¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

TODAS LAS NOTICIAS
CIRCULO AHUMADA

TODAS  LAS NOTICIAS CIRCULO AHUMADA

FELICITACION NAVIDAD
  CIRCULO AHUMADA

CIRCULO AHUMADA FELICITA LA NAVIDAD

REVISTAS
CIRCULO AHUMADA

solo portada 175 WEB copia

VISITA VIRTUAL  MUSEO
GUARDIA  CIVIL

GC MUSEO

 
 

Las cosas de don Juliano

hervas-ultima

Flavio Claudio Juliano (332–363) fue un individuo peculiar, que durante un par de años (361–363) ejerció como emperador romano, aunque antes y solo de occidente ya lo había sido a los 24 años, desde el 355. Era primo de Constancio II (317–361), su antecesor –quien tal vez viéndole el pelaje le cedió la parte occidental para que no diese la murga –e hijo de un hermanastro de Constantino el  Grande. Tubo un abuelo llamado Cayonio Juliano Camenio que tal vez fuese un poco traidor (¿a quién, cuyo apellido empieza por Z, le recuerda eso del abuelo traidor…?).  

monedas

Juliano  el  apóstata.  

  Juliano  fue  llamado  “el  apóstata”,  pues  se  declaró  públicamente  pagano  y  neoplatónico,  es  decir:  partidario  de  los  antiguos  cultos  a  Júpiter,  Juno,  Neptuno…,  así  como  del  esoterismo,  con  prácticas  teúrgicas  y  místicas  (¿a  qué  actorzucho  nos  recuerda  el  dichoso  Juliano  el  apóstata?).  El  caso  es  que  Juliano  había  sido  bautizado  y  tal  vez  para  medrar  se  introdujo  en  alguna  secta  secreta,  de  esas  que  hay  por  ahí  en  todos  los  tiempos  y  que  solo  buscan  el  poder  y  otra  cosa  que  rima  con  poder,  que  empieza  por  jota,  y  que  sirve  para  gozar  o  molestar.  

  Desde  Constantino,  el  imperio  estaba  ya  completamente  cristianizado  y  también  muchos  años  antes,  el  cristianismo  ya  no  estaba  mal  visto.  Es  más,  la  simbología  del  imperio  (águila  imperial  romana,  símbolo  de  Júpiter)  fue  cambiada  por  Constantino  el  Grande,  tras  la  batalla  de  Puente  Milvio,  donde  el  emperador  tuvo  una  visión  que  le  enseñaba  la  cruz,  mientras  una  voz  le  decía:  “con  este  signo  vencerás”.  Constantino,  entonces,  ordenó  quitar  las  águilas  y  se  enfrentó  a  Majencio  con  lábaros  (ver  figura),  una  mezcla  de  cruz  y  simbología  de  Cristo.  Su  victoria  sobre  Majencio  fue  absoluta,  quedando  como  único  emperador  de  Roma  a  partir  de  entonces.  Y  es  Constantino  (272  –  337)  quien  mandó  edificar  la  primitiva  Basílica  Vaticana,  sobre  cuya  planta  se  alza  la  actual,  al  tener  información  de  que  en  ese  lugar  se  hallaban  los  restos  del  apóstol,  y  primer  papa,  San  Pedro.  

labaro

Lábaro  de  Constantino.  

