¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

EL ULTIMO DESEO (Cuento corto)

4689 121020061435201

Abrió la puerta y los vio, eran dos guardias civiles, muy jóvenes...

- Buenos días ¿D. Manuel García?

- Si, soy yo, acertó a decir Manuel con un hilo de voz;

Se había sorprendido al ver a aquellos dos guardias en la puerta de su casa, hacía tiempo que los veía por el pueblo, con envidia sana, con alegría, pero nunca había vuelto a saludarlos después de aquella vez hace años, en que se acercó a una pareja de servicio y les dijo que era compañero retirado y uno de los guardias le contestó, “si está usted retirado no es compañero”. Desde entonces los veía pasar de lejos agachando la cabeza.

- Le traemos una invitación, le comentó uno de aquellos guardias, la voz le sacó de sus pensamientos, es para que se acerque usted al Cuartel y nos acompañe el día del Pilar.

A Manuel sólo le salió un gracias, imperceptible, apagado, emocionado, recogió aquel sobre y volvió a darles las gracias, esta vez un poco más fuerte, aquellos guardias se despidieron dándole la mano, estaba temblando, y sonriendo le recordaron cuando se alejaban:

- Adios D. Manuel, encantados, y recuerde que le esperamos el día 12

Cuando entró en su casa abrió el sobre, le costó un poco, estaba temblando de emoción y vio la invitación, “El sargento comandante de Puesto y los guardias a sus órdenes invitan a D. Manuel García García...”, si era su nombre, era para él, tenía miedo de que se hubiesen equivocado, hacía ya tantos años que no le invitaban, tantos años que el día 12 de octubre iba a Misa de 9 para no molestar, antes con María, su esposa, ahora solo, allí al menos podía ver a su Patrona, deslumbrante, arropada con la Bandera de España, rodeada de flores, esplendorosa y recordar, sobre todo recordar a sus compañeros, ahora también a María, que se fue hace unos años y que todos los 12 de octubre, al acompañarle a Misa de 9, al verle un poco triste le decía lo mismo, se habrán olvidado Manuel, son tan jóvenes y tienen tantas cosas en la cabeza, tanto trabajo, ahora no es como antes, Manuel todos los años le respondía también lo mismo, no María no estoy triste, estoy recordando, te acuerdas del Pilar en..., y entonces sonreían, se apretaban un poco más cogidos del brazo y recordaban juntos.

Leyó un poco más, “los guardias civiles pueden asistir en uniforme de gala”, abrió el armario y allí continuaba, su antiguo uniforme, lo miró con nostalgia, había permanecido allí colgado más de 20 años, lo guardaba con la esperanza de poder utilizarlo al menos una sola vez más y si no podía, utilizarlo en su último viaje, María siempre intentaba quitarle esa idea, pero él se mantenía en sus trece, era su única pelea, en lo único que discrepaban María y él.

Días después, mientras paseaba sólo, lo hacía todos los días, como lo hacía cuando María aún estaba junto a él, ensimismado en sus pensamientos, un coche paró junto a él:

- D. Manuel, oyó como le llamaban.

Se volvió, eran los guardias, ¿cómo le habían conocido?, del coche se bajaron uno de aquellos guardias jóvenes que le llevaron la invitación y un sargento que había llegado hacía poco tiempo al pueblo.

- D. Manuel, nos acompañará el día 12 ¿verdad?, le esperamos

- Sí, si mi sargento, muchas gracias, contestó Manuel mientras los ojos se le enturbiaban

- No se olvide usted, que le esperamos, no estará sólo, van a ir otros compañeros retirados del pueblo y estaremos nosotros.

- Si mi sargento, iré, por cierto... en la invitación pone que se puede ir de uniforme...

- Si claro, el uniforme de gala, el actual, ¿usted quiere ir de uniforme?

- Yo no tengo el uniforme actual, el mío tiene más de 20 años...

- Pero usted ¿quiere ir?, si quiere ir de uniforme pásese mañana por el Cuartel y pedimos autorización al Jefe, y si lo autoriza por el uniforme no se preocupe, ya pensaremos algo.

Al día siguiente Manuel estaba en el cuartel a las 9:00 de la mañana, el guardia de puertas le preguntó si necesitaba algo.

