¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

La destrucción de la cultura española

pio-moa

Interesante articulo de opinión de PIO MOA, sobre la perdida, la destrucción de nuestra cultura, de nuestra historia, publicado en LA GACETA.

La cultura de un país va estrechamente ligada a su  lengua e historia, y privada de  ellas se deshace o se convierte en una cultura ajena. Y esto  es lo que está ocurriendo aceleradamente en España bajo la mirada bovina de la gran mayoría, idiotizada, una vez más, por los “gárrulos sofistas” denunciados por Menéndez Pelayo. Cuando solo un 16% de los españoles (y sería interesante ver las edades)  se declara dispuesto a defender su patria, es decir, su cultura, es obvio que estamos tocando fondo, y que la hispanofobia –tan relacionada con la corrupción y la  ignorancia de la historia--  compone el fondo del ambiente en que nos vemos forzados  a desenvolvernos. 

    Para sorpresa de muchos ingenuos, el PP está resultando más radicalmente hispanófobo que el PSOE o que los propios separatistas.  Los separatistas  tratan de erradicar de sus regiones la cultura común española, empezando por el idioma, algo que muy difícilmente alcanzarán en un futuro previsible. Y los socialistas siempre han ido aliados a los separatistas, por una mezcla de indiferencia y desprecio hacia la nación española, cuya mera naturaleza les parece tan cuestionable. La novedad es que la derecha ha renunciado, desde Suárez,  a la defensa de la nación y su cultura. Una derecha vaciada de cualquier idea que no sea la afición al poder y “la economía lo es todo”, no solo ha consentido sino también apoyado y financiado la demagogia de los separatismos, impidiendo la réplica a la misma y creyendo, con mentalidad mafiosa, que sobornándolos con con más y más dinero y concesiones, a costa de la ley, los iría frenando. Mentalidad muy propia de unos políticos más corruptos, y no solo económicamente, de lo que la gente cree. 

   Pero el PP hace algo bastante peor: inmerso en anglomanía histérica, está desplazando el español, como lengua de cultura y más en general, en beneficio del inglés. Esperanza Aguirre, patriota inglesa y título de la Orden del Imperio Británico, el imperio de Gibraltar, precisamente, ha establecido en Madrid la enseñanza bilingüe inglés-español en los colegios públicos, una medida abiertamente anticonstitucional, pues una cosa es enseñar el inglés como idioma extranjero y otra cooficializarlo de hecho. Pero más allá de su ilegalidad, es una medida  profunda y peligrosamente antiespañola. Observen los argumentos con los que se justifica la fechoría: el inglés es “la lengua de la cultura”: de la ciencia, del arte, de la música, de la economía, de la milicia (también en el ejército se aplican esas medidas); el inglés “es imprescindible” para encontrar empleo (nunca se había promocionado tanto ese idioma ni había habido mayor desempleo). Es el “idioma superior” en definitiva, arrinconando al español en la propia España: cada vez se exige más, innecesariamente en la mayoría de los casos, como un título de esnobismo de lacayo. Los empresarios, muy a menudo votantes del PP, gustan poner a sus empresas nombres ingleses, anunciarse en inglés y exigir el inglés a sus empleados, aunque los propios empresarios lo hablen malamente. La presencia del inglés en las calles, en anuncios, establecimientos, etc., es tan abusiva que parece que estuviéramos en un enorme Gibraltar. Podríamos seguir largamente. El hecho indiscutible es que el PP completa la labor de los separatistas socavando el español en todos los planos, desplazándolo cada vez más a lengua puramente doméstica y de la infracultura. 

   La última medida de estos descastados hispanófobos ha sido imponer que una de cada tres carreras universitarias se dé en inglés o en bilingüe. Ya he visto anuncios de cursos universitarios ofrecidos exclusivamente en inglés, y de escuelas infantiles que se jactan de que los niños... ¡aprenderán inglés antes que español! El PP y la gente próxima a él está imponiendo desde su poder, ilegítimo por muchas razones y también por esta, la aculturación acelerada del pueblo español. Y lo hace en nombre del progreso. El progreso, obviamente, del inglés a costa del español. 

   Un detalle significativo: la panda de ignorantes hispanófobos que gobierna Madrid ha impuesto a una plaza central el nombre de Margaret Thatcher: una señora alcohólica que ante un incidente en Gibraltar propuso: “¡Bombardeemos Madrid! He denunciado el caso en twitter y he obtenido algunas respuestas indicativas: “Su nacionalismo le ciega, señor Moa, Thatcher representa algo más valioso: la libertad”. ¿Debe España su libertad a Thatcher? ¿Qué espera sacar el PP de su oficiosidad, más que poner de relieve su servilismo de lacayo? Pues ocurre que si algo fue doña Margaret es nacionalista. E imperialista. Nacionalista e imperialista inglesa. No se le puede reprochar, desde luego, defendía los intereses de su país. Que son también los intereses, los de Inglaterra, que defiende la banda de Gürtel. Y que están destrozando materiamente la cultura española, convirtiéndola en una parodia de la anglosajona. Son muchos los que defienden el inglés con un fervor increíble, por lo demás innecesario, ya que los anglosajones saben hacer muy bien su propia propaganda, pero estos lacayos oficiosos se creen imprescindibles a sus amos. Un fervor equivalente a su desprecio hacia la historia, la lengua y la cultura españolas. Una cosa es aprender idiomas extranjeros y otra dejarnos colonizar por ellos.

   Se impone una reacción, porque nos están asfixiando, sin que nos demos cuenta, con una especie de gases ideológicos  que a algunos les huelen muy bien.

PIO MOA

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día