hospimedica2

Las incorporaciones de 1935

Odon Ojanguren Alonso San Roque

Desde que finalizaron en 1927 las Campañas de Marruecos, se había ido incrementando el número de jóvenes oficiales de las Armas de Infantería y Caballería que solicitaban su ingreso en el benemérito Instituto

Cuando el joven teniente Odón Oscar Ojanguren Alonso fue destinado a finales de agosto de 1931 al Regimiento de Infantería núm. 15, procedente del Regimiento de Infantería núm. 1 de Madrid, ya no existían como tales ni el Extremadura núm. 15 de guarnición en Algeciras ni el Pavía núm. 48 de guarnición en San Roque.

Como consecuencia de la reorganización del Ejército decretada el 25 de mayo anterior por el gobierno provisional de la República, siendo ministro de la Guerra Manuel Azaña Díaz, ambas unidades pasaron a reconvertirse en una sola. Su nueva denominación fue Regimiento de Infantería núm. 15, ubicando su primer batallón en Algeciras y el segundo en San Roque. Una compañía de éste se asentaría en La Línea de la Concepción, sustituyendo al Batallón Cazadores de Arapiles núm. 9.

Esta unidad contaba con un largo y glorioso historial. En marzo de 1925, estando en Tetuán, pasó a denominarse Batallón de Cazadores de África núm. 3. A principios de noviembre de 1928, se trasladó de guarnición a La Línea de la Concepción. En junio de 1929 retomó su anterior nombre que mantuvo hasta su extinción en mayo de 1931 como consecuencia de la mentada reorganización, pasando su personal a integrarse en el mentado Regimiento de Infantería núm. 15.

El teniente Ojanguren vivió buena parte de aquellas vicisitudes ya que estuvo destinado en dicho batallón desde abril de 1928 hasta fin de febrero de 1931, que pasó destinado a Madrid, donde le sorprendió la proclamación de la Segunda República.

Como todos los cuadros de mando que quisieron continuar voluntariamente prestando servicio activo en el Ejército, tuvo que firmar la promesa de servir fielmente a la República, conforme a lo dispuesto en el decreto de 22 de abril anterior. Él la suscribió tan sólo dos días después.

A finales de junio de 1932 cesó en los cometidos de comandante militar, oficial de transeuntes, juez eventual de causas y jefe de la comisión de custodia del Cuartel de Ballesteros que desde noviembre anterior venía ejerciendo en La Línea de la Concepción.

Pasó a la plana mayor del 2º Batallón que estaba de guarnición en San Roque. Al producirse el 10 de agosto siguiente la frustada sublevación militar encabezada en Sevilla por el teniente general José Sanjurjo Sacanell, director general de Carabineros, marchó ese mismo día con su unidad a Cádiz. Manteniendo la lealtad al régimen republicano, permaneció allí hasta fin de mes.

Tras su regreso a San Roque estuvo desempeñando durante más de año y medio diversos cometidos, tales como los de oficial de una compañía de ametralladoras, ayudante del batallón, gestor del depósito de víveres y profesor de la academia de sargentos.

A finales de marzo de 1934 cesó en su destino de San Roque tras serle concedido el ingreso en la Guardia Civil junto a 53 tenientes más del Ejército. La real orden circular de 2 de julio de 1925, del Ministerio de la Guerra, seguía regulando entonces el ingreso de oficiales del Ejército en el benemérito Instituto.

Desde que finalizaron en 1927 las Campañas de Marruecos y se alcanzó la paz, se había ido incrementando el número de jóvenes oficiales de las Armas de Infantería y Caballería que solicitaban su ingreso en el benemérito Instituto. La vida de guarnición solía ser demasiado monótoma para ellos y muchos de ellos anhelaban una mayor actividad profesional. Durante la Segunda República dicho flujo no sólo no disminuyó sino que aumentó, distribuyéndose esa savia nueva entre los Cuerpos de la Guardia Civil, Carabineros y de Seguridad, en su especialidad de Asalto.

Si bien es cierto que el decreto de 28 de julio de 1933 sobre reorganización de servicios en el Cuerpo de la Guardia Civil, había dispuesto que hasta que se normalizasen las plantillas en virtud de la amortización de plazas previstas, continuase la supresión del ingreso de oficiales procedentes del Ejército, pronto se demostró lo perjudicial que era dicha medida para el servicio. Así, por decreto de 22 de marzo siguiente, se dispuso por el Ministerio de la Gobernación que ello quedase sin efecto, admitiéndose el ingreso de los oficiales escalafonados como aspirantes que hubieran sido examinados y aprobados con anterioridad al mentado 28 de julio anterior.

En la misma orden de 24 de marzo de 1934 que se concedió el ingreso en el benemérito Instituto al teniente Ojanguren, se ascendió a dicho empleo al alférez del mismo, Valeriano Silva Franco, jefe de la linea de Jimena de la Frontera, con el que coincidiría en muchas ocasiones y que dos años más tarde sería titular de la de La Línea de la Concepción.

En la revista de abril de 1934 Ojanguren causó alta en la Comandancia de Huesca, asignándosele el mando de la línea de Fraga. El preceptivo periodo reglamentario de prácticas que todo oficial del Ejército debía realizar durante tres meses al ingresar en la Benemérita lo cumplió precisamente en una comarca que conocía ya perfectamente. Concretamente fue a las inmediatas órdenes del jefe de la 2ª Compañía de la Comandancia de Cádiz, capitán Miguel Romero Macías, con residencia en Algeciras y cuya demarcación territorial era el Campo de Gibraltar.

Tras superar dicho periodo de prácticas se incorporó a su destino en la Comandancia de Huesca hasta que en la revista de abril de 1935, causó alta en la Comandancia de Cádiz, siéndole adjudicado por el coronel Fulgencio Gómez Carrión, subinspector del 16º Tercio (Málaga), el mando de la línea de San Roque. Como jefe de la Comandancia de Cádiz, tras el fallecimiento en septiembre anterior del teniente coronel José Romero Fialo, se encontraba desde octubre el de mismo empleo, Sebastián Hazañas González, procedente del mando de la de Lugo.

Cuando el teniente Ojanguren se incorporó a mandar la Guardia Civil de San Roque, tenía 27 años de edad y estaba ya casado, siendo padre de una niña de muy corta edad llamada María del Carmen. Había contraido matrimonio en noviembre de 1933 con María Miguelina Gabriela Soulié Fraget, natural de La Línea de la Concepción. Posteriormente tendría con ella otros cinco hijos llamados Odón Oscar, María Miguelina, Antonio José, Alfredo Juan y Rosa María. Su padre, Sixto Ojanguren Albuerne, había sido obrero especializado como fundidor en la Fábrica de Armas de Trubia, pasando posteriormente a la de Toledo donde alcanzaría en abril de 1931 la categoría de maestro de taller.

Otro mando del benemérito Instituto destinado al puesto de San Roque, como comandante del mismo, fue el sargento 1º Juan Colodrero Vergara, natural de la población cordobesa de Baena. Causó alta en la revista de junio de 1935, procedente del de Tarifa donde había ejercido la misma responsabilidad. Apenas dos meses después sería ascendido al empleo de brigada, siendo confirmado en el mismo cargo. Casado con Leocadia Madrigal Colodrero, tuvo cuatro hijos llamados Juan, José, Natividad y Rosario.

Otro nuevo componente del puesto, que causaría alta en la revista de agosto siguiente sería el guardia 2º José Corbacho Franco, natural de Los Barrios y procedente del puesto de Almoraima. Casado con Encarnación Alcaine Catalán, vecina de Cádiz, tuvo cuatro hijos llamados Mª del Carmen, Josefa, Mª del Pilar y Andrés Ángel.

JESÚS N. NÚÑEZ CALVO

Coronel de la Guardia Civil y Doctor en Historia


Imprimir   Correo electrónico