hospimedica2

Los presos etarras vuelven a casa por Navidad gracias al Gobierno de Sánchez

Logo AVT

Aprobados los Presupuestos Generales del Estado, el Gobierno de España sigue pagando su sí a EH Bildu con nuevos acercamientos de presos etarras. Como destacamos en uno de nuestros últimos comunicados, ya más de la mitad de estos terroristas cumplen condena en prisiones cercanas a sus domicilios, por lo que si seguimos a este paso de acercamientos semanales, pronto el Gobierno podrá decir orgulloso que ha cedido a una histórica reivindicación de ETA, que no es otra que la de tener a todos los presos en casa.

Cabe destacar, que una semana más, contamos con el acercamiento de presos con delitos de sangre, cosa que aunque ya es más que habitual, no deja de indignarnos. Y más si tenemos en cuenta lo que nos dijo el Ministro del Interior, que por cierto sigue sin querer recibirnos, en una reunión el pasado septiembre de 2018: se acercaría a presos de ETA ‘puntuales, sin delitos de sangre y con la mayor parte de condena cumplida’. Qué fácil y qué barato sale traicionar a las víctimas del terrorismo, Señor Marlaska. 

En el día de hoy, los presos beneficiados sin haber siquiera colaborado con la Justicia, y a los que les restan 10 años o más de condena por cumplir, han sido: 

Jon Igor Solana Matarrán. Del Centro Penitenciario de Algeciras al Centro Penitenciario de Zuera (Zaragoza). En 2001 fue condenado a 30 años como responsable del asesinato de José Martín Carpena el 15 de julio de 2000 en Málaga. En 2002 fue condenado a 45 años de prisión como autor del asesinato de Luis Portero García el 9 de octubre del 2000 en Granada. También en 2002 fue condenado a 53 años de prisión como responsable del atentado contra Antonio Muñoz Cariñanos el 16 de octubre del 2000 en Sevilla.

Eider Pérez Aristizabal. Del Centro Penitenciario de Algeciras al Centro Penitenciario de Zuera (Zaragoza). En 2005 la Audiencia Nacional le condenó a 75 años de prisión como responsable del atentado contra Santos Santamaría cometido por ETA el 17/3/2001 en Rosas (Girona).

Asier García Justo. Del Centro Penitenciario de Badajoz a la prisión de Asturias. En 2003 fue condenado a 97 años por el asesinato en marzo de 2001 en Hernani, del 'ertzaina' Iñaki Totorika.

Ismael Berasategui Escudero. Del Centro Penitenciario de Alicante-II al Centro Penitenciario de Asturias. Fue condenado en dos juicios por la colocación de otros tantos coches bomba, uno en Málaga y otro en Salou. También fue condenado por preparar y colocar coches bomba en distintas zonas de España a lo largo del año 2001 cuando integraba el 'comando Behorburu' de ETA.

Aitor Herrera Vieites. Del Centro Penitenciario de A Lama (Pontevedra) al Centro Penitenciario de El Dueso. Condenado en 2006 por integración en los comandos de ETA `Olaia´ y `Anuk´, así como por ocultar entre 2001 y 2003 en un piso, ubicado en Amorebieta (Vizcaya), explosivos, detonadores y nombres de posibles objetivos de la organización terrorista.

Balbino Sáez Olarra. Del Centro Penitenciario de Valladolid al Centro Penitenciario de Araba/Álava. Condenado en 2007 a 108 años de prisión por el intento de asesinato de los ex ministros socialistas José Barrionuevo y Matilde Fernández y el atentado fallido contra dos furgones policiales que prestaban su servicio durante los partidos que se disputaban en el estadio de Vallecas, en 2002.

TOTAL DE TRASLADOS: 121

 - 108 ETARRAS

 - 23 AL PAIS VASCO O NAVARRA

 - 33 CON DELITOS DE SANGRE

Una semana más reiteramos nuestro deseo de poder reunirnos con el Ministro del Interior, para que trate de explicarnos qué ha cambiado desde ese no tan lejano septiembre de 2018 en el que nos aseguró que jamás haría todo lo que ahora está llevando a cabo, y en el que nos aseguró que mantendríamos encuentros periódicos.

Suponemos que el Gobierno de España estará muy contento de que los presos de ETA vuelvan a casa por Navidad, pero desde la Asociación Víctimas del Terrorismo, queremos recordarle que para miles de familias en España, está será una Navidad triste y dura como todas. Porque sus seres queridos ya no están.

No porque estén en una cárcel, ya sea cercana o lejana de casa. Es porque están en los cementerios, asesinados por todos esos que reclaman una humanidad que ellos jamás tuvieron.


Imprimir   Correo electrónico