luchar, conductas profesionales muy firmes y dignas, lealtad sin límites y disciplina a prueba de las situaciones más críticas. Estos valores hacen de la vocación militar el activo más importante de la Milicia”. Constituyen también lo que el general Jorge Vigón llama espíritu militar que debe dar sentido a la vida del militar y que se concreta en amor a la profesión, entusiasmo, energía, valor, abnegación y desprendimiento,

Otro problema al que tiene que enfrentarse el militar y para el que necesita un fuerte espíritu es la incomprensión e incluso el rechazo de una parte importante de la sociedad civil, que frecuentemente comete dos errores principales: el pensar que la guerra no es hoy posible y por lo tanto no hacen falta ya los ejércitos permanentes; y el de creer que los haberes y prebendas de los militares, así como los demás gastos de material, instalaciones e instrucción son excesivos.

Es cierto que la probabilidad de que España se vea envuelta en una guerra en su sentido tradicional es prácticamente nula a medio y corto plazo pero en cambio es cada vez más frecuente el tener que intervenir en conflictos armados de guerras no declaradas o guerras irregulares en las cuales nuestras Fuerzas Armadas se pueden y de hecho se ven obligadas a combatir, lo cual exige una mayor preparación si cabe y una mayor exigencia de valores en nuestros militares porque se incrementan las situaciones de incertidumbre y se hace necesario, desde incluso los escalones inferiores, el tener iniciativa para tomar decisiones que pueden tener una gran transcendencia.

También se oye cada vez más en la actualidad que la profesión militar ha dejado de ser una profesión de espíritu y vocación para ser una profesión técnica donde lo que son necesarios son medios cada vez más sofisticados que usan tecnologías avanzadas y que ya no se requieren unos  valores morales, cuando no hay que olvidar que cualquier tipo de guerra o confrontación es siempre una lucha de voluntades en la que la moral sigue jugando un papel preponderante y que los medios materiales no tienen más valor que el de las personas que los manejan. Nuestro Ejército de Tierra resume los valores de su personal en: VALOR, ESPIRITU DE SACRIFICIO, DISCIPLINA, COMPAÑERISMO, ESPIRITU DE SERVICIO Y HONOR.

Finalmente es preciso decir que, aunque estamos en una época en que cada vez parece que ya no se valoran las virtudes del espíritu y que la vocación se ha convertido en algo del pasado, afortunadamente siguen existiendo vocaciones militares que permiten que nuestros militares estén demostrando sus valores en el más alto grado, tanto aquí en los periodos de instrucción, adiestramiento y apoyo a la población civil, como en las misiones que desempeñan en el extranjero.

LUIS FELIU ORTEGA

Teniente General del Ejército de Tierra (r)

Asociación Española de Militares Escritores

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día