¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

ESTO ES OTRA GUERRA. PERDERÁN O GANARÁN NUESTROS NIETOS.

area sacristan

Parece inútil decir que nuestras relaciones ajenas al ámbito castrense son una cuestión que solo tocaría a aquella zona de libertades y de las censuras que establecen las normas de urbanidad, si no fuera que, en cierto modo, nos está confiada, en este aspecto, como ya dije en una carta dedicada a un sinvergüenza, una función, si no de magisterio, si de ejemplaridad.

Los Ejércitos han visto crearse en torno a él durante el tiempo que ha durado la actividad de ETA, ambientes distintos de simpatía, antipatía, de cordialidad y de fe, o de incomprensión, según la proximidad temporal a la época del régimen autoritario del Generalísimo Franco, que ha puesto a prueba las infinitas molestias de esta guerra, que lo sigue siendo a nivel político-social, que no siempre se veían aliviadas por la conducta de los dirigentes políticos del momento.

Se ha extendido excesivamente, fruto de esta situación y en ocasiones, el concepto de necesidad; y se han mirado a través de este prisma los derechos de las gentes de bien a tener una justicia que es, en todo caso, innegociable. Se han creado artificialmente necesidades no justificadas por las exigencias tanto tácticas como estratégicas en la lucha contra este terrorismo; se ha dado una amplitud desmedida a ciertas palabras que, como la de “fascista”, pierden su verdadero significado cuando el acto no se rodea de las características propias de semejante calificativo y según quién lo dijera.

Precisamente por ello es preciso extremar, ahora que unos hablan de que la paz ha vuelto, la corrección en las relaciones con la sociedad vasca.

Cuando tantos años de guerra del terror han llenado de dolor tantos hogares, y han determinado tantos sacrificios, tantas estrecheces y tantas ruinas, no parece que sea lícito a nadie derivar de ello satisfacciones ni provechos que parecerían una injuria a los atribulados y empobrecidos, a las víctimas del terror. Pero ya que no todos son capaces de comprenderlo, es preciso que los militares de todos los grados, por razón de aquella función docente y ejemplar que tienen encomendada, se lo hagan hacer entender con el ejemplo al resto de la sociedad española y a las víctimas en particular.

Lo que está pasando en Vascongadas es un fenómeno que, como tantos otros, de orden social y moral se producen en todas las guerras. Es, quizá, la consecuencia de la mayor tensión adquirida por unos resortes morales a expensas de otros que se catalogan, erróneamente, como de menor urgencia. Durante esta guerra, esta plaga de terroristas, castigó a toda la sociedad española y muy en especial a los miembros de los Ejércitos y Guardia Civil; pudorosamente, cada uno, según fuera de una ideología u otra, le daba un nombre distinto, diferentes todos ellos, a su vez, de los que emplean el DRAE y el Código penal.

Parece fuera de lugar y de ocasión un afán inmoderado de exhibición y de fiesta la que han tenido muchos de los dirigentes políticos ante la renuncia al empleo de las armas y a su total entrega, pero no al proceso social que lo sustentaba, en un medio en el que tantos lutos y tantos dolores piden una silenciosa delicadeza, y en una hora en la que la recuperación de la Nación pide menos ferias que trabajos.

Si ha de servir de ejemplo la milicia, y si ella ha de dar el tono, cada uno de nosotros habrá de cuidar de imponerla en torno suya sin debilidades ni complacencias.

Sólo a este precio podrá mantenerse la unidad de España para nuestros nietos, pues para nosotros y nuestros hijos todavía figurará inexorablemente la palabra “Independencia” durante toda su vida como figuró para nuestros padres y abuelos “Viva Don Carlos”.

Nada más tengo que decir de este tema si no me vinieran aquí unos versos cuyo valor poético es harto inferior a la profundidad del pensamiento que encierran.

En un encantador valle asturiano, a cuya perspicaz mirada no escapó un valioso sitial del siglo XVII, el sitial que los Jueces nobles de la villa utilizaban a la hora de administrar justicia, aplicable a todos los que se creen con derecho a juzgar;  en su respaldo, dice:

Jueces del mundo, detened la mano,

Aún no firméis, mirad si son violencias

las que os pueden llevar de odio inhumano;

examinad primero las conciencias;

mirad no haga el Juez Recto y Soberano

que en la ajena firméis vuestras sentencias.

Enrique Area Sacristán.

Teniente Coronel de Infantería.

Doctor por la Universidad de Salamanca.

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día