¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

Dos folclores encontrados

final-copa

Es de cobardes que independentistas y abertzales piten el himno de España. Sería más valiente que pagaran el precio de independizarse. Sería más valiente que no acudieran al estadio y que la final se jugara con las gradas desiertas. El mayor insulto es el que resuena en el silencio. Sería más elegante que los clubes expresaran su dignidad nacional no jugando la final la Copa del Rey, y su decisión sería escuchada y puesta en valor en el mundo libre.

Igualmente, y por el mismo motivo, sería más valiente que España no tolerara ofensas tan evidentes, sabidas y soeces a su dignidad institucional, y que suspendiera cualquier actividad que implicara un desaire tan barriobajero a su himno y a su rey. Silbar no es libertad de expresión. Silbar es mala educación, y un tipo de mala educación especialmente mezquino y despreciable, propio de tribus, de poblados, de masas amorfas y desestructuradas, y definitivamente alejado de la mínima higiene ciudadana y moral que tienen que exigirse los Estados modernos y civilizados.

Dos cobardías se dieron ayer cita en la final de Copa: la de los aficionados y la del Estado, en un folclore deprimentemente autonómico, en un ritual de tribu de tribus, estéril, donde nadie ganó nada, donde todos quedaron mal. La turba demostró lo vulgar que llega a ser cuando toma el protagonismo, y quedó una vez más acreditada la incapacidad del Estado por ejercer su autoridad, por defender la jerarquía en la que cualquier sociedad ha de basarse, y el folclore reivindicativo empató con un Estado folclorizado.

Que el fútbol sirviera de algo más durante el franquismo fue dulce y tierno, e incluso audaz, y brillante. Que el Barça continúe siendo la estrategia del independentismo con la democracia recuperada, y que un pueblo adulto fíe su suerte a los cánticos de estadio y a las manifestaciones callejeras de los días señalados, indica falta de madurez, pensamiento naíf, y un sistema político desestructurado, en el que cualquier populismo puede convertirse en el flautista de Hamelín, como en el ayuntamiento de Barcelona ha quedado demostrado.

El populismo siempre degenera, y si el Estado no usa su preponderancia como dique de contención contra la barbarie, la barbarie avanza, y lo que se convierte en normal en los campos de fútbol llega a ser normal en la calle y acaba colapsando, por inundación, las instituciones, hasta que ya no queda nadie para defenderlas.

Ayer Cataluña y España -Euskadi también, pero en menor medida-, empataron a inanidad, a zafiedad, a cobardía, y tal vez en esto consista el equilibrio autonómico, la eterna Escopeta Nacional revivida en una de sus metáforas menos elaboradas.

Cuando el catalanismo se pregunte por qué naufraga una y otra vez en sus aspiraciones políticas, que busque la respuesta en tanto hincha satisfecho con su silbato. Cuando España no entienda por qué todo se desparrama, y se le escapa de las manos, que trate de recordar la primera vez que lloró como mal menor lo que no se atrevió a defender como un Estado.

Por SALVADOR SOSTRES

EL MUNDO

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día