  Como  símbolo  de  unidad,  los  romanos  –  en  el  2006  –  empezaron  a  colgar  candados  de  una  farola  del  Ponte  Milvio  (el  puente  original  se  construyó  tres  siglos  a.C.),  hasta  que  se  cayó  la  farola  por  el  peso.  Entonces,  en  el  2007,  el  ayuntamiento  instaló  unas  barras  de  acero  para  poder  seguir  colgando  los  candados,  cuyos  instaladores  (parejas  de  recién  casados),  tiraban  la  llave  al  Tíber,  tras  cerrar  el  candado.  Igualmente,  en  casi  todos  los  puentes  del  río  de  Roma,  la  gente  sigue  poniendo  candados  en  sus  verjas  y  tirando  las  llaves  al  agua  que  corre.  Es  un  símbolo  de  defensa  del  matrimonio,  de  la  familia  y  de  la  vida  (Juliano  el  apóstata  no  lo  hubiera  consentido).  Aunque  también  es  una  majadería,  por  supuesto,  porque  lo  único  que  se  consigue  es  contaminar,  En  fin,  la  tontuna  es  un  hecho  universal.  Yo  preferiría  que  algunos  feca-­‐actores  se  pusiesen  el  candado  en  los  hocicos,  pues  dudo  de  que  tengan  boca,  aunque  simulen  ser  humanos.  Sería  más  práctico.  

  A  Theodor  Mommsen,  historiador,  filólogo  y  premio  Nóbel  de  Literatura  en  1902,  le  caía  bastante  gordo  el  apóstata  Juliano,  de  tal  modo  que  llegó  a  escribir  lo  siguiente  acerca  de  él:  

…  pretendió  retrasar  el  reloj  de  la  historia  y  propiciar  el  agonizante  paganismo  una  vez  más,  tras  la  asunción  del  poder  

  Verdaderamente  hay  gente  que  se  le  parece  a  Juliano,  el  cual  gobernó  ocho  años  y  no  lo  hizo  más  porque  en  uno  de  esos  disparates,  tan  propios  de  su  improvisación   y  sandez  mucha,  se  metió  a  conquistar  el  imperio  sasánida,  haciendo  el  ridículo  y  teniendo  que  salir  por  pies.   Algo  así  como  ciertos  nacionalistas  que  yo  conozco.   En  una  escaramuza,  mientras  huía,  le  atizó  un  jabalinazo  un  sarraceno  al  servicio  de  los  persas  (¡qué  cosas!,  un  sarraceno  poco  partidario  de  la  alianza  de  civilizaciones…  que  sin  duda  no  era  islámico  todavía,  pues  no  había  nacido  el  profeta,  pero  ya  apuntaba),  precisamente  el  26  de  junio  del  363  (año  capicúa).  Obasio  de  Pérgamo,  su  médico  personal,  dijo  que  nada  se  podía  hacer,  pues  tenía  perforados  el  hígado  y  los  intestinos.  Hay  quien  dice  que  fueron  sus  propios  hombres  quienes  lo  ensartaron,  pero  fuera  quien  fuese,  vemos  que  la  historia  siempre  se  repite:  el  principio  de  acción  y  reacción  es  una  realidad  machacona  y  constatable.  Ojo,  caros  (por  el  coste,  no  por  el  cariño)  nacionalistas,  vigilad  la  retaguardia.  Especialmente  vigilad  a  los  vuestros,  que  son  quienes  primero  os  traicionarán.  ¿Qué  esperáis?  

  Juliano  “el  apóstata”  era  un  ambicioso,  sin  duda,  pero  como  diría  Louis  Pasteur,  “la  fortuna  juega  a  favor  de  una  mente  preparada”.  Un  indocumentado,  siempre  acaba  estrellado.  Los  indocumentados  dicen  y  hacen  mucho  disparate,  pues  “la  ignorancia  es  muy  atrevida”,  pero  por  eso  mismo  no  pueden  perseverar.  No  hay  más  que  darles  cuerda:  se  ahorcan  solos.  Toma  nota,  Arturo.  Hoy  en  día  ya  no  se  alancea,  pues  el  cristianismo,  de  quien  tanto  reniegan  algunos  modernos  apóstatas,  como  el  inútil  ideólogo  ese  metido  a  actor,  ha  conseguido  evitar  las  matanzas  (el  Islam,  por  el  contrario,  es  partidario  de  las  ejecuciones,  cuanto  más  masivas  mejor,  y  con  la  alianza  de  civilizaciones  incluida).  La  vida  puede  verse  de  diversas  maneras,  pero  ni  se  puede  ni  se  debe  mezclar  la  sal  con  el  caramelo,  porque  tal  mixtura  es  imposible  y  el  resultado  final  será  o  dulce  o  salado,  pero  no  un  intermedio.    

  Hoy  en  día  padecemos  mucho  Juliano  gobernante   e  incluso  opinante  y  docente,  gente  que  tienen  los  sesos  como  la  focaccia:  huecos  (la  focaccia  es  una  oblea  que  se  infla  de  aire  y  al  partirla  ves  que  es  como  un  globo;  una  capa  finísima  llena  de  aire).  La  verdad  es  que  la  focaccia  está  bastante  buena  y  con  unas  gotas  de  aceite  de  oliva  virgen  extra  y  de  vinagre  balsámico  de  Módena,  resulta  un  aperitivo  estupendo.  Si  tienen  ocasión  de  ir  a  Roma,  pídanla  en  un  restaurante  que  hay  en  la  via  de  Burrò,  junto  a  la  iglesia  de  San  Ignazio.  Sin  embargo,  los  gobernantes  modelo  focaccia  son  impresentables  y  uno  no  debe  comérselos,  como  hacía  el  Homo  antecessor,  el  de  Atapuerca,   primero  porque  destilan  veneno  en  derredor  y  además,  tienen  poca  sustancia  y  saben  bastante  mal,  además  de  que  el  cristianismo  ha  dulcificado  nuestras  costumbres  e  impedido  la  antropofagia.  Los  indígenas,  en  muchas  partes  del  mundo,  eran  antropófagos.  ¡Qué  abuso,  el  haberlos  conquistado  para  la  cultura,  con  lo  bien  que  estaban,  devorándose  los  unos  a  los  otros!  Menos  mal  que  el  de  intelecto  de  bajo  nivel,  metido  a  actorzuelo,  y  sus  amigotes,  no  fueron  por  allí  entonces.  Pues  hay  que  reconocer  que  no  dan  mala  canal.  

willy-cerdo

La  cara  lo  dice  todo  en  algunas  personas.  No  se  le  ve  muy  limpio  tampoco  por  fuera.  

  Ahora  bien,  disponemos  de  un  arma  mucho  más  certera  que  la  jabalina.  Se  llama  voto.  Pero,  al  igual  que  con  la  jabalina,  hemos  de  saber  apuntar,  votando  con  la  cabeza  y  no  con  las  asaduras,  pues  el  cerebro  –  cuando  existe  –  es  un  órgano  muy  capaz  de  razonar  y  de  sopesar  el  bien  y  el  mal  de  las  cosas.  Esa  es  

precisamente  la  gran  aportación  del  cristianismo  a  nuestra  historia:  los  principios  morales,  que  es  como  decir  las  normas  elementales  de  convivencia,  el  amor,  la  piedad,  la  generosidad,  la  ilusión  de  futuro  (llámese  fe  y  esperanza),  el  perdón,  la  humildad,  el  olvido  de  los  agravios,  la  solidaridad,  la  compañía,  el  esfuerzo  por  ayudar  a  los  demás,  sea  cual  fuere  su  condición,  etc.  A  lo  mejor  resulta  que  el  cristianismo  es  más  completo  que  las  fantasías  seductoras  de  los  apóstatas.  Claro,  que  eso  no  lo  piensan  los  apóstatas  modernos  de  vía  estrecha.  La  verdad  es  que  esos  no  piensan  nada,  porque  para  pensar  hay  que  poseer  un  mínimo  de  cultura  y  capacidad  intelectual.  Estos  solo  tienen  ansiedad  y  avaricia.  

  En  fin,  que  a  veces  te  toca  el  tonto  y  ya  se  sabe:  cuando  un  tonto  coge  una  linde,  o  se  acaba  el  tonto  o  se  acaba  la  linde…  

Francisco  Hervás  Maldonado 

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

 

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día