¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

hospimedica2

Un guardia civil más en los malos momentos

coronel sanchez corbi

Corría un fatídico 1 de diciembre de 2007, un día grabado a fuego para muchos guardias civiles que todavía recordamos la puñalada en el corazón que supuso la noticia del tiroteo y asesinato de dos guardias civiles del Servicio de Información en la localidad francesa de Capbreton.

Ocurrió a primera hora de la mañana; por la tarde el ministro Rubalcaba junto a su homóloga francesa llegaban al aeropuerto de Biarritz procedentes de una reunión europea, y de ahí se desplazaron en coche hasta el lugar del crimen. Se le informa del fallecimiento de Raúl Centeno y del estado crítico de Fernando Trapero, y se le añaden los pocos detalles que en ese momento hay sobre las circunstancias del hecho.

La comitiva llega al aparcamiento del centro comercial donde todavía yace Raúl, en el interior del coche oficial violentado por los etarras, por la lentitud de los trabajos de la policía judicial francesa, en su minucioso estudio de la escena del crimen. También están por allí muchos de los guardias civiles, compañeros de Raúl y Fernando, que esa mañana estaban desplegados, como tantos y tantos días, junto a nuestros compañeros de la policía francesa, en el sur de Francia en su labor de búsqueda, localización y detención de terroristas de ETA.

Ese primer día de diciembre un cúmulo de circunstancias invirtió los términos, de manera trágica: los malos sorprendieron y mataron a los buenos, aunque los tres asesinos serían detenidos y castigados con largas condenas en Francia. El que disparó a bocajarro fue condenado a cadena perpetua. El ministro Rubalcaba lo primero que hizo al llegar fue abrazar y tener palabras de consuelo para todos esos desolados y abatidos guardias civiles, todos con lágrimas en los ojos, el ministro también en algún instante.

La relación jerárquica desapareció por momentos ante el dolor, la impotencia, la rabia y el deseo de coger a los asesinos; todos, el ministro también, eran guardias civiles. Permaneció allí varias horas, escuchando las todavía imprecisas explicaciones de la policía francesa, los detalles del operativo que allí se llevaba a cabo de boca del capitán encargado de las investigaciones, cómo fueron las últimas horas y días de Raúl y Fernando contadas por sus compañeros de equipo operativo (una verdadera familia), con multitud de anécdotas que ahora sonaban con tristeza y dolor; y también se acercó lo que pudo al coche oficial donde Raúl aún permanecía. El ministro estaba allí para hacer compañía a los que la necesitaban. “¡Qué hijos de puta!”, repitió varias veces.

También visitó el hospital de Bayona donde Fernando luchaba, sin posibilidad alguna, por sobrevivir; su fuerza y juventud le mantendrían vivo varios días. Allí volvió a consolar y compartir dolor con los compañeros de equipo de Fernando, con su teniente al frente, sin despegarse ninguno del compañero herido, en la misma UCI gracias a la excepción y comprensión del equipo médico hospitalario. El ministro volvió a ser un guardia civil más, así lo sentía y así se lo hacía sentir al resto de agentes. Además movilizó todos los recursos imaginables para buscar el milagro imposible (llegó un equipo médico de España) o para atender a cualquier necesidad de las familias o compañeros.

Regresó más días a ese hospital francés donde los padres de Fernando acompañaban ya a su hijo, llegados desde Ávila. Y todos los presentes pudieron comprobar la humanidad del ministro Rubalcaba, humanidad sincera que se demostraba durante las horas que permanecía junto a la familia del guardia civil, charlando, consolando, sintiendo y sufriendo como si él también fuera el padre de Fernando o de Raúl. Desgraciadamente volvería a mostrar su lado más humano, un año después, con la viuda del guardia Piñuel asesinado por otros terroristas en la localidad alavesa de Legutiano. Otra vez el ministro fue un guardia civil más en el dolor.

Siempre mantuvo, incluso cuando dejó su cargo al frente del Ministerio, y también cuando abandonó la política, algún contacto con aquellos con los que compartió pena, dolor y lágrimas.

Hoy todos ellos tienen un recuerdo de reconocimiento hacia el que se ganó la autoridad por su más que demostrada humanidad.

Manuel Sánchez Corbí  coronel de la Guardia Civil


Imprimir   Correo electrónico

WEBS RECOMENDADAS

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día