hospimedica2

Errores que debes evitar con las verduras congeladas

 

verduras congeladas

Las verduras congeladas son un ingrediente muy socorrido que nos soluciona muchas comidas, cenas y guarniciones.Presta atención a algunos de los errores que debes evitar al prepararlas y que seguro que estás cometiendo.

Los alimentos congelados tienen muchas ventajas. Resultan muy cómodos porque se almacenan con facilidad, duran mucho más tiempo, si se mantiene la cadena de frío adecuadamente conservan todas sus cualidades, y además tienen los mismos valores nutritivos que los productos frescos.

No obstante, a pesar de estos beneficios, desgraciadamente los alimentos congelados tienen una mala reputación injustificada. En el caso de las verduras, tenemos que tener en cuenta que siguen un proceso de ultracongelación en el punto máximo de su frescura, por lo que en ocasiones su calidad puede ser superior a la de los vegetales frescos que llevan guardados en la nevera varios días.

Eso sí, a la hora de manipularlas y cocinarlas, hay que tener en cuenta determinados criterios. Te contamos algunos errores muy comunes que seguro que cometes con las verduras congeladas y que es mejor evitar.

Descongelar las verduras antes de cocinarlas

A diferencia de la carne o el pescado, no es recomendable descongelar las verduras antes de cocinarlas. Al hacerlo es muy posible que pierdan algunas cualidades y se queden demasiado blandas. Por este motivo, lo mejor es que las añadas a la preparación en su estado congelado, calculando un 50% más de tiempo de cocción.

Hay excepciones a esta regla: si se empaquetan en un único bloque sólido, como sucede a veces con las espinacas congeladas, en ese caso sí hay que descongelarlas primero y escurrir todo el agua.

Cocinarlas durante demasiado tiempo

Uno de los errores que habitualmente cometemos con las verduras congeladas es cocinarlas durante demasiado tiempo. Muchos de los vegetales que habitualmente consumimos congelados, como las judías verdes o los guisantes, tardan muy poco tiempo en cocinarse. 

Pasarte en el punto de cocción implica la pérdida de propiedades y valores nutritivos, por lo que es un erro a evitar. Consulta las indicaciones del fabricante y cocínalas solo el tiempo justo.

Almacenarlas durante demasiado tiempo

Tendemos a pensar que los productos congelados aguantan intactos por los siglos de los siglos, pero lo cierto es que no es así. Es importante que estés pendiente de la fecha de caducidad y, e caso de abrir la bolsa en la que vienen envasadas, que las consumas sin tardar demasiado.

El motivo es que las verduras pueden perder su humedad a través de la formación de cristales de hielo, por lo que si no se almacenan y conservar adecuadamente pueden secarse y perder su frescura. Intenta consumir tus vegetales congelados en un período de unas semanas en lugar de almacenarlos durante meses.

Cocinarlas en el microondas

En el caso de las verduras congeladas, los expertos recomiendan utilizar un calor seco a la hora de cocinarlas. Por lo tanto, es mejor freírlas, saltearlas o asarlas, porque si se preparan con calor húmedo (al vapor o cocidas), su textura queda demasiado blanda y poco apetecible.

ACCESO FUENTE


Imprimir   Correo electrónico