- Soy Manuel Gar..., no se atrevía a decirle que era compañero, se sintió tan humillado la última que vez que lo hizo...

No pudo terminar, la voz del sargento atronó desde dentro del Cuartel:

- Pase D. Manuel, pase usted

Hicieron la instancia, bueno la hizo el sargento y la firmó Manuel, hablaron un rato, el sargento era hijo del Cuerpo, su padre había fallecido años antes y siempre habían celebrado la Patrona juntos, se despidieron y el sargento le recordó que le esperaban, al salir el sargento le dijo al guardia de puertas:

- Es un compañero, está retirado, y aquel jóven guardia civil le saludó:

- Un placer...

Faltaban cinco días para el Pilar y volvió a sonar el timbre de su casa, era un guardia, llevaba un escrito y un paquete

- Buenos días D. Manuel, le dijo el guardia sonriendo, han aceptado que vaya usted de uniforme y yo le traigo este uniforme para que lo lleve ese día, es de un compañero, creemos que le estará bien, pruébeselo y ya nos cuenta, recuerde, con camisa y guantes blancos, dice el sargento que con sus galones y si tiene condecoraciones póngaselas.

Llegó el día 12, Manuel ya se había probado el uniforme y le estaba bien, bueno la guerrera un poco ancha, pero no le importaba, se vistió, se puso los galones de cabo y sus dos medallas, cogió su tricornio, a pesar de los años estaba nuevo, impoluto, brillaba como nunca y salió a la calle.

La gente le miraba al pasar y el caminaba orgulloso, a las 11:45 llegó a la puerta de la Iglesia, puntual como le habían dicho, como lo era siempre, allí estaban los guardias del Puesto, de uniforme, esperando la hora para entrar todos juntos, se acercó, los guardias le saludaron militarmente, les contestó nervioso, les dio la mano, se dirigió al sargento, se cuadró y saludó

- A sus órdenes mi Sargento

- Gracias D. Manuel, gracias por acompañarnos

Allí estaban otros compañeros retirados que le saludaron, Juan, Mansilla, Braulio...

Braulio se acercó, fue conductor del Jefe de Línea hasta que se retiró, era más joven que Manuel, pero siempre se andaba quejando de todo.

- Hombre Manolo, vienes de uniforme, Yo ya no me pongo el uniforme nunca, bastante me lo he puesto ya, ahora que se lo pongan otros, aunque este te está un poco grande, no es tuyo ¿verdad?

Nunca fue Braulio hombre comedido en sus comentarios, y siempre había sido un poco fanfarrón

Manuel le miró, y solo le dijo

- El uniforme hay que sentirlo, y yo hoy estoy orgulloso de poder vestirlo una vez más, quizás la última.

Pasaron a la Iglesia el sargento le pidió que se sentara junto a él, el resto de guardias civiles del Puesto y los retirados ocuparon los primeros bancos, y allí frente a ellos estaba su Patrona, deslumbrante, arropada con la Bandera de España, rodeada de flores, esplendorosa como siempre, quizás este año con más luz y recordó a María, que estaría orgullosa mirándole desde el cielo, vio allí sentado frente a la Virgen del Pilar pasar las imágenes de sus antiguos compañeros ante sus ojos, recordó sus años de servicio, las Patronas celebradas, miró a los lados y se vio rodeado de compañeros, tan jóvenes, de uniforme y recordó una vez más a María, frente a él la Virgen del Pilar, su Patrona, estaba esplendorosa, hoy más que nunca y miró al techo de la Iglesia intentando traspasarlo con la mirada para poder ver el cielo y una lágrima comenzó a rodar por su mejilla, el sargento le miró y le apretó con cariño el brazo.

Esa fue la última Patrona de Manuel, al parecer la Virgen del Pilar, su Patrona, había estado esperando, para llevarlo junto a la que había sido durante más de 40 años su único amor, su compañera, su confidente, con María, a que cumpliese Manuel su último deseo, poder vestir una vez más, la última, el uniforme de la Guardia Civil junto a sus compañeros.

Antonio Mancera Cárdenas

Guardia Civil retirado

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día