Entramos en la recta final del 1-O. La ofensiva política del independentismo ha sido contestada por el Estado con contundencia. Hasta el punto de que en el Gobierno se da por hecho que la jornada del domingo significará la puntilla para el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.