¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

La murga del Coronavirus

hervas

Todos sabemos ya lo que es el Coronavirus, salvo que uno esté como querían dejar a Don Mendo: sordo, mudo, manco y ciego. Pero, en fin, siempre hay cosas que no se conocen bien.

La infección por Coronavirus no es nada nuevo, pues es un virus catarral más, a veces bastante agresivo por razones inescrutables, pues la verdad es que no se conocen del todo. Es una zoonosis (la civeta lo transmitía en el SARS y el camello en el MERS-CoV y así lo atestiguan), que tiene como reservorio al muy tunante del murciélago. En este último, el daño es pequeño, también por razones inescrutables. Bueno, en serio. El caso es que es un virus que según se transmite de una especie animal a otra, se vuelve agresivo, lo cual es lógico, pues los sistemas inmunológicos de defensa son distintos y si no es así, le hacen pupa. Eso sí, con el tiempo se habitúa a vivir en la especie colonizada (en nuestro caso la humana) y suaviza su agresividad hasta el punto de incluso llegar a incorporarse –por lo general en forma fraccionada– al genoma de los individuos de la especie parasitada, alojándose en la zona de intrones del ADN. De paso diremos que el ADN consta de dos zonas, la de los exones, donde están los genes que codifican y que generalmente podemos catalogar mediante los oportunos estudios mixtos biomatemáticos e informáticos, merced a reacciones biológicas secuenciadas, y la zona de los intrones, unas zonas enmarañadas muy difíciles de codificar que constituyen un grandísimo reservorio genético (es la inmensa mayoría de la molécula de ADN) que convierte nuestro genoma en prácticamente tutipotente en el tema evolutivo. Pues bien, en los intrones esos se acaban asobinando los fragmentos víricos e incluso se pueden llegar a heredar. Esta adaptación es más compleja en los virus RNA, como el Coronavirus, porque necesitan un paso intermedio de transformación que lleva su tiempo. Este es el principal motivo por el que las epidemias virales de este tipo duren entre 3 y 5 meses. En la epidemia actual se desconoce aún el animal intermedio transmisor.

Bueno, vale ya de proemios. ¿Qué podemos hacer? Primero, prevenirnos del contagio. Los enfermos y sus cuidadores, con mascarillas, pues se transmite principalmente por microgotitas que permanecen poco tiempo en el aire (como mucho uno o dos minutos) y un poco más (hasta un par de horas o así) en superficies, por lo que es absurdo llevar mascarillas cuando no se tiene contacto directo con el paciente. Absurdo y peligroso, pues se puede tocar una superficie contaminada y como son

tan pequeñas las microgotas, no las notamos. Si a continuación uno se ajusta la mascarilla o se rasca un ojo, pues ya nos contaminamos. Pero lo que si se debe hacer es extremar la higiene personal. Para ello hemos de lavarnos frecuentemente las manos, con agua y jabón basta, durante unos 20 segundos, y secarnos con un papel desechable o una fuente de aire caliente. ¿Qué significa frecuentemente? Pues al llegar y al salir de casa y del trabajo, antes y después de comer, antes y después de hacer nuestras necesidades, cuando hayamos estado en contacto con superficies no muy limpias, tras viajar en transporte público y, en general, cuando usemos elementos no habituales con las manos fuera de casa. Otra cosa conveniente, especialmente para los que tengan algún síntoma es utilizar pañuelos de papel desechables y guardarlos en un recipiente cerrado después de usarlos. También, como es lógico, taparse la boca al toser y no toserle encima al vecino. Bueno, eso siempre. Es un tema de educación. Los síntomas más comunes son fiebre de 38º o más, tos seca o con poca expectoración y sensación de ahogo, como con el asma o la EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica). En casos más graves, neumonía bilateral que requiere hospitalización, pero esos son un ínfimo número de afectados. El diagnóstico es de presunción, con estos síntomas, o de confirmación, con una prueba diagnóstica que solamente se efectúa en algunos laboratorios de referencia, una prueba inmunogenética. El tratamiento es sintomático (antitérmicos, antitusivos, reposo y –si es preciso– terapia ventilatoria con oxígeno o lo que proceda.

Es muy importante no atascar las urgencias, salvo que sea preciso. Por lo general los niños no suelen afectarse (aunque hay excepciones) no se sabe bien por qué, pues su sistema inmunológico está a medio desarrollar. Los mayores y enfermos crónicos con asma, EPOC, diabetes, inmunodeprimidos y con nefropatías crónicas son los que parece que se afectan más, lo cual es lógico en esta y en todas las infecciones. Tampoco tenemos suficiente experiencia para afirmarlo con rotundidad, sino solo con sospecha fundamentada.

Pero hay algunas cosas importantes que debemos tener en cuenta para esta y todas las demás enfermedades, incluyendo las epidémicas. Y esta cosa es la limpieza. El trabajo de limpieza es esencial en los hospitales, empresas, municipios e incluso hogares. Hay que tener entrenamiento y saber limpiar, cosa que no siempre se sabe. Es muy poco recomendable –a mi parecer– subcontratar la limpieza sin suficientes garantías de eficacia y además no controlarla ni formar adecuadamente al personal encargado de dicha tarea. Cada local, cada superficie y cada momento

requiere un tipo diferente de limpieza. En España y en muchos otros países, la limpieza se considera una tarea secundaria, cuando es algo fundamental. Otra cosa importante es evitar los hacinamientos en los transportes, muy especialmente en los aviones, donde supongo que se filtrará el aire adecuadamente, renovándose los filtros con la debida frecuencia. Yo siempre me he asombrado de que los japoneses –gente culta y considerada– tengan un oficio que es el de empujadores del metro, donde van los viajeros hacinados. Es fundamental para protegernos de esta y muchas otras epidemias que exista más de medio metro de separación entre las personas, como mínimo. Y ya, abundando en el tema, insistir en que el aseo personal es fundamental: como mínimo una ducha diaria, cambiar las toallas y sábanas con regularidad (como mínimo semanalmente), cambiarse de ropa diariamente, cepillarse los dientes después de cada comida, lavarse las manos, utilizar más los condones y menos las mascarillas innecesarias, lavarse cuantas veces sean precisas, vigilar constantemente, cada tres o cuatro horas, los aseos de lugares públicos y limpiarlos; “habitum pulchrum”, que dirían los latinos.

Finalmente, solidarizarnos con todos los países que sufren epidemias, porque podrían habernos sucedido a nosotros, y no bajar la guardia porque todavía estamos expuestos, al menos hasta el verano.

Ello no significa tener miedo y aislarse, porque hay tres razones fundamentales de que sucedan las epidemias contra las que no podemos luchar: la globalización, la masificación y el cambio climático. Todo ello se puede controlar bastante con limpieza y solidaridad. Viajar en condiciones, más condones y menos mascarillas o abortos, y sobre todo más higiene personal, social e incluso animal, pues nuestros animales de consumo deben estar limpios, sanitariamente vigilados y no hacinados; y nuestras mascotas mucho más.

Y yo pienso seguir viajando, seguir conviviendo con mi familia y amigos y seguir comiendo adecuadamente, además de seguir con una higiene personal adecuada. Esta es la gran enseñanza de esta epidemia.

ENTREVISTA AL CORONEL MEDICO FRANCISCO HERVAS MALDONADO EN IVOOX: http://www.ivoox.com/48283555

Francisco Hervás Maldonado

Doctor en Medicina

Especialista en Microbiología y Parasitología

Coronel Médico (r

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día