hospimedica2

Laurentino Ceña, premio "ALUMNO DISTINGUIDO 2020" del Real Instituto de Jovellanos

cena

Un reconocimiento de los antiguos alumnos y amigos del Real Instituto Jovellanos de Gijón, a su carrera profesional y un galardón que vale además de para premiar la carrera de Ceña, como reconocimiento a la toda la Guardia Civil. 

Piloto de helicópteros en más de 1.500 rescates de montaña durante su paso por Huesca, hábil rematador de voleibol en sus tiempos de escolar y director adjunto operativo (DAO) de la Guardia Civil hasta su dimisión a finales de mayo tras la polémica destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos, por negarse a entregar un informe judicial sobre el efecto de la manifestación del 8-M en la propagación de la pandemia.

Ese es el currículum de Laurentino Ceña, toda una institución en la Benemérita, que ayer se alzó con un premio "que le llena de ilusión". El de Alumno Distinguido del año 2020 que falló ayer la asociación de Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos del Real Instituto de Jovellanos en el hotel Alcomar. "Es una buena noticia, me hace recordar tiempos pasados", apuntó el galardonado.

Laurentino Ceña nació en Colunga en 1955, pero a la edad de un año acabó en Gijón. Ingresó en el Instituto Jovellanos en 1965, con diez años. Se mantuvo ahí hasta que se formó como bachiller, con 17 años. Es decir, hasta 1972. "La infancia y la adolescencia es una parte importante de la persona", apuntó Ceña, en relación a la impronta que le legó la institución de enseñanza. Una institución que le trae multitud de recuerdos, aparejados al voleibol.

Ceña se desempeñó en la posición de rematador en el equipo escolar del centro. "Era un conjunto emblemático, siempre quedábamos en las primeras posiciones y estábamos en las zonas de medalla", apuntó el exguardia, que llegó a compartir equipo con Jaime Fernández Barros, exjugador de voleibol con una larga y dilatada carrera y además alumno distinguido del Jovellanos en la pasada edición de los premios. "Tuve la suerte de compartir equipo con él", apuntó Ceña sobre un equipo que entrenaba y jugaba sus partidos en el polideportivo del centro escolar.

En la Benemérita, la carrera de Laurentino Ceña ha sido también larga. Fue destinado a la Agrupación de Helicópteros de la Guardia Civil en 1979. Participó en más de 1.500 rescates de montaña. La mayor parte del tiempo, cerca de 18 años, lo pasó afincado en Huesca, en la Unidad de Helicópteros de Huesca, como jefe de la UHEL-41. Ahora reside en Zaragoza. En febrero de 1984 participó en una de las operaciones más heroicas de su carrera, al salvar la vida de varios tripulantes de un buque mercante alemán en plena noche, cuando había embarrancado en los acantilados de la costa vasca. Por ello, recibió la Cruz al mérito de la República Federal de Alemania, entre otras distinciones. También, en 1996, participó en las labores de rescate de la catástrofe del camping de Biescas - en la provincia oscense-, una riada que se saldó con 87 víctimas.

La Asociación de los Antiguos Alumnos del Real Instituto Jovellanos destacaron tras fallar el premio, que el galardón vale para premiar la carrera de Ceña y como reconocimiento a la toda la Guardia Civil.

Laurentino Ceña es Socio de Honor de la Asociación Circulo Ahumada-Amigos de la Guardia Civil por su trayectoria profesional y por preservar los valores y principios que el Duque de Ahumada supo imprimir en la Institución y en los guardias civiles.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico