LO QUE OPINABA ALEJANDRO LERROUX, PRESIDENTE DEL CONSEJO DE MINISTROS, SOBRE LA GUARDIA CIVIL EN 1935

Categoría de nivel principal o raíz: Guardia Civil Historia Guardia Civil

34690 Lerroux Garcia Alejandro

El día 4 del mes de agosto de 1935, Alejandro Lerroux, Presidente del Consejo de Ministros, en un discurso pronunciado en Pontevedra, dijo:

"Dentro de esta misma familia quiero destacar a la reverencia, al entusiasmo y al amor del pueblo, este incomparable Cuerpo de la Guardia Civil, que desde el primer momento, con la insignia de sus Ordenanzas, ha prestado a la República inapreciables servicios.

Es necesario que la hoja de servicio de estos servidores de la Patria, enaltecida por toda clase de heroísmos y sacrificios, tenga como lema en el país aquella correspondencia de reconocimiento y gratitud que el Gobierno se enorgullece de proclamar como el ejemplo más vivo y emocionante del vigor de la raza y de su patriotismo y fidelidad.

La Guardia Civil en estos cuatro años se ha convertido, por la ejemplaridad admirable y exaltada de su eficacia, en la garantía máxima del Estado y de la sociedad, cuya perdurabilidad asegura su propia naturaleza.

Cada hombre insigne de éstos que cae, abrillanta el prestigio y a insuperable del Cuerpo, pero después de rendir al héroe y al mártir el homenaje de admiración, pienso en la tragedia del hogar del caído, en su viuda, en sus hijos, porque yo, hijo de militar, conozco el drama de esos hogares sin ventura y sin medro cuando se ha ido el cabeza de familia.

Por eso ha sido en mí una preocupación constante y espero tener espacio para resolverla, esa situación de las viudas y los huérfanos de tanto héroe y de tanto mártir.

Su vida es la prenda de la tranquilidad social. Su sacrificio cruento, la consolidación del orden y de la autoridad. ¿Cómo no corresponder a esas virtudes, aportando aquellos medios que permitan a sus familiares alcanzar en la sociedad todos los puestos que correspondan a su capacidad?

Sólo así podemos pagar estos servicios eminentes de la Guardia Civil, porque fortaleceremos con nuestra compenetración a sus anhelos justísimos, ese espíritu sin par que la ha convertido en el instrumento más eficaz del Poder y, por lo tanto, del Derecho y la Justicia, que son la base indiscutible del Estado y de la sociedad, que han de defender todos con el mismo entusiasmo y eficacia que este Cuerpo de la Guardia Civil, magnífica e insuperable expresión de todas las virtudes heroicas de la raza."

El entusiasmo que despertaron estas palabras fue realmente indescriptible y todas las personalidades asistentes vitorearon al Ejército, a la Guardia Civil, al señor Lerroux, y sobre todo a España, con exaltación patriótica insuperable.

Los representantes del Ejército y Guardia Civil que asistieron al acto fueron objeto de una ovación estruendosa, que acogieron con la máxima emoción, testimoniando luego su gratitud al señor Lerroux por sus magníficas palabras de enaltecimiento de las fuerzas armadas, hoy más que nunca firmes en su puesto y llenas de satisfacción íntima, al saber comprendidos y agradecidos sus sacrificios y abnegaciones.

REVISTA TÉCNICA DE LA GUARDIA CIVIL

Núm. 307, Septiembre de 1935

Imprimir