¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

El Ejército y los gilipollas

chbiografia6

Convendría conocer al Ejército español aún mejor de lo que se le conoce. Tiempo hubo en que los cuarteles eran territorios poco abiertos, casi opacos. Sin nada que guardar o que esconder, por cierto.

El Ejército era una cosa con olor a habitación antigua, llena de gente respetable, pero anquilosada en tiempos pretéritos. Entrar en estructuras supranacionales con el advenimiento de la Transición democrática supuso una apertura de ventanas y una liberación a las corrientes de aire que sólo ha hecho reportar modernidad y eficacia.

Los periodistas más viejos recordamos aquellas recepciones en la Transición en la que todos estábamos pendientes de cualquier gesto de los generales, fuera de disgusto o de desaprobación: inmediatamente le sacábamos interpretación a cualquier mohín. Entonces los generales pesaban mucho. Con el tiempo, las cosas han cambiado tanto que en cualquier recepción real forman parte del paisaje amable de los invitados como uno más, compartimos risas y confidencias livianas, bebemos un vino y celebramos con prudencia las cosas de cada día. Es muy difícil pillar hoy en día a un general en un renuncio: son de una profesionalidad que desactiva a cualquiera, saben hasta dónde pueden llegar y cuál es el límite de las confidencias. Cualquier cargo civil es infinitamente más incontinente que un militar.

Hoy en día, salir licenciado de la Academia Militar de Zaragoza, a la que el estupefaciente alcalde de la ciudad pide «desmilitarizar», supone haber estudiado el equivalente a una dura ingeniería después de una importante criba de acceso. Pero supone, además, salir a la calle con una trascendente y serena idea de España y de la sociedad a la que hay que servir, importando poco las invectivas de cretinos como el mentado anteriormente o como los ignorantes que equiparan Ejército a violencia.

Son días estos fáciles para la simpleza, para la reducción infantil de la realidad a escenas supuestamente angelicales: el Ayuntamiento de Barcelona, o alguno de sus iluminados concejales, pusieron la expresión de sustito por el hecho de que pudiera darse un encuentro en plena calle de escolares con militares uniformados, como si la sola visión de estos provocara en los impúberes un espasmo antidemocrático y violento. Diversos colectivos políticos de la provincia de Gerona -yo digo y escribo ‘Gerona’ cuando lo hago en castellano- protestaron y se movilizaron por el hecho concreto de que algunas unidades sitas en tal demarcación procedieran a distintos ejercicios tan inocentes como pasear por el monte. No se trataba de maniobras: las maniobras son otra cosa, simplemente es pasear con una mochila en la espalda y echarse cuerpo a tierra cada equis tiempo. Insospechadamente, como si se tratase de un ejército de ocupación formado por extranjeros, algún alcalde de vómito fácil y otras excrecencias municipales elevaron protestas por lo que consideraban una intolerable invasión. Faltó el célebre Romeva -consejero ‘de exteriores’ de la Generalidad- protestando ante Europa por la «invasión del Ejército español» en tierras catalanas, donde tienen precisamente su acuartelamiento.

Una incontrolable colección de cretinos aplaude la decisión de la alcaldesa de Barcelona de manejar fraudulentamente el concepto de la paz e instar a la feria de la ciudad a que no permita la presencia de las Fuerzas Armadas en el Salón de la Infancia y la Juventud, que era una cosa a la que mi tía Marina me llevaba a mí de pequeño y en la que me lo pasaba en grande: se da el caso de que se triplica el stand y los jóvenes barceloneses lo visitan en tropel, no sé si para disgusto de su primera autoridad. Y así hasta la náusea.

El Ejército, los Ejércitos, han sido la infalible muestra de la extraordinaria evolución de la sociedad española. Hombres y mujeres de extraordinaria capacitación garantizan la defensa y otras operatividades de nuestro país. Y sólo le dan miedo a un puñado de gilipollas que esconde tras sus gestos otra intención: cambiar unas Fuerzas Armadas profesionales y extraordinariamente operativas por ejércitos de la Señorita Pepis al servicio de paisitos arrebatados a la soberanía nacional. Por no contar los servicios que a la sociedad civil realizan en medio mundo nuestros militares.

Si es que me da tanta pereza seguir. Qué manera de producir tontos tenemos en España. Más que botellines, que decía el inolvidable Manuel Ramírez y Fernández de Córdoba.

http://www.xlsemanal.com/firmas/20170306/carlos-herrera-el-ejercito-y-los-gilipollas.html#ns_campaign=rrss-inducido&ns_mchannel=xlsemanal&ns_source=wh&ns_linkname=noticia&ns_fee=0

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día