¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

EL TERRORISMO GOLPEA DE NUEVO

general davila-23-03-16-2

Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, dice el saber popular. Y pensamos en nuestra seguridad cuando nos vemos sacudidos por una noticia como la que nos inunda hoy 22 de Marzo, Martes Santo, sobre los alevosos, espantosos, cobardes y todos los calificativos que quiera uno sumar, atentados terroristas que se han producido en la ciudad de Bélgica, en su aeropuerto y en el ferrocarril suburbano. Que es como decir en el corazón de Europa y en plena Semana Santa.

Escribo estas reflexiones en caliente, mientras escucho por la radio las sucesivas informaciones que tienen como lugar común el incremento del número de muertos: diez, veintiocho, treinta y cuatro ¡Dios mío, cuando se detendrá esta cuenta!

Solo en estos momentos nos acordamos de la seguridad como un bien imprescindible y ¡cómo no! exigible. Solo en estos momentos agradecemos la presencia de agentes de los cuerpos de seguridad del Estado, incluso soldados cerca de nosotros. Nos transmiten confianza. Lejos de estos instantes tan puntuales como dramáticos, todo son protestas. La impaciencia por los controles de tráfico, o las quejas por la seguridad en los aeropuertos son dos buenas muestras de ello. No  nos detenemos a reparar en que la guerra contra el terrorismo empieza antes, mucho antes de la simple reacción ante un brutal atentado.

Lo primero es llamar a las cosas por su nombre. Esto es una guerra.  Y en la utilización de este término disiento del magnífico analista de asuntos estratégicos, el Coronel Pedro Baños. En efecto, los grupos terroristas no pueden tener consideración jurídica, no pueden ser objetos de derecho internacional, pero por su organización, estructura y medios de que disponen, son capaces de poner en jaque a un Estado. Mediante la utilización alevosa de la fuerza tratan de lograr sus objetivos políticos e imponerlos al conjunto de la sociedad. Sean galgos o podencos, ¡señoras y señores, esto es una guerra!

Una guerra que no se libra en frentes determinados ni por ejércitos a la usanza. Los terroristas yihadistas se organizan militarmente, así se he manifestado nuestro ministro del Interior, que estará en funciones, pero sabe lo que hace y lo que dice. Actúan coordinadamente, planeando con precisión la reacción de los ciudadanos y la respuesta de los cuerpos de seguridad para provocar nuevos atentados, y aumentar el número de víctimas, paralizar las actividades y tener a las sociedades aterrorizadas.  Aplican la fuerza sobre objetivos puntuales pero de los que esperan obtener importantes réditos políticos. Vencerles requiere un planteamiento, organización y ejecución diferentes a las guerras convencionales. Pero también se precisan unos medios, procedimientos y sobre todo una instrucción individual y  adiestramiento colectivo muy específicos para hacer frente con éxito a esta amenaza. Ya conocen cómo pienso. Ya me he expresado en términos similares en entradas anteriores.

Querer, saber y poder. Querer implica una decidida voluntad de vencer. ¿Y quién no quiere vencer al terrorismo?, si claro, pero esa voluntad de vencer exige compromiso a todos los niveles. No solo mera retórica y declaraciones en el nivel político, sino directrices claras, y dotaciones presupuestarias adecuadas. Saber, supone el contar con una organización eficaz que permita disponer de una inteligencia sólida, sin barreras ni apellidos, interconectada y compartida. Una inteligencia sin protagonismos, al servicio del objetivo final: la derrota del terrorismo. Y unos medios humanos y materiales adecuados para esta guerra tan específica, con verdadera preparación  por todos los participantes en la lucha con adiestramiento especifico. Por último el poder, lo que los militares llamamos libertad de acción, la capacidad de llevar a cabo nuestros planes y designios sin más límites que la legalidad, la legitimidad y la moralidad de nuestros actos y acciones.

Querer, saber y poder aplicados a una estrategia ofensiva, no pertrechados tras los cómodos muros de nuestra casa común, del “Espacio Schengen”  sino buscando las causas del problema, neutralizando los apoyos terroristas y atacando en origen los resortes de su poder. Eso es lo que se enseña en nuestras escuelas de pensamiento  militar. Resolver el conflicto como un todo, con todas las capacidades de la Nación, incluidas las militares. Así lo determina la   Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional. “Las Fuerzas Armadas, junto con las Instituciones del Estado y las Administraciones públicas, deben preservar la seguridad y bienestar de los ciudadanos en los supuestos de grave riesgo, catástrofe, calamidad u otras necesidades públicas, conforme a lo establecido en la legislación vigente.” (Art. 15.3)

Pero todo esto, querer, saber y poder, no se improvisa. No es solo cuestión de atrapar a Salah Abdeslam, el cerebro de los últimos atentados de París, ni el de los atentados de hoy en el aeropuerto de Bruselas-Zavantem y la estación de metro de Maelbeek. Es cuestión de determinación (política y nacional), es cuestión de medios, de preparación y es cuestión de contribuir individual y colectivamente a vencer a ese insidioso enemigo que tenemos a las puertas, sino dentro de casa.

Adolfo Coloma Contreras, General de Brigada (R) del Ejército

https://generaldavila.wordpress.com/2016/03/22/muerte-en-bruselas-general-davila-general-coloma/

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día