¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

'Sin perdón': Carta abierta de un abogado de las víctimas del terrorismo

de-juana-chaos-575x323

Desde que De Juana Chaos e Inés del Río se cruzaron en su camino, Paco Marañón cambió el volante del coche que conducía como chófer del Parque Móvil Ministerios por la silla de ruedas. "Ya en aquel juicio me di cuenta de que las víctimas eran molestas para el sistema", reconoce ahora el abogado.

"En Julio de 1.989 defendí por primera vez en la Audiencia Nacional a una víctima del terrorismo a quien ETA había dejado parapléjica para el resto de su vida. Paco Marañón, un conductor del PMM (Parque Móvil Ministerios) quien, desde que De Juana Chaos, Belén González, Inés del Río, y Esteban Nieto se cruzaron en su camino, cambió para siempre el volante del coche por la silla de ruedas. Ya en aquel juicio me di cuenta de que las víctimas eran molestas para el sistema. Es curioso pero a quien le toca la china de sufrir un atentado siempre sufre, además del primer ataque violento del terrorista, la victimización secundaria que produce el abandono a su suerte. Para los jueces la mirada de la víctima es incomoda. 

En aquel primer juicio me negaron la posibilidad de defender individualizadamente a la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) como acusación popular y al propio Francisco Marañón como acusación particular. El Tribunal pretendía que lo hiciéramos conjuntamente, violándose el derecho del justiciable a elegir su propio abogado. El Tribunal Constitucional me acabó dando la razón mediante sentencia, pero antes tuve que sufrir hasta una denuncia de la fiscalía de la Audiencia Nacional por desacato. Declaré como imputado ante un Juzgado de Instrucción en Plaza de Castilla y, lógicamente, archivaron el procedimiento penal en mi contra. Esa sensación de defender al débil, al modesto, todavía hoy la tengo cuando salen los terroristas en libertad, y sin muestras de arrepentimiento se jactan de sus hazañas, mientas que la Justicia sigue teniendo miedo a poner las cosas en su sitio. Es claro que la víctima a la fecha de hoy no interesa; el reproche moral que su simple presencia supone, molesta incluso a la clase política. 

Y en este panorama surgen instituciones como la Secretaría de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco, para reivindicar, según ellos, la convivencia. Y convocan actos, como el de la última semana de mayo, mezclando a víctimas de ETA y del GAL para propugnar la reconciliación y el entendimiento. 

Cuando veo estas cosas, tras 25 años defendiendo a las víctimas, habiendo presenciado en directo insomnios, depresiones, hospitales, sufrimientos sin fin, y los sótanos de la psique humana para soportar el dolor, tengo que reaccionar ante estos magnos actos, en los que juntan a la hija de un fundador del EGIN con Amedo y con víctimas de ETA. Tengo que decirle a Jonan Fernández, al parecer Secretario General de este ente organizador, como anteriormente lo fue de Elkarri, que nadie puede dar lecciones de ética ni de valores democráticos a las víctimas de ETA. Yo como abogado suyo he sentido mil tentaciones de ejercer la venganza, pero siempre recibí lecciones magistrales de ellos, que nunca agradeceré lo suficiente. La tibieza del sistema, incluso de la Iglesia, ante tanto dolor sufrido por las víctimas de ETA, ha sido y sigue siendo insoportable. Son los políticos como Jonan Fernández, estos “negociantes humanitarios” quienes tienen que pedir perdón, entre otros, a las víctimas. Decía Nicolae Steinhardt que el perdón pertenece a la esfera íntima de la propia víctima, quien lo concederá o no en el fondo de su corazón, aunque curiosamente ningún etarra se lo haya pedido. Pero quien no tiene derecho a perdonar en nombre de otros es el Ministerio del Interior, ni el Estado. Este tiene que aplicar la Ley, sin más. Está bien que Urkullu haga autocrítica ante las víctimas, siempre y cuando no sea para seguir beneficiando a los presos, es decir, los asesinos, en paralelo. 

Intentar dar lecciones  de convivencia a las víctimas de ETA las victimiza más, y no es más que una burda manipulación de finalidad política, que además les impide salir del circulo vicioso donde las meten. Las víctimas no son quienes han ejercido violencia, es como si quisieran enseñar a rezar a Santa Teresa de Jesús. Si quieren enseñar a convivir deberían dirigirse a los terroristas y a sus cachorros de la lucha callejera. Estos son los que tienen que aprender a convivir e interiorizar los valores de la tolerancia. Mientras tanto, mientras no pidan perdón los etarras, que siguen sin entregar las armas, estaremos aquí muchos, sin odio pero con firmeza y determinación, para llamar asesinos a los que no son otra cosa, y cuando pidan perdón, ya veremos".  

Pedro Cerracín, abogado

(Pedro Cerracín Cañas fue durante muchos años abogado de la Asociación de Víctimas del Terrorismo)

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día