¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

¡Viva España!

hervas

Hoy, 11 de septiembre, se celebra la fiesta de Cataluña, una fiesta española como la que más, que ha sido degenerada por unos golfos para engañar al pueblo en un atentado contra el bolsillo de los españoles en exclusivo beneficio del propio. Y lo peor es que les están haciendo la vida imposible a los españoles catalanes, que son mayoría y mucho más decentes que los independentistas.

Hace tiempo que existió un individuo en mi pueblo llamado Chamorro, el cual, a fuer de ahorrativo, pasó a ser grotesco, pues tenía una puerta con tanto remiendo que ya no se sabía lo que de remiendo y lo que de puerta oriunda tenía la susodicha. Había un dicho: “es más bellaco que la puerta de Chamorro”. Y sucedió lo que tenía que suceder: un buen día la puerta se rompió en mil pedazos, debido a la falta de cohesión interna que tenía. Es decir, que de la puerta solo quedó el recuerdo. Porque era esa puerta un frenesí de parches en los que nada hacía sospechar una previa unidad en la misma, como tantas personas que, sin encomendarse a Dios ni al diablo, deciden constituirse en parches de lo que antes era una sólida estructura. Me refiero a los incompetentes de los políticos autonómicos, especialmente a los nacionalistas (y sobre todo a los catalanes), que se han inventado un cuento, muy bien tramado y organizado desde hace varios años, un cuento que se apoya en la mentira, en la exclusión y, en definitiva, en la avaricia. Por eso, antes de votar, conviene documentarse, no vaya a ser que estemos votando a la puerta de Chamorro, esa puerta se rompa y Chamorro se largue con nuestros cuartos en el bolsillo en dirección a cualquier paraíso fiscal.

Una persona honrada no se ha de dejar embaucar por cantos de sirena de dudosa procedencia, incluyendo al clero de los sesos huecos que los apoya. Pero bueno, ¿no han hecho ustedes voto de pobreza? ¿es que el amor y la unidad es algo secundario o fortuito en el cristiano? Ustedes, clero nacionalista, son muy mala gente, porque están abjurando –de hecho– de su Fe, o a lo peor es que no la tienen y andan disfrazados. Son ustedes unos HIPÓCRITAS, con mayúsculas. Dan ustedes un pésimo ejemplo y alguna vez, en este mundo o en el otro, tendrán que rendir cuentas de sus actos indecentes y anticristianos. Se lo aseguro: lo suyo es gravísimo, señor abad o señora monja, por citar solo un par de ejemplos.

La bellaquería es la condición de los tiempos, en que los escurridizos resisten los embates de justicia y cordura con hábiles movimientos de cintura, como las bayaderas o incluso como las lagartijas o las ratas, como las ágiles corridas de toros que ustedes mismos prohíben allí en Cataluña, pero que se van a ver a Francia o a Las Ventas, en Madrid (conozco varios casos), cuando pueden o les dejan estos pandemistas inútiles que nos gobiernan. No paran de legislar sandeces, mientras la gente se queda sin apenas asistencia sanitaria, con unos transportes públicos caros y desavenidos, o con unas escuelas tercermundistas (que les vayan dando a los niños, que esos no votan). No hay nacionalista que aguante el peso de la ley, la de verdad, aunque algunos sean correosos, como tantos sinvergüenzas que viven de la mamandurria del contribuyente (me refiero a los golfos disfrazados de diplomáticos catalanes, a los que todos pagamos con nuestros impuestos, y que no hacen absolutamente nada ni lo harán). Y todo es a imagen y semejanza de nuestro gobierno central, que ya bate records de incompetencia en Europa y en el mundo.

Sé bellaco y échate a dormir. Todos tenemos algún vecino bellaco que no para de hacer obras innecesarias, pues acaso piensa que “obras son amores y no buenas razones”, pero mal interpretado, por lo que produce ruidos sinfónicos de música concreta (me río yo de Karl Heinz Stockhausen o de Luis de Pablo), pero no discreta, que turba la siesta, arruga la tez, enerva el espíritu y carga los fusiles. Lo que pasa es que, cuando tienes el machete en la boca, el rifle al hombro y la bala en la recámara de la pistola, se te representa la imagen de tu santa madre en la infancia, diciéndote aquello de: “has de ser siempre bueno y ganarás el cielo”, lo cual te arruga y achanta, pues la otra opción es el diablo rampante; o sea, que te vuelves como ellos, los nacionalistas, si coges las armas. Así es que uno deja las pistolas y se pone unos tapones, que es la solución de los buenos. ¡Qué se le va a hacer! Ahora bien, en la bellaquería tenemos bellacos al detalle, como el susodicho vecino, y otros al por mayor, como todos estos politicastros, individuos de casta innombrable, disfrazados de “servidores públicos”. Estos grandes bellacos, aparte de cambiar de camisa con frenesí, son capaces de vender a todo un pueblo por unos amaños económicos en beneficio, pues son falsos cual alhaja de hoja de lata. Se crían bien en esta península ibérica (¿será el clima…?). Y ya si nos fijamos en el gobierno de la Nación, el robo se guía por un pandemonium legislativo innecesario y muy mal hecho.

Las autonomías son cada vez más bellacas, porque si no, nadie querría ser político (“a mi que me pongan donde haiga”). Por eso jamás hay que asustarse, pues el argumento favorito de estos sinvergüenzas es amenazar, amagar y no dar, porque no son nadie. Pero hay que tener los calzones bien puestos y no ser cobarde o estar dirigido por otro tipo de intereses espurios soeces. Solo así podremos ponerlos en el lugar que les corresponde: la cárcel. Vamos a hablar claro ya de una vez, que esto se nos va de las manos.

Cuatro peticiones que no admiten demora: es imprescindible cambiar la ley electoral (la famosa ley d’Hont es una trampa obviamente grosera), modifiquen la constitución, con un giro radical hacia la centralización estatal en educación, sanidad y seguridad (ahorraríamos una verdadera fortuna y mejorarían enormemente los servicios públicos), cambien la ley de extranjería hacia otra más racional, mediante la que no vengan mangantes, sino gentes honradas que lo necesiten y que estén más protegidos e integrados en nuestra cultura (y no nosotros en la suya), hagan una ley clara para defensa de la vida, pues tan grave es matar a tu abuelo, padre o mujer como a tu hijo no nacido (aquí el agravante es la indefensión del feto) y, por supuesto, no roben ni consientan que otros lo hagan. Menos abortos (principal causa de muerte hoy en día en España) y eutanasias (¿a santo de qué esta ley asesina?). No nos sobra ningún anciano ni enfermo (cada vez vienen a vivir más holandeses a España al jubilarse, huyendo de la eutanasia). Quienes sobran son los cientos de miles de políticos que padecemos, salvo honrosas excepciones (con la cuarta parte de los que hay –casi medio millón– iríamos más que sobrados) y faltan servidores del pueblo justos, honrados y leales. Esto es una vergüenza. Yo soy también catalán porque soy español, y no estoy dispuesto a consentir majaderías. De momento, lo diremos por las buenas.

Y la conclusión de todo: ¡Vivan Cataluña y España! Son una misma cosa, parcial y total.

  • Francisco Hervás Maldonado
  • Coronel Médico (r)

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día