¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc. El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Cookies utilizadas en este sitio web

Siguiendo las directrices de la Agencia Española de Protección de Datos procedemos a detallar el uso de cookies que hace esta web con el fin de informarle con la máxima exactitud posible.

Este sitio web utiliza las siguientes cookies propias:

  • De sesión, para garantizar que los usuarios que escriban comentarios en el blog sean humanos y no aplicaciones automatizadas. De esta forma se combate el spam.
  • Locales, para conservar por ejemplo los datos del proceso de reserva de pista (aplicación actualmente en construcción).
  • De Cookies, para gestionar el sistema de cookies según la elección del usuario en el banner de aceptación de todas las cookies o solo las propias necesarias. 

Este sitio web utiliza las siguientes cookies de terceros:

  • Google Analytics: Almacena cookies para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de esta web. Al utilizar este sitio web está consintiendo el tratamiento de información acerca de usted por Google. Por tanto, el ejercicio de cualquier derecho en este sentido deberá hacerlo comunicando directamente con Google.
  • Redes sociales: Cada red social utiliza sus propias cookies para que usted pueda pinchar en botones del tipo Me gusta o Compartir.

 Notas adicionales

  • Ni esta web ni sus representantes legales se hacen responsables ni del contenido ni de la veracidad de las políticas de privacidad que puedan tener los terceros mencionados en esta política de cookies.
  • Los navegadores web son las herramientas encargadas de almacenar las cookies y desde este lugar debe efectuar su derecho a eliminación o desactivación de las mismas. Ni esta web ni sus representantes legales pueden garantizar la correcta o incorrecta manipulación de las cookies por parte de los mencionados navegadores.
  • En algunos casos es necesario instalar cookies para que el navegador no olvide su decisión de no aceptación de las mismas.
  • En el caso de las cookies de Google Analytics, esta empresa almacena las cookies en servidores ubicados en Estados Unidos y se compromete a no compartirla con terceros, excepto en los casos en los que sea necesario para el funcionamiento del sistema o cuando la ley obligue a tal efecto. Según Google no guarda su dirección IP. Google Inc. es una compañía adherida al Acuerdo de Puerto Seguro que garantiza que todos los datos transferidos serán tratados con un nivel de protección acorde a la normativa europea.
  • Para cualquier duda o consulta acerca de esta política de cookies no dude en comunicarse con nosotros a través de la sección de contacto.

Desactivación o eliminación de cookies

En cualquier momento podrá ejercer su derecho de desactivación o eliminación de cookies de este sitio web. Estas acciones se realizan de forma diferente en función del navegador que esté usando. 

La teniente Carmen Pérez, primera mujer al frente de un puesto de la Guardia Civil en Córdoba

guardia civil cordoba4 k7DG 620x349abc

La teniente Carmen Pérez es la primera mujer al frente de un Puesto principal de la Guardia Civil en la provincia de Córdoba. Para ella eso no es noticia. Su edad, 24 años. Ahí entiende que pueda causar interés. A su cargo, todos los agentes del edificio que dirige son hombres. La comandancia marcha como un reloj suizo. Nada de paternalismos, sin concesiones fuera de la profesionalidad del cuerpo.

Son las 11.45 horas de la mañana y la teniente Pérez recibe en la puerta a un coche patrulla de la Guardia Civil después de una operación de fraude alimentario que la ha mantenido despierta toda la noche. Los agentes tienen que dar cuenta de lo que se ha llevado a cabo sobre el terreno. La teniente mide las palabras. En su rostro no hay rastro de cansancio. A ella se dirige un agente que le dobla la edad como subordinado.

La teniente escucha al brigada con atención y le da órdenes sin aspavientos. A sus 24 años está al mando de 38 hombres en la localidad de Palma del Río. Nacida en Pamplona, Carmen Pérez habla sin dudar, sabiendo que a sus espaldas, de forma simpáticam comentan que la jefa de Puesto de la Comandancia de Palma del Río es «insultantemente» joven. «Lo de ser mujer es lo de menos», comenta de paso

La teniente es la primera vez que se enfrenta a una entrevista y reconoce que hasta ahora había podido mantener el anonimato entre los vecinos del pueblo al que llegó hace apenas unos meses. Un lugar donde todo el mundo se conoce. «Si puedo evitar al ir a la frutería y decir que soy la jefa del cuartel, lo evito», afirma. Esforzándose al posar ante el objetivo de la cámara admite, sin reparos, que no le gustan las fotos ni las preguntas.

Tampoco entiende que esté haciendo algo extraordinario por ser mujer al frente de un puesto principal del instituto armado. «No he sido la primera mujer en la Guardia Civil, hay mujeres desde hace 30 años en el Cuerpo. Ellas ya abrieron camino, yo no. Estoy preparada para el puesto porque me he esforzado a conciencia durante cinco años en la Academia de la Guardia Civil de Zaragoza para obtener el empleo de teniente».

Carmen Pérez tiene el verde de la Guardia Civil codificado en el ADN: Con orgullo, repite que ha crecido en un cuartel del norte. «Soy hija, nieta, sobrina y prima de guardias civiles. Lo he mamado desde que era pequeña», asegura. Constituye una vocación familiar. Nació en 1994 pero aún eran los años duros del terrorismo en Navarra. Siempre quiso ser guardia civil. Hasta tres veces se presentó a Selectividad para poder acceder a la Academia. La nota de corte es casi igual que la que se necesita para cursar Medicina. Durante un año estudió Ingeniería hasta que pudo dar el salto a la institución que forma a los futuros mandos de la Benemérita.

«Yo soy de los 90 pero también he vivido los tiempos duros del terrorismo en el norte de España, aunque no como mi padre o mi abuelo. Viviendo en el cuartel sí he vivido avisos de bomba. Los bajos de los coches siempre se miraban y se siguen mirado en los cuarteles», cuenta.

Es la hermana menor de tres chicas. Su madre es riojana y su padre, directamente, «guardia civil». No es que no sepa donde nació sino que, aclara, «nosotros no somos de ningún lado. Cuando te haces guardia civil la primera casilla que firmas es la de moverte por toda España. Mi padre es eso, de todos lados. Pero yo nací en Pamplona».

Esta teniente no sabía dónde empezaría su carrera profesional ni que acabaría entre naranjos de la Vega del Guadalquivir pero sí soñaba con que fuera en Seguridad Ciudadana, por eso está contenta con este destino. «Sólo sé que me gustaría acabar en investigación». Y da un aviso a los futuros aspirantes: «Antes de entrar a la Academia tienes que saber muy bien qué es lo que quieres y centrarte mucho. Con 16 o 17 años te apetece salir con amigas, y me tuve que quitar de muchas cosas para llegar hasta aquí».

Por su mesa de un modesto despacho donde ondean dos banderas pasan desde riñas, drogas, asuntos de caza, de violencia de género o fraudes de alimentación. Es decir, tratan «con toda la amplitud del Código Penal. Tienes que saber cómo desenvolverte».

El hecho de ser mujer no aporta ningún valor añadido al cargo. De eso está convencida la teniente Pérez. «Creo que al final somos personas, y un hombre o una mujer puede aportar lo mismo. Ayer mismo tuvimos una mujer víctima de violencia de género en el cuartel y durante toda la tarde un guardia estuvo haciendo de niñero para intentar que esos tres pequeños no sufrieran con la situación de su madre. En este cuartel hay una enorme calidad humana», afirma.

En su trabajo diario, la responsable del puesto asegura que en Palma la delincuencia es similar a la de otros pueblos. «No hay más drogas que en otros pueblos. Es una ciudad con mucha proyección de futuro, donde continuamente se está incentivando la llegada de empresas. No tengo ninguna queja de cómo me ha acogido esta ciudad y su alcalde, José Antonio Ruiz Almenara. Demasiado bien. Estoy encantada en este pueblo».

El recibimiento en el cuartel, donde se tienen que cubrir ocho plazas, nadie se atrevió a ser paternal con la teniente aunque tuviera cara de niña y 24 años. «Cuando llegué, ninguno era así conmigo, no podían serlo. Aquí trabajamos en modo militar. Todos tenemos que saber dónde estamos y aquí en Palma se sabe de sobra», sentencia. Confiesa que el tú a tú entre los agentes es bastante cercano, pero es militar. «Aquí se abstienen de hacerme cualquier comentario sobre mi edad aunque lo piensen», afirma con contundencia.

Hasta el momento, para esta joven teniente es fácil conciliar la vida familiar porque no tiene cargas familiares. De todas formas, la Guardia Civil, se apresura a aclarar, ha cambiado mucho. «Cualquiera puede disfrutar de su vida familiar y laboral, no es como hace 30 años», matiza. Para despedirse, la teniente suspira y admite que siempre que vuelve a Pamplona visita el Cuartel, aunque ya sus padres no vivan el él. Más que un lugar de trabajo forma parte de su vida.

ACCESO FUENTE

WEBS RECOMENDADAS

logo gc copia22

logoministeriodefensa

pronunciamimnetos militares2

logo policia

logodiaper

grandes batallas

MONASTERIO TEJEDALogo esencia de Españaz

Comunicación audiovisual Tomás Ortiz

logo cabanas valle cabriel color
logo balneario concepcion color
OPF Investigation logo graciela LOGO Cian Aqua 1 e mas

LOGO BLOG

 

Suscripción al Boletín de Noticias de Benemérita al Día