hospimedica2

La Guardia Urbana de Barcelona asegura que el agente que disparó al perro en plena calle lo hizo porque estaba sendo atacado y temió por su integridad física

perro muerto disparo Guardia Urbana

El policía trataba de identificar al dueño del perro cuando fue atacado por el animal, al que disparó "en defensa de su integridad", según la versión policial. Colectivos animalistas y la CUP piden al Ayuntamiento una investigación al hacerse eco de testigos que aseguran que el perro no llegó a morder al agente. Colau  se compromete a buscar "margen de mejora" en los protocolos de actuación con animales.

El agente disparó al ser atacado y mordido por el animal, que se encontraba junto a su dueño en el acceso al aparcamiento del Hotel Ayre de Gran Vía. Una patrulla del distrito Sants-Montjuïc había decidido identificar al propietario al ver que el perro estaba sin atar y sin bozal, "deambulando solo" y siendo de una raza "potencialmente peligrosa". En el transcurso de esa identificación, el perro se habría abalanzado sobre el agente y éste le habría disparado.

Al ver que abatían al perro, el joven dueño agredió al agente con un patinete, motivo por el cual acabó detenido. La Guardia Urbana concluye de esta forma que el policía actuó "en defensa de su integridad física" y sin tener otra opción. 

Han asegurado asimismo en su cuenta de Twitter que el agente está ahora de baja médica por contusión en la frente y ruptura dental. El informe recoge rastro del mordisco, según fuentes municipales.


Imprimir   Correo electrónico