¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

Comisarías de distrito, los Fort Apache de la Policía

manuel-marlasca-320

Nuevo e interesante artículo de opinión de Manuel Marlasca, reportero, Jefe de Investigación de La Sexta y colaborador de Antena 3 y Onda Cero, publicado en su blog "La Pringue"

El tiempo parece haberse detenido en algunas de las comisarías de distrito de Madrid. Solo los carteles y los ordenadores que sustituyeron a las viejas máquinas de escribir, se han renovado en los últimos 30 años en comisarías como Centro, Salamanca o Puente de Vallecas.

El tiempo parece haberse detenido en algunas de las comisarías de distrito de Madrid. Solo los carteles que señalan los despachos del comisario, de los grupos, de la oficina de denuncias… y los ordenadores que sustituyeron a las viejas máquinas de escribir, se han renovado en los últimos 30 años en comisarías como Centro, Salamanca o Puente de Vallecas. Donde antes había uniformados de marrón que apuraban en cada turno una cajetilla de cigarrillos, ahora hay policías muy jóvenes, de aspecto inmejorable y entre los que son minoría los fumadores y mayoría los que podrían convertirse en ‘primos de Zumosol’.

La Policía, como la sociedad, ha cambiado en estas tres décadas hasta el punto de ser casi irreconocible. Pero sigue habiendo comisarías que conservan un sabor añejo y comisarios que siguen prefiriendo estar al frente de un distrito que ocupar puestos de mayor porte y relevancia.

"Hay distritos en los que la acción de Gobierno y las iniciativas sociales parecen ir dos o tres velocidades más lentas que en otros lugares"

Las comisarías son la unidad básica de la Policía. A ellas acuden los ciudadanos a hacerse un DNI o a presentar una denuncia. Son los agentes de las comisarías los que conocen a los comerciantes de la zona, los que protegen a las víctimas de violencia doméstica o los que tienen más que calados a los chorizos y a los camellos del barrio, a los que llaman por sus nombres o por sus alias.

Hace unos días conocí al comisario de uno de esos distritos de Madrid considerados calientes. Un distrito en el que aún queda delincuencia autóctona, a la que se suma la importada desde otros lugares del mundo y en cuyas calles parece que la acción de Gobierno y las iniciativas sociales van dos o tres velocidades más lentas que en otros lugares.

"Me aburría muchísimo"

El comisario, vestido de uniforme, aunque despojado de todo lo que no sea funcional en su traje de batalla, saludaba a sus subordinados con la naturalidad del que ha estado en la calle muchos años, del que ha hecho muchas tronchas, muchas diligencias y muchos presos. “Yo siempre quise ser comisario de distrito”, me confiesa. Y se le nota. Pasea por su comisaría como el general Custer debía pasear por Fort Apache, mientras cruza saludos y breves palabras con los suyos: “Vamos a ver al pavo que le dije, jefe”, le dice un inspector, hablando casi en clave al detectar la presencia del periodista.

El comisario jefe sale de su Fort Apache y sigue siendo comisario en los bares de la zona. Le conocen, saben cómo toma el café y recuerdan viejas anécdotas del barrio. El comisario ha pasado muchos años dedicado a la investigación, pero ahora está donde siempre quiso: “Mi primer destino fue Barcelona. Tenía un jefe estupendo y siempre quise llegar a comisario para esto, para estar al mando de un distrito, es donde uno vive la esencia de la policía”. Antes de llegar a su distrito estuvo, ya como comisario, en uno de esos destinos burocráticos, con mucho mando pero poca o nula actividad: “Mi mujer no se creía que el teléfono no sonase los fines de semana, que no me llamasen los confites, que no pasase nada… Y yo me aburría mucho”.

"Los agentes de Seguridad Ciudadana se topan con los 'Ñetas' o con los últimos grandes atracadores nacionales de bancos"

Como otros comisarios de distrito que llegan a ese puesto de destinos muy distintos, relacionados con la investigación –Comisaría General de Policía Judicial, brigadas…–, el comisario habla con admiración, casi con devoción, de sus agentes de Seguridad Ciudadana, los componentes de los zetas. “Son chicos y chicas muy jóvenes, recién salidos de la academia, que le echan muchísimo valor, que son capaces de tomar decisiones en momentos críticos. Hace unos días, desarmaron y detuvieron a varios componentes de bandas latinas. Lo hicieron ellos, a pelo…”.

El tiempo sigue detenido en el territorio del comisario. Sus zetas patrullan por calles con casas abigarradas en las que hay terrazas que parecen el almacén de un chamarilero; los agentes de Seguridad Ciudadana siguen topándose con yonquis que combinan las chutas con los chinos; en el distrito se refugian los últimos grandes atracadores nacionales de bancos, que conviven con "Ñetas" y con bandas de marroquíes dedicadas a pegar el palo a los comerciantes chinos, a los que ni el comisario convence para que dejen de llevar por la calle fajos de billetes…. Sin novedad en el distrito. 

Manuel Marlasca en "La Pringue"

http://www.manuelmarlasca.com

